Somos leales a los principios por encima de ser leales a las personas

Hace unos días atrás inventé otro dicho que dice, "No soy leal a las personas, soy leal a los principios," así soy, y creo que así deben ser todos los Revolucionarios y Revolucionarias del planeta, porque de ser fiel a las personas por encima de ser fiel a los principios, es muy peligroso, es destructivo, y es mediocre, y eso es precisamente lo que ha estado ocurriendo aquí en Venezuela con la original y humanista Revolución Bolivariana de Chávez, la cual ya no se distingue de ningún otro movimiento político capitalista colonialista por ser tan mediocre en cuanto a sus valores humanos y principios de vida.

La Revolución Bolivariana de Chávez, ya no es.

Lo que ocurrió, pienso yo, es que entre los originales seguidores de Chávez había más o menos un tercio (1/3) de ellos quienes, como yo, seguían a Chávez porque Chávez tenía los mismos valores humanos y principios de vida que nosotros, no lo seguimos solamente por ser Chávez, no, de hecho pudiera haber sido alguien más que tuviera los mismos valores humanos y principios de vida, sin embargo, los otros dos tercios (2/3) de los seguidores de Chávez lo seguían no porque tenían los mismos valores humanos y principios de vida, no, sino porque querían estar del lado del ganador, o cosas parecidas.

Esto se hizo evidente cuando el actual jefe de Estado --- elegido erróneamente por Chávez --- entró en el poder y poco a poco nos dimos cuenta que él no tenía, ni tiene, los mismos valores humanos y principios de vida que Chávez tenía, más bien, sus valores "humanos" y principios de vida son casi completamente 1) opuestos a los de Chávez, 2) opuestos a los de la humanista Revolución Bolivariana, y 3) opuestos a los de los Chavistas que hoy no somos seguidores del actual jefe de Estado.

Esta realidad fue confirmada por primera vez cuando el actual jefe de Estado y sus seguidores perdieron aproximadamente la mitad de su poder (que tenían con Chávez) en la asamblea nacional en diciembre del 2015, pasando de 99 diputados (asientos) a 55, una baja de 45%, y otra vez fue confirmado en las elecciones para la asamblea nacional del año 2020 al solo recibir de apoyo unos 4.3 millones de votos en comparación con unos 5.4 millones de votos en el 2010 cuando Chávez estaba en el poder, una baja de 20%.

Tomando el promedio de estas dos bajas, 45% y 20%, esto resulta en una baja de apoyo hacia el actual jefe de Estado de aproximadamente 32.5%, o sea, 33%, lo cual significa que una de cada 3 personas que apoyaban a Chávez y a su humanista Revolución Bolivariana, hoy no apoyan al actual jefe de Estado ni a su mediocre "revolución" que no tiene nada que ver con el humanismo (solo tiene que ver con el poder).

Bueno.

Ahora me doy cuenta por qué los opositores a Chávez siempre me llamaban "tarifado," acusándome de ser pagado por Chávez para escribir las cosas que escribo. Ahora me doy cuenta que probablemente, y en general, 2 de cada 3 personas sobre este planeta son más leales a las personas, que a los valores humanos y los principios de vida, o sea, son personas, así como las personas que hoy apoyan y colaboran con el actual jefe de Estado, que apoyan a otras personas porque les conviene, y además, están perfectamente dispuestos a hacerlo a expensas de los valores humanos y los principios de vida.

(Existen muchísimos ejemplos, por ejemplo, 2 de cada 3 personas que antes apoyaban a Chávez, hoy siguen apoyando al actual jefe de Estado, aun cuando el Estado utiliza métodos contrarios a los valores humanos y principios de vida de Chávez, como por ejemplo el uso de la mentira, las amenazas, los arrestos y encarcelamientos sin debido proceso judicial, las desapariciones forzadas, la tortura, y el asesinato, para mantenerse en el poder.)

Saben, soy el mayor de un montón de hermanos, todos varones, pero tengo un hermano que le robó a mi madre, y aunque le fui leal durante toda su vida hasta ese momento, y aunque lo apoyé en todo lo que hacía hasta entonces, el día que lo descubrí, paré de hablarle, ya no es mi hermano, y desde entonces jamás lo he apoyado, jamás lo he ayudado, y jamás lo he protegido de nada, jamás, y jamás lo apoyaré, en nada.

Lo mismo se aplica al caso del actual jefe de Estado.

Finalmente, creo que todos los verdaderos Chavistas, con C mayúscula, quienes además buscamos la excelencia en vez de la mediocridad, somos todos iguales en este sentido, todos formamos parte de ese tercio (1/3) de la humanidad que siempre --- sin excepciones o con muy pocas excepciones --- somos ante todo leales a los valores humanos y a los principios de vida, y no a las personas, o sea, no podemos ser leales a una persona si esa persona no cumple con los mismos valores humanos y principios de vida que tenemos.

Somos leales a los principios por encima de ser leales a las personas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 683 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: