"Unidad, Lucha, Batalla y Victoria"...no es una consigna (II)

"Ni la razón ni la ciencia pueden satisfacer, toda la necesidad infinita que hay en el hombre". J. C. Mariátegui.

"El Progresismo" está vinculado al positivismo, y éste del capitalismo. Mal se puede suponer que el socialismo salga del "progresismo". "El progresismo" es una hechura de la modernidad. La modernidad es cuadratura del capitalismo. Error suponer que el socialismo saldrá de la modernidad. Liberalismo, populismo y asistencialismo se hilvanan. Colonizados, equivocadamente seguimos buscando nuestro destino en los espacios de dominio del capitalismo. Nuestro pasado y capacidad creadora no cuenta. Nuestras raíces históricas suelen usarse a conveniencia, mejor sustentadas por Chávez, en procura de nuestra soberanía. Lo que resaltó nuestra idiosincrasia e identidad. Si bien el materialismo histórico o científico, es parido en Europa en los tiempos de la Ilustración y la modernidad, es en todo y por todo, oposición al capital. MARX NOS ADVIRTIÓ DE LAS REALIDADES CONCRETAS TEMPORALES Y ESPACIALES; LO HOLÍSTICO ES DE LO CONCRETO. No es el MH, una historia universal, cada tiempo y espacio tiene sus peculiaridades, sus concreciones. Nuestro socialismo no debe ser "ni calco ni copia…sino construcción heroica".

Los progresistas no pueden deshilvanar la complejidad del presente, prefieren diferir este asunto para el mañana. Suelen usar la historia como arma de la reacción, más que como arma de la revolución. Niegan que la producción y reproducción de la vida humana con todos sus nexos que la explican, sea el centro de lo vital. "El hombre que trabaja se transforma así mismo y a su entorno"; es la vinculación de Ser y Consciencia. Al capital le interesa tanto la producción, como al humano lo social. En la revolución, lo ontológico es de profunda incumbencia, pero hay que darle a lo ontológico razón para su "Unidad, lucha, batalla y victoria". Aquí, lo cultural es determinante; mitos, lenguajes, símbolos, solidaridades, espiritualidad, son asideros profundamente humanos, que reconstruyan las potencialidades del SER. La inevitable y constante lucha de clases, debe ir acompañada de todos estos acertijos culturales; convencimientos de las posibilidades y necesidades revolucionarias. Razones y fuerzas para la lucha revolucionaria.

"En la anatomía del hombre está la clave de la anatomía del mono". Vinculados al positivismo, los progresistas prefieren la crónica, la evolución, las etapas, las explicaciones mesiánicas o mecánicas, ANTES que "la dialéctica…en términos de conexiones histórico-concretas". Al progresismo, el hombre y las categorías abstractas le van mejor que SERES y realidades, o la "conexión (dialéctica) de muchas determinacionesunidad de lo múltiple". Si en Marx, las categorías tienen "existencia" y carnadura, en el progresismo tienen circunstancias. Más que idealistas, los progresistas son conservadores y conciliadores. En sus manos una revolución se diluye. No hay para ellos práctica que verifique la teoría, sino un pragmatismo ilusorio que pretende responderlo todo, cuando apenas llega separadamente a sus partes. La presencia obligante ontológica le tiene sin cuidado, la astucia sirve más que la responsabilidad del SER. La socialdemocracia y su progresismo son ya obsoletos. "Unidad, lucha, batalla y victoria" no encajan en esta modalidad capitalista decadente, son propuestas para otro modelo social: el socialismo.

La burguesía es miedosa, opera en "comando" y con artimañas. Cuando suena el primer disparo vuelan a las embajadas. Desde el poder, son engreídas e ilimitadamente represivas. A la violencia del capital, inevitablemente se le enfrenta la violencia de la fuerza de trabajo. La revolución es una tarea socializante. Al "progresismo", la violencia social le aterra. ¿Cómo ocultar lo que es constructo del propio sistema dominante? Los cambios gatopardianos tolerados por el capital, son bálsamo para "los progresistas". El fascismo es el terror de una burguesía desesperada. La violencia es inherente a las contradicciones estructurales instaladas en la sociedad. El miedo de la burguesía europea por la revolución bolchevique, impulsó el fascismo, cuyas consecuencias fueron más de 40 millones de muertos. Dos violencias opuestas coparon el mito universal. La violencia ha sido y seguirá siendo compañera de las luchas humanas por la justicia social. Las contradicciones estructurales se visibilizan y los pueblos henchidos de mitos revolucionarios, hacen su labor radicalmente transformadora.

Cierto lo dicho por Mariátegui, la burguesía es cómoda, quiere "vivir tranquilamente", mientras que los revolucionarios estamos obligados a "vivir peligrosamente". La angustia de "El Amauta", hoy es también la angustia nuestra: "Ni la razón ni la ciencia pueden satisfacer, toda la necesidad infinita que hay en el hombre". Es así, "El mito mueve al hombre…el escepticismo es infecundo". Para Ortega, la burguesía distanciada de los mitos, se aferra a las ciencias. No detecta que el mundo cruje a sus pies, que su sistema se hunde. Creen que la comodidad los salvará del cataclismo.

"El progresismo" es cómodo, las reformas capitalistas le atrae. Se encubre con esbozos pacifistas, racionales, políticos, para barnizar su conciliación de clases. Como la presunta realización de justicia del progreso es para el mañana, pues nada mejor que las reformas. La cuadratura del sistema capitalista le resulta su espacio natural, de allí no sale; por esto, el socialismo no le viene al caso, será para otros tiempos y con otros protagonistas. Los progresistas, son en verdad conservadores, sus "cambios" son penosamente a medias. Lo desconocido le resulta una extravagancia, por eso los progresistas prefieren los cambios permitidos, evolutivos, las etapas, los pasos controlados, nada de imaginación (al poder) ni asalto a la razón burguesa. Muchos de ellos salidos de la izquierda, se sienten más cómodos en "el centro".

La burguesía constructora del Estado moderno, cree que desde allí son inexpugnables. Hoy el neoliberalismo busca arrasar con la "NACIÓN", eliminar todas las identidades humanas QUE ARTICULEN COLECTIVOS. Sin embargo, desde estos espacios, han hecho y seguirán haciendo sus mejores negocios. No tiene sensibilidad, tiene intereses. Cuando el peligro para ella apremia, muestra su verdadero rostro: la represión. El derecho, diseñado por ellos, siempre les dará "su" razón. En los tiempos de "paz" o de guerra, apelan a "SU" JUSTICIA. Desde sus espacios, está más segura. No es de asombrar, que los progresistas quieran y defiendan el Estado burgués. Lo que llaman cambios, no son más que fortalecimientos del cuartel central del capital: El Estado. Tienen temor de los cambios radicales, prefieren llamarse "reformistas". Llegan a enfrentar a los revolucionarios.

Angustia, hierve el pensamiento cuando vemos a nuestro gobierno metiéndose por los recovecos del capitalismo, en procura de una salida capitalista. De un capitalismo que está en su postración planetaria. Fracasará en su intento. En el mejor de los casos, ayudará a oxigenar al capital transitoriamente. "Unidad, lucha, batalla y victoria" es "la síntesis de múltiples determinaciones", la historia que debe ser dialécticamente entendida. Por el momento, por la emergencia,… hay que concentrar enormes esfuerzos económicos, políticos y sociales en nuestros campos. Nuestras ciudades son parásitas. Venezuela está llena de agua por todas partes y millones de hectáreas del mejor nivel para el cultivo. LA CONSTRUCCIÓN DE REDES FERROCARRILERAS, ES VITAL… POR DIOS….entendámoslo. Es y debe ser el pueblo, sin manipulaciones ni partidistas ni electorales, COMO PODER POPULAR VERDADERO… HECHIDO DE MITOS REVOLUCIONARIOS Y SOLIDA FORMACIÓN DOCTRINAL, EL LLAMADO A ESTE EXCENARIO TRASNFORMADOR.

"La unidad", debe salir de debates profundos y concretos, DONDE LA VERDAD SE IMPONGA. "La lucha" no puede ser esporádica, ni improvisada, es constante, permanente y planificada. La "batalla", será la acción planificada de "La unidad" social. "La victoria", no puede ser otra, QUE LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO". HASTA EL PRÓXIMO SÁBADO.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 536 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús M. Vivas P.

Jesús M. Vivas P.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a275984.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO