¿Qué nos queda por reivindicar este 1° de mayo?

Nos queda derrumbar la carroza de la muerte que desfila como caravana en todo el mundo ésta agónica crisis del capitalismo en su nueva forma masacrante (pandémica) por los bloques del poder hegemónico del capital quienes son los difusores del miedo sembrado sobre las grandes mayorías de los pueblos, del proletariado creador de la fuerza trabajo, de la energía materializada en mercancía objetivada que satisface todas nuestras necesidades materiales de vida en la sociedad y su palanca desmovilizadora enajenante de las capacidades organizativas de la clase trabajadora en esta época.

Nos queda denunciar y develar el dinámico carácter de dominación que ha desarrollado el imperialismo, lanzado con toda su voracidad desmedida ante su venidera recomposición del sistema capitalista que requiere presentar a través de su lógica económica financiera de contracción de las fueras productivas expresada en otra -guerra interimperialista entre los Estados capitalistas y los grandes monopolios del mercado mundial- que han dragado bajo el sometimiento de sus apetencias de la maximización de las ganancias particularmente a los trabajadores de la ciencia y la investigación científica puestos a sus servicios en la carrera por la patente de la vacuna a la pandemia, tratamientos sanitarios y fármacos. Lo cierto y real es el "análisis concreto de la realidad concreta". Mientras se encuentren en manos de las burguesías monopólicas los medios de producción, distribución y de servicios, el capitalismo seguirá siendo quien erija la designación de la explotación contra la clase obrera. La contradicción superadora de tal realidad, no es otra que la socialización de los medios de producción bajo la -dictadura del proletariado- orientado en la planificación económica científica que asiente las bases del socialismo comunismo.

A la clase obrera lo único que le queda es poner sus energías en elevar su condición de clase explotada, de identidad de sus condiciones de clase en todas sus expresiones vida colectiva, unir fuerzas, rebelarse y confrontar en cada realidad concreta a los enemigos de clase. El resultado auténtico de la -conciencia de clase- es derrocar toda falsificación de clase obrera y revolucionaria.

La barbarie del capitalismo se derrota venciéndolo en el campo de batalla de la lucha de clases, no existe otra condición social que remida las contradicciones históricas que han socavado de miserias, penurias, pandemias, invasiones, masacres, falsos positivos, guerras mundiales, nazi fascismo, golpes de Estados, violaciones a la autodeterminación de los pueblos, bloqueos económicos criminales, control estratégico geopolítico por Bases Militares a través de sus organismos multilaterales OTAN, ONU, OEA, UE, FMI, BM, Tratados económicos de los hegemónicos grupos de poder mundial. Todas son estructuras capitalistas que son engranajes del imperialismo, representan la bancarrota del capital internacional desde 1914 que dio fundación al Congreso Socialista Internacional, títeres serviles de las potencias capitalistas imperialistas, encubiertas con las falsas banderas de la defensa de los intereses nacionales de cada país, haciendo que las clases trabajadoras sigan a las burguesías nacionales, enfrentándose a los trabajadores de otros países.

Luego de aquel fatídico episodio de la historia, el movimiento obrero, los socialistas y los "comunistas de la II Internacional" se dividieron entre la socialdemocracia, los reformistas y las fuerzas comunistas revolucionarias. La socialdemocracia surgió como una corriente de los socialistas reformistas, que abandonaron la lucha contra el capitalismo para colocarse en la defensa del populismo y el Estado de bienestar. Mientras que la III Internacional de Lenin, heredó la tradición vigente de la lucha comunista revolucionaria, antiimperialista y anticapitalista.

Desde la inauguración del siglo XXI, tras el aprovechamiento de la desintegración de la Unión Soviética en el 89 y sus cantos de sirena del "fin de la historia", la socialdemocracia retomo a toda marcha el reforzamiento liberal del capitalismo y se posiciono en las denominadas "Tercera Vía", el "Progresismo", "Estado Popular de Liberación Nacional", sendos populismos de ralea ideológica vulgar que hacen parte de la concepción de la socialdemocracia que tras el epíteto metamorfoseado del "Socialismo del siglo XXI" se ha convertido en la nueva bancarrota de la vieja II Internacional y de sus agoreros reformistas y populistas eclécticos del mayor contrabando ideológico que se haya conocido a lo largo de los períodos de la lucha de clase contemporánea moderna.

La mecha encendida de la nueva era pujante de la socialdemocracia se emprendió desde Suramérica en la región del continente supeditado al carácter del capitalismo dependiente rentista, nos referimos exclusivamente a Venezuela, una nación monoproductora y de fuerzas productivas atrasadas en las diferentes ramas de la producción, cuyo PIB se basa fundamentalmente del 97% de la exportación de petróleo; que vivió un período dorado de acumulación de capital entre los años 1950 y 1979. Sin embargo, fue decreciendo llegando a su punto máximo en la actualidad. Reconociendo que en los años que van del 2006 al 2012, se vivió el llamado boom petrolero. Antes de la estrepitosa caída de los commodities que se vive hasta ahora.

Un dato interesante de comentar es que, en el año 2001, el sueldo mínimo equivalía a 400 $, y hoy apenas llega a los 4 $ con todos los aumentos conocidos.

La debacle económica actual no tiene precedentes en la historia del país. Por ello, las medidas que se requieren para enfrentarla no tienen parangón en la historia de la república. Lo drástico y radical de las medidas está por encima de cualquier magnitud que podamos dilucidar.

Todo ello convierte de manera automática y no por sentencia libre sino por comprobación científica frente a las responsabilidades económicas y consecuencias políticas que el poder del Estado y el gobierno bolivariano que dirige Maduro en continuación de Chávez han sido contra la clase obrera y trabajadora: la inflación más alta del planeta, dolarización, ultra devaluación, la escandalosa emisión de billetes constante frente a la inflación, despedidos masivos, reducciones de pensiones y salarios, privatizaciones masivas, represión policial-militar, persecución a dirigentes políticos, y un pare de contar.

Por suerte existe bastante material documentado por algunos analistas economistas críticos que han ido quedando fuera del bastardo clientelismo institucionalista que no trataremos acá, del que se pueden fiar números de tablas económicas en la variación de los flujos de capitales y el manejo de políticas fiscales, financieras y cambiarias de las que se pueden verificar la dantesca cifra de fuga de capitales (operaciones de empresas de maletín) proscrita a través del establecimiento del régimen cambiario que de 1999 a 2016 se estima una fuga de capitales alrededor de 400 mil millones de $, período en el que se fugaron los famosos 20 mil millones de $ confirmado por Edmée Betancourt quien era presidente del BCV en ese tiempo. Dinero suficiente, no menos para construir diez Venezuela nuevas. Y de otros fraudes que si citamos no cabrían en esta sencilla nota.

El gobierno socialdemócrata del PSUV, es el mas tremendo fraude de toda la historia venezolana, que ha embaucado las esperanzas del pueblo pobre trabajador que deposito por veinte años consecutivos su confianza en la decapitada democracia burguesa votando por nefastos corruptos, sanguijuelas, oportunistas y parásitos decadentes que han hundido en la más nefasta miseria económica y política que actualmente domina una casta militar a punta de viles represiones a las pequeñas fuerzas revolucionarias conscientes de esta decadencia populista que se victimiza frente a las sanciones que les ha propinado el imperialismo estadounidense y europeo, prosiguiendo la vieja condición retrograda del "palo y la zanahoria".

sergioconbolivar@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1361 veces.



Sergio Smith Gil

Licenciado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales.

 sergioconbolivar@gmail.com

Visite el perfil de Sergio Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: