Señores diputados de la nueva Asamblea Nacional

Sin más preámbulo que nuestro caluroso saludo y el más ferviente deseo porque este primer año de gestión legislativa sea más que suficiente no solamente para enderezar los entuertos que nos dejó la derecha terrorista y fascista en ese importantísimo Poder del Estado, durante el período 2016/2020, sino que sea, también, el tiempo necesario y suficiente para que, en perfecta alianza con los demás Poderes del Estado, se logre diseñar y poner en marcha, por lo menos, las estrategias apropiadas y requeridas que reviertan en el más corto plazo la terrible y grave crisis económica y social que padecemos los venezolanos, producto de la atroz y criminal guerra económica que optó por declararnos el gobierno imperial estadounidense, en complicidad vergonzosa con la casi totalidad de los países de Europa occidental, la cual ha sido y es la consecuencia de la aplicación al país de un conjunto de "sanciones" que violan en términos muy graves y descarados el derecho internacional y que se han expresado en bloqueos de todo género, atentados terroristas, intentos de asesinar al Presidente de la República, violencia inducida, en fin, un sinnúmero de actuaciones injerencistas que, en conjunto, tienen como objetivo asfixiar a nuestro pueblo y así ponerle la mano para esquilmarlo tal y como lo hicieron durante casi todo el siglo XX.

Con motivo de la reciente instalación por parte de esa AN de la Comisión Especial de Diálogo, la Reconciliación y la Paz, su Presidente, el Dr. Jorge Rodríguez, le informó al país que dicha Comisión creó el siguiente correo electrónico para recibir propuestas y atender las solicitudes de la sociedad civil (dialogopazyreconciliacion@an.gob.ve), decisión que aplaudimos y que por ello manifestamos nuestro mayor contento.

Efectivamente, esa opción que apunta a escuchar al pueblo sobre cómo y de qué manera debemos encontrar el modus operandi para la búsqueda de la reconciliación y la Paz del país, hay que celebrarla y a partir de este importante paso de verdadera y auténtica democracia, se nos ocurre proponerle a los Compatriotas Diputados, sin distingos de parcialidad política alguna, que acuerden, igualmente y por unanimidad, que a cada uno de ellos la AN les abra un correo oficial, en su condición de Parlamentarios, de manera que el pueblo tenga la posibilidad real y efectiva de poder comunicarse con todos ellos o por separado, para hacerles conocer, si fuere el caso, sus problemas personales o de sus respectivas comunidades y, más aún, sus ideas y propuestas sobre otros asuntos del interés del país, los que, sabemos, son muchos y muy variados, como pudieran ser aquellos relacionados a los servicios públicos (salud, agua, electricidad, gas, teléfonos, internet, etc.), y entre otros más, la seguridad ciudadana.

Estamos muy seguros que una decisión como esa será muy bien recibida por la ciudadanía en general, pues con ella se abre, al fin, la puerta para darle concreción real y efectiva al mandato constitucional de que nuestra democracia es participativa y protagónica y qué mejor ocasión de ofrecerle al pueblo una clara demostración de que no es posible desconocer dicho mandato. Todo aquello que no coadyuve a consolidar y fortalecer los principios y valores políticos constitucionales que fundamentan nuestra democracia participativa y protagónica, siguiendo a la constitucionalista María Alejandra Díaz, pueden generar confusiones que lleven a muchos a poner en entredicho tal mandato constitucional y con ello, indefectiblemente, a poner en serio peligro el proyecto de avanzar hacia la democracia radical revolucionaria…

Es todo lo que, por ahora, le pedimos a los nuevos representantes del pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 689 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: