¿Radicalizar o Ridiculizar? (I)

En primer lugar hay que recordar que ha existido un único Robespierre

  1. ¿"RADICALIZACIÓN"?

La Real Academia Española (RAE) no reconoce el término radicalización, aunque su uso es habitual en nuestra lengua. El diccionario sí acepta la idea de radicalizar, que consiste en hacer que una postura, un modo, una actitud o una conducta se vuelvan más radicales. En este punto, hay que decir que una de las acepciones de radical refiere a aquello que es intransigente o extremista. Por lo tanto, la radicalización de una persona o de un movimiento sería el proceso que lleva a una mayor intransigencia o fanatismo.

A medida que se produce la radicalización de un individuo o de un grupo, disminuye el diálogo o las posibilidades de alcanzar un acuerdo. Una persona radicalizada sólo estará interesada en imponer sus ideas, sin importarle las consecuencias o sin aceptar las disidencias.

II. MÁS DE LO MISMO

Hay conceptos cuyas características salientes son de manera explícita las condiciones necesarias y suficientes de aplicación de tales conceptos. Son los conceptos estrictamente formales: los conceptos matemáticos y lógicos. Por eso, conviene atribuirles a tales conceptos la condición de estabilidad conceptual.

Los conceptos estables tienen condiciones concertadas, instrucciones de uso que se avienen las unas con las otras: reglas que no sólo son compatibles entre sí sino que, de algún modo, se coordinan. O, expresándome de manera negativa, se trata de condiciones de aplicación que no entran en conflicto.

En consonancia con los otros conceptos de las matemáticas, los conceptos de la geometría son conceptos estables. Por ejemplo, consideremos como condiciones de aplicación del concepto de triángulo las siguientes:

1. figura plana,

2. cerrada por tres segmentos generados al cruzar tres rectas entre sí formando tres ángulos.

Como con cualquier construcción geométrica, la aplicación estricta del concepto de triángulo exige la satisfacción de las condiciones 1 y 2. De lo contrario, no se considera una aplicación de tal concepto en geometría. No obstante, en otras prácticas también se usa este tipo de conceptos de manera flexible, como cuando se alude al triángulo de césped en el centro de un jardín, aunque se tenga claro que está lejos de tratarse de tres segmentos de rectas. De esta manera, en la primera aplicación se cumple con la condición de estabilidad conceptual, mientras que en la segunda ya hay que considerar diversos grados de inestabilidad.

Sin embargo, esta inestabilidad efectivamente aparece de manera rotunda en todos los conceptos no matemáticos o lógicos. Al respecto, famosamente se ha prestado atención a los conceptos de color, conceptos como el azul, el verde, el rojo, el amarillo. Como son conceptos vagos, de inmediato se puede formular respecto de ellos paradojas tipo «paradoja del montón» y, por consiguiente, estamos ante conceptos inestables. Así, en muchas circunstancias dudamos si se trata de una camisa azul, o verdeazul, o verde oscura. Por supuesto, ésta es una propiedad general de todo el lenguaje natural.

Por eso, como los otros conceptos del lenguaje natural, también los conceptos de artefactos son conceptos vagos y, de este modo, conceptos inestables. Así, cuando un vendedor en una tienda predica de un objeto x el concepto de mesa, no considera que en cada caso se tengan que reunir todas las características salientes de x. Supongamos que éstas son 1) mueble compuesto por una plataforma, 2) generalmente lisa, 3) sostenido por una o varias patas, 4) encima de la cual se suele poner o hacer algo.

Está claro que, a diferencia del concepto de triángulo, el concepto de mesa admite un gran margen de variaciones y es sensible a cada situación. Por ejemplo, no hay dificultades para calificar un objeto como "mesa" aunque no se apliquen una o varias de esas características. Así, con frecuencia se atribuye el concepto de mesa sin atribuir la condición 2 (se acepta como mesa un objeto que posee una plataforma no totalmente lisa), o sin aplicar la condición 3 (se acepta un objeto como mesa, pese a que estemos ante una plataforma empotrada en la pared, sin patas).

Sin embargo, para proseguir explorando uno o dos pasos más (sólo uno o dos pasos más) acerca de cómo, usando conceptos, no sólo nos autoentendemos y entendemos el mundo, sino también sobre como actuamos en él, supongamos que dentro de los conceptos inestables dependientes del lenguaje natural también resulta útil distinguir diversos grupos especiales de conceptos inestables que se pueden describir a partir de propiedades particulares. Entre otros, indaguemos la posible existencia de conceptos heterogéneos. ¿Qué es eso?

CONTINUARA Dios mediante

NOTA :

EN LAS PARTES II y III DE ESTE ARTICULO, DARE UNOS TIPS QUE PODRIAN AYUDAR DE MANERA EFICIENTE AL PROCESO DE "RADICALIZACION"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 970 veces.



Luis Antonio Azócar Bates

Matemático y filósofo

 medida713@gmail.com

Visite el perfil de Luis Antonio Azócar Bates para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Antonio Azócar Bates

Luis Antonio Azócar Bates

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a281234.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO