El progresismo andaba de parranda y en Venezuela, vive con una pea

Los analistas y tal vez con mucha razón, colocan toda su confianza en un dato y a partir de ese dato proyectan sus deseos políticos. El simple dato, es como un angelito que le permite asegurar a muy corto plazo, milagros políticos a una tendencia política de "izquierda" que coquetea con los postulados neoliberales.

Aún se oyen, los fuegos artificiales que tronaron allá arriba por la victoria de la alianza contra Macri. El progresismo, según he podido leer en un interesante artículo, no estaba muerto, anda de parranda con resacas acumuladas.

En lo personal, este "andaba de parranda" no luce ni como una ligera equivocación. El artículo en cuestión y con la firma de Katu Arkonada, cuestiona la versión de alguna izquierda y de algunos izquierdistas, que fueron o son de la idea, que este progresismo que avanzó y se desplomó en América Latina, tuvo como centro el manejo de los altos precios de los commodities que se alcanzaron durante el tiempo de la parranda. Agrega Katu Arkonada, que los analistas que son de esta opinión, no consideraron, que "la reducción de la pobreza y la desigualdad en cada país de América Latina no dependía tanto de los precios de las materias primas, como de una determinada voluntad y políticas económicas y sociales". Este analista parte de la idea, que la pobreza que ha venido disminuyendo en América latina ha sido una constante. Niega que los altos precios de los commodities haya determinado este proceso. Claro, no puede negarse, que una determinada voluntad política tuvo su importancia, pero no luce bien, comprender este fenómeno desligado de una oportunidad que daban los recursos que se recibían. https://www.jornada.com.mx/2019/08/17/mundo/026a1mun

Venezuela el dato que no existe sobre esto. Socialmente, Venezuela no es hoy lo que fue en el 2010. Entre el 2005 y el 2012 por ejemplo, los ricos eran más ricos y los pobres menos pobres. Hoy los pobres son más pobres y los ricos continúan siendo más rico.

Se lee la derrota de Macri como que América Latina progresista renace políticamente. La argentina de hoy explica casi todo. Se andaba de parranda. Nadie explica, cómo el desastre de Maduro en Venezuela, tiene su efecto perverso en los que ayer fueron parte de una política asistencialistas, que cubrió mejor a los grandes capitales. El asistencialismo daba a los pobres y al gran capital, pero los grandes capitales en el caso de Venezuela, se aseguraron (aun en la crisis) una mejor participación en la renta con dólares baratos. La derrota de Macri, permite asegurar que Venezuela no existe.

Se lee la derrota de Macri, sin estimar, que puede tener las mismas lectura de la derrota de Cristina. El amor de Macri hacia los argentinos fue un amor sin esperanza, pero el de Cristina, probablemente, la esperanza se le fue apagando el amor, porque todo pudo ser producto de una circunstancia y no de una política asumida cultural y económicamente bajo una directriz política revolucionaria. Se creyó y aún se cree, que el asistencialismo cura los males del alma y de la consciencia.

Importa como gana la derecha, pero lo sustantivo busca por diferentes vías imponerse y se impone. Tumbaron a Dilma y el pueblo que recibió su bolsa de alimentos se fue acomodando. Hubo protesta, pero el pueblo se fue acomodando y luego ganó Bolsonaro, porque Lula fue imposibilitado. Este progresismo se creyó, que la coexistencia siempre sería pacifica y en le marco legal y de los derechos. La derecha en Brasil realizó toda esa operación para ajustarle la cuenta al progresismo. En Venezuela el progresismo no pudo y el progresismo en el resto de América latina se desentendía, pero la derecha con su coro muy afinado..

Se parte del supuesto, que la derrota de Macri, le ofrece nuevos aires al progresismo y lo saca de la parranda. No es que la gente ande de un lado a otro buscando quien le garantiza una bolsa de alimento. La derrota de Macri supone, según parece, un duro golpe al intento de instalar el neoliberalismo en América latina. Macri es neoliberal y Maduro no. ¿Cuáles serían hoy las diferencias?

Puede suceder, que la alianza contra Macri, pregone un ajuste a las políticas neoliberales. Suavizarlas un poco con asistencia social. La derrota del macrismo si es una derrota al proyecto neoliberal. El culipandeo de Maduro con políticas "socialistas" de corte neoliberal, no le cabe una lectura o no es una derrota del progresismo.

La victoria del Kirchnerismo y el peronismo en en Argentina, enseña esta vez, que el progresismo sale de la parranda y ahora vienen a colocar todos los puntos sobre las íes. ¿Sera así o es un nuevo tinte?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 686 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a281502.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO