¿A cuál revolución estamos aspirando?

Es probable que tirios y troyanos se estarán preguntando cómo se irán desarrollando los avatares políticos durante este primer mes del año 2020, Enero, para ser más precisos. Como se desarrollen esos avatares, evidente, que marcarán la Política venezolana durante el resto del año 2020 en lógica lineal sin considerar otros escenarios en nuestras reflexiones. Ahora sí consideramos las obvias influencias externas, ese arriba mencionado desarrollo de los escenarios politicos durante este mes de Enero, tendrán fuertes influencias en las cotidianidades sociales, fundamentalmente, que obligarán al Gobierno del Presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, a mantener equilibradas "las cargas" cuales han sido las que han permitido ir resolviendo objetivas realidades socio-políticas durante el próximo pasado año 2019.

¿A cuáles realidades externas nos estamos refiriendo?

Los análisis internacionales vienen enfocando esos escenarios en dos fundamentales e importantes escenarios. El primero de ellos es el referido a las relaciones comerciales entre los Estados Unidos de América y la República Popular China. Sería de perogrullo mencionar que dichas contradicciones entre ambas potencias vienen ocasionando "fuertes inquietudes" en aquellos espacios geográficos, cuales por diferentes razones, se están viendo afectados por esas contradicciones como, por mencionar, la Comunidad Europea, como conjunto con fuertes diferencias internas. Esas diatribas inter-potencias en mención afectan, objetivamente, las relaciones que están desarrollando y manteniendo los EEUU de América con el denominado como "su patio trasero", es decir, esos gobiernos de países del continente americano que están "fuertemente ligados" a las realidades imperiales sin capacidades para "la protesta pero si para las inquietudes". A título de referencia, las realidades en curso en los países andinos que tienen sus costa sobre el océano Pacífico.

El segundo escenario al cual nos referimos es al desarrollo de las exportaciones de petroleo (crudo) y gas desde Rusia tanto hacia el occidente ruso como hacia el oriente geográfico ruso. En ese orden, cuando Washington ha opinado sobre esos desarrollos se ha comportado en el marco de su Política de Estado imperial-expansiva de dos maneras muy diferentes, ambas, en nuestro criterio, actitudes extremadamente peligrosas que nos podrían llevar al conjunto de los países hacia la elevación de los conflictos bélicos, actualmente en curso, adicionando, probablemente, nuevos escenarios como se manifiestan en las actuales contradicciones en la referido al Ártico.

Son de público y notorio conocimiento las fuertes opiniones oficiales (statement) provenientes desde Washington referidas a sus fuertes diferencias con, fundamentalmente, Alemania sobre el desarrollo del Nord Stream 2.

("...Nord Stream 2 will enable Gazprom to pipe 110 billion cubic meters of gas annually to Germany—double the current amount and equal to roughly 60% of Moscow's annual exports to the European Union, its biggest customer...". Traducción: "...el North Stream 2 le permitirá a Gazprom exportar 110 millardos de gas anualmente hacia Alemania lo que representa el doble de las actuales exportaciones e igual cantidad al casi 60% de las exportaciones de Moscú hacia el mercado europeo, su mayor comprador...").

Tal decisión de Washington está perfectamente sustentada tanto en lo referido a la geopolítica como a las obligantes relaciones con la geo-estrategia imperial en tanto y cuanto los significados a las responsabilidades de la OTAN para las seguridades de "las culturas judeo-cristianas" desde las bases fundamentales de sus políticas bilaterales, Comunidad Europea plus aliados vis a vis los EEUU de América.

En ese mismo orden de ideas, es decir, en lo relacionado con "la energía", petróleo y gas, el segundo subconjunto del segundo escenario en consideración el arriba en mención, refiérese a la dialéctica obligante que se expresa con dos variables importantes, en primer lugar, las confrontaciones y negociaciones comerciales sino-norteamericanas y el objetivo impacto en las economías de los países orientales asiáticos y la República de China en Taiwan cuando entran en escena geopolítica las exportaciones de petróleo y gas rusos hacia esa importante y pujante región, es decir, cuando nos referimos a la República Popular China, Japón, ambas naciones ubicadas en la península de Corea junto con la referida realidad geoestratégica de Taiwan y sus ásperas relaciones de su actual gobierno con Beijing. Es probable que esa real y esperada influencia se pudiera extender hacia Las Filipinas.

Ese escenario asiático, en segundo lugar, a diferencia de la Política norteamericana hacia la Comunidad Europea, se ha venido enfocando en la consolidación real de una permanente expansión militar sobre geográficas bases en referencia a la propuesta histórico-política diseñada por Alfred Thayer Mahan cual en las actuales circunstancias se sustentan, la expansión militar norteamericana, en las renovaciones de los tratados de defensa mutua con diferentes países asiáticos tanto socios como aliados. Es decir, aunque sea una aseveración no deseada, los Estados Unidos de América se estarían preparando para elevar sus injerencias militares (Mar del Sur de China) de manera inteligente, es decir, provocando escenarios sustentados en las tesis referidas al terrorismo, a los estados fallidos y aquellos estados donde no se respetan los "Derechos Humanos y la Democracia" norteamericana, caso Hongkong.

Sí aceptamos que las realidades políticas globales se vienen moviendo sobre las bases de una política militar y en considerando lo que ello significa tanto en lo estratégico como en lo táctico no resulta para nada extraño que lo sucedido en Bolivia se haya desarrollado.

Todo el discurso posterior es "lo normal" en Política; ahora bien, deberíamos sincerarnos en el análisis para poder objetivar el impacto de aquel escenario incluyendo el necesario análisis de "los propios" para poder diseñar, sobre la marcha, las políticas obligantes que adoben las políticas diseñadas con antelaciones precisas en el marco de la referencia geo-estratégica que significa, desde lo geográfico, la realidad boliviana. Algo al respecto, creemos recordar, lo expresaría Ernesto "el Che" Guevara.

Al tiempo, podríamos en nuestras investigaciones y disertaciones preguntarnos porqué se mantiene el Gobierno de Piñera, Duque, el señor de Ecuador, las aberraciones que significan las opiniones de Bolsonaro, el nuevo y futuro gobierno de Uruguay y todo el escenario en Centroamérica. Una obligante referencia sería analizar sus decisiones en el seno de la OEA como primer paso para aseverar quienes están y aquellos que son "aliados del Imperio".

Todo lo anterior sería la antesala de un acercamiento a respuestas necesarias y obligantes que hemos propuesto en título sobre a cuál revolución estamos aspirando, sí es una revolución socialista-reformadora y/o la revolución socialista-de-cambios-muy-profundos.

En ese orden, sí realizamos un serio análisis de las políticas que se han venido aprobando e implementando durante la Presidencia que está siendo ejercida por Nicolás Maduro Moros, objetivando lo significado de la denominada "Guerra Económica", dicho en otras muy duras palabras en el marco ideológico-conceptual, el "real bloqueo" a Venezuela cual se viene ejerciendo desde Washington junto con los denominados como "los 51", en considerando los reales escenarios que se desprenden de conclusiones alcanzadas con referencia a las exposiciones que preceden a estas líneas, es más que objetivo que Maduro Moros y su equipo de Gobierno han logrado "capear el duro temporal" significado en las consecuencias de esas políticas del mencionado "bloqueo".

Tiempo de definiciones profundas.

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1230 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: