Teorema directo y teorema indirecto

Todo teorema es una investigación, llevado por una propuesta demostrable. La propuesta, ha de ser una nueva conceptualización trascendental demostrada argumentada razonada, desde un conjunto de entes definidos sustituidos por sus definiciones, denominados hipótesis de partida, y la conceptualización trascendente, denotada por la tesis o la propuesta de llegada. Asina esto, desde qué Sócrates es Sócrates, el abanderado del teorema directo y el teorema indirecto, connotado con la reducción al absurdo en lo contrarrecíproco, inscríbese en lienzo pictórico blanquinegro de pareados triángulos rectángulos unidos por la hipotenusa pitagórica o de pareadas pirámides paradójicas kelsenianas unidas por la base, tal esquema mecánico imaginario del torbellino de ideas einsteiniano de lo consciente e inconsciente de la dinámica de grupos villaverdeiana, en que los mejores resultados optimalizados, respóndense en dicha diagonal contrarrecíproca socrática, llamada también optimalidad ortogonal pitagórica, trecho estrecho arrecho entre el dicho y el hecho, y, entre el hecho y el Derecho. Inscríbese en lienzo pictórico blanquinegro del rectángulo básico retroalimentario, estímulo y reacción, insumo y resultados, pregunta y respuesta, medio y fin, entrada y salida, en diagonal contrarrecíproca Sócrates, planteando planificando testimoniando, véase poema de José Antonio Ramos Sucre: La Verdad. Inscríbese en el lienzo pictórico blanquinegro, método de demostración julioreypastoriano del Análisis Matemático, en donde la diagonal cuadrática contrarrecíproca, es hipotenusa ortogonal pitagórica y al mismo tiempo es base piramidal kelseniana, endenantes dicha, que refleja el teorema directo y el teorema indirecto, casos límite contradictorios, que han de tener las mismas características de los aspectos límbico antagónicos aristotélicos, exceso y defecto, en que ha de estar, por la calle de en medio, el tercio incluso estagirita profundo, manifiesto para todos los más de 8 millones de casos límite contradictorios borrosos, de la forma ser y noser, de la enciclopedia védica upanishad sánscrita de la modernidad ilustrada originaria einsteiniana, en que las mejores soluciones tienen equilibrio dinámico dialéctico diplomático diabético, es por esta vía socrática del teorema directo y el teorema indirecto, a la que ha de llegar toda la sociedad para dirimir las controversias, pues, un fantasma recorre al mundo plagado de contradicciones vivenciales budaianas, de sucesiones armónicas continuas simultáneas contradictoria heraclitoianas, y, ese fantasma es ¡Sócrates!, con su moral arrolladora, posesionóse en Suecia, literatura aquella de Suecia, infierno y paraíso del escritor Erico Altavilla, y, lo del paraíso, es la preponderancia de la moral socrática, y, que las fallas de un Estado Diabético Enérgico, sucumbió a los embates del Capitalismo, y, el paraíso, transformóse en infierno. Lo que enseña que hay que volver a ese Estado, como equilibrio dinámico dialéctico diplomático enérgico, anti Capitalista.

Teorema directo y el teorema indirecto, a la que ha de llegar toda la sociedad para dirimir las controversias, pues, un fantasma recorre al mundo plagado de contradicciones vivenciales budaianas, y, de sucesiones armónicas continuas simultáneas contradictoria heraclitoianas, y, ese fantasma es ¡Sócrates!, con su moral arrolladora. Sócrates es el abanderado de la moral antigua, recobrada por Suecia. Sócrates es abanderado de los casos límite contradictorios valores jerarquizados cuantitativos y valores polarizados cualitativos, de la Cuarta ley de la Dialéctica. De las descripciones límbica dialécticas. De la reducción a lo absurdo demostrativo argumentado razonable. De los casos límite contradictorios borrosos, lo antropocéntrico y lo cosmogónico, natura y persona. Sócrates, abanderado de los casos límite contradictorios borrosos, teorema directo y teorema indirecto, y, entre estos, el espacio muestral sombrío contrarrecíproco, y, optimalidad ortogonal pitagórica, y, partiendo en dos parte iguales equilibradas, por la calle de en medio, partiendo el trecho estrecho arrecho, del dicho y del hecho, natura y persona, partícula partitiva viva, la solidaria mayéutica verdad profunda, entre lo verdadero y lo falso, la verdad y la mentira, entre el sí y el no, entre el error y el acierto, entre la certeza y la duda, entre la afirmación y la negación. Sócrates, abanderado del impulso infernal irresistible y de una admirable serenidad espiritual raciocinar humana. Abanderado del respeto y del acatamiento legal prescrito, y, del discurso psíquico moral inmortal, en que lo legal enseña lo inmortal. Abanderado de la advertida verdad póstuma inconsciente del ser y de la avisada presencia testimonial farsante consciente del noser en la solidaria mayéutica verdad profunda, que parte en dos el espacio muestral sombrío contrarrecíproco, al que tiende la falsedad y trasciende la verdad. Sócrates es abanderado en sabiduría. La sabiduría es saber, llevada por el que sabe que no sabe. Abanderado del conocimiento propio espiritual racional del reconocimiento a sí mismo, que es la conciencia del yo interior, del propio yo, llevada la conciencia, por la eliminación de toda exterioridad perturbadora. Abanderado de la virtud ateniense profunda, la filosofía, entre los valores éticos cardinales y los valores espirituales teologales, entre los valores jerarquizados cuantitativos y los valores polarizados cualitativos. Abanderado del arte luminoso espiritual, entre los valores estéticos sensoriales y los valores eruditos intelectuales, entre los valores éticos morales y los valores eruditos intelectuales, entre los valores espirituales religiosos y los valores eruditos intelectuales. Abanderado de la combinatoria operativa de los distintos valores filosóficos, a saber, religión y ética, ética y estética, etc.

Teorema directo y el teorema indirecto, a la que ha de llegar toda la sociedad para dirimir las controversias, pues, un fantasma recorre al mundo plagado de contradicciones vivenciales budaianas, y, de sucesiones armónicas continuas simultáneas contradictoria heraclitoianas, y, ese fantasma es ¡Sócrates!, con su moral arrolladora. Sócrates, abanderado del método de la mayéutica, método dialéctico que es el arte de hacer surgir la ignara verdad que yace en la posesiva propiedad espiritual racional interlocutoria alcibiadesiana platónica, método dialéctico de reducción ad absurdum contrarrecíproco de demostración argumentada razonada de raciocinio conclusivo, el método socrático es operación intelectual ordenada teleológica, llevado, el método inductivo mayéutico irónico interrogativo dialéctico dialógico, por las sucesivas preguntas y las seriales respuestas, cual esquema básico de la retroalimentación, para conocer la verdad consciente del yo interior, desde y de la verdad profunda cortazariana, entre verdades y falsedades, cual exceso y defecto del filósofo de Estagira, que el mismo Anaximandro, mucho antes de Aristóteles, decía que: "Todo exceso, págase en defectible medida temporal". En tanto que el de Estagira, decía: "Siempre que exista exceso y defecto, forzosamente, tiene que haber un medio", y ese medio se ha denotado como tercio incluso estagirita profundo, entre el tercio incluso y el tercio excluso, en que amplíase la tercera ley de la lógica clásica. El método mayéutico dialéctico de Aristóteles, es llevado por las preguntas al interlocutor y las respuestas del interlocutor, para extraer de su conciencia, de su yo interior, de su propio yo, la verdad que sábese oscuramente. Verdad, generada de la verdad profunda cortazariana. Sócrates, abanderado de la teoría generadora del concepto como punto de llegada teleológico de la esencia y definición de los entes definidos dichos, por el método inductivo mayéutico. Sócrates, abanderado de la virtud ateniense filosófica irónica profunda de identidad y de unida de contrarios, y de concordancia, de complementariedad, de equilibrio dinámico dialéctico dialógico, entre todos los casos límite contradictorios de la forma ser y noser, entre la razón y la virtud, entre la dialéctica del pensamiento (la razón) y la dialéctica de la acción (la moral), de las virtudes teologales y las virtudes cardinales, de los valores jerárquicos cuantitativos y de los valores polarizados cualitativos. Abanderado Sócrates, del dios yo interior consciente profundo que costóle la vida al ingurgitar animosamente la potente condenada cicuta venenosa castigadora por defender al dios cielo centrípeto consciente ateniense profundo, entre los dioses centrífugos y centrípetos, dios yo interior consciente profundo, similaricadente al centro universal unificado teilhardiano y teoría holística unificada einsteiniana. Sócrates, abanderado del relativismo absoluto sabio de la sabiduría, punto de partida raciocinar humano, nada consciente, para llegar al conocimiento de la verdad, algo consciente, verdad trascendental conceptual yacente inadvertida que sábese oscuramente, entre el nada consciente y el algo consciente, entre lo consciente y lo inconsciente, entre lo oscuro y lo claro, entre la oscura verdad y la clara verdad, entre el conocimiento de sí mismo y el no conocimiento de sí mismo. Abanderado del dios yo interior consciente ateniense filosófico profundo, punto crucial decisivo topológico del golpe feroz cesarvallejoiano teleológico metefinalista conceptual, hacia la sintética verdad yacente inadvertida ignara que sábese oscuramente, entre lo verdadero y lo falso, lo claro y lo oscuro, lo consciente y lo inconsciente, y, de todos los casos límite contradictorios de la forma ser y noser, de la literatura védica upanisha sánscrita, de la modernidad ilustrada originaria einsteiniana.

Si el teorema directo y el teorema indirecto, a la que ha de llegar toda la sociedad para dirimir las controversias, pues, un fantasma recorre al mundo plagado de contradicciones vivenciales budaianas, y, de sucesiones armónicas continuas difuminadas espectrales simultáneas contradictoria heraclitoianas, y, ese fantasma es ¡Sócrates!, con su moral arrolladora. Entonces sea dicho que venga ¡Sócrates!, como paraíso moral ético entre los valores polarizados cualitativos y los valores jerarquizados cuantitativos sin saltos transformadores, nueva conceptualidad generalizada del movimiento real histórico espiralino sinusoidal eterna noria notoria del golpe feroz cesarvallejoiano teleológico en el dios yo interior consciente ateniense filosófico profundo. Ergo vergo sea dicho que Sócrates ingurgitó gustoso animosamente la potente condenada cicuta venenosa castigadora por defender al dios cielo centrípeto consciente ateniense profundo, entre los dioses centrífugos y centrípetos, dios yo interior consciente profundo, similaricadente al centro universal unificado teilhardiano y teoría holística unificada einsteiniana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 831 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a282932.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO