Hitler: Aborto del capitalismo internacional para contener el avance del comunismo…

La estrategia política anticomunista de la derecha de la época que provocó una de las mayores tragedias que ha padecido la humanidad…

Leamos en lo que sigue, fragmentos de los primeros discursos de Adolfo Hitler a partir del momento en que el Presidente de Alemania, el Mariscal von Hindemburg, lo convoca para que asuma la Cancillería a comienzos de febrero 1933, así como los correspondientes a comparecencias inmediatamente posteriores pero, precisamos, todas ellas ocurridas en ese su primer año al mando del gobierno, antes de que optara por retirar a su país de la Sociedad de las Naciones o Liga de Naciones, lo que hoy es la ONU, el 19 de octubre de ese mismo, debido a que el organismo internacional había decidido, a los fines de garantizar la paz mundial, no solamente la reducción de las armas de los países miembros, sino negar la petición alemana de establecer el necesario equilibrio militar en la región, decisión esa que Hitler la consideró inaceptable.

Hemos creído necesario agregar, como introito a esta muestra informativa, lo que fue la postura pública política de Hitler en los primeros meses como Canciller, durante los cuales el Reichstag le otorgó poderes ilimitados:

El Führer manifestaba en cada escenario que estuviese, su mayor deseo por frenar todo intento de ir a una nueva conflagración mundial, hacer los esfuerzos necesarios para evitar que de nuevo se incendie el mundo. El sentido de nuestra revolución, lo decía, está fundado en una profunda convicción de la imperiosa necesidad de impedir que seamos arrollados por la amenazante revolución comunista y para ello estamos inspirados en la idea "de la reconciliación de clases, el mantenimiento del principio de la propiedad privada como base de nuestra cultura (..) Resolver el más delicado de los problemas sociales, el del desempleo forzoso, reintegrando a la producción el ejército lamentable de millones de obreros desempleados y, finalmente, restablecer la estabilidad y la autoridad en la dirección del Estado al objeto de que este gran pueblo, contando con un gobierno apoyado en la confianza y en la voluntad de la nación, pueda de nuevo volver a concertar tratados con el resto del mundo…"

Vale añadir para entender su anticomunismo, que Hitler jamás dejó de albergar odio visceral a la Unión Soviética, país que para él no era otra cosa sino el centro de la "conspiración judeobolchevique", convencido como lo estaba que detrás de esas ideas diabólicas y perversas del marxismo estaban los judíos, a quienes calificaba de lacras, seres perversos, insaciables y lujuriosos, muchos de los cuales habían logrado confundir con el engaño y la maldad, así lo sugería en sus arengas, a buena parte de los sectores del comercio y de las finanzas, no solamente de la misma Alemania, sino de gran parte de Europa. Nadie lo sacaba de la idea de que ese era el mayor peligro no solamente para su país, sino para todo el mundo occidental…

En carta privada escrita en 1936, Hitler afirmaba: "Alemania tendrá que ser considerada, como siempre, el centro de la lucha del mundo occidental frente a los ataques del comunismo" y tan es así que en discurso que pronunció en Núremberg en 1937, calificó a los dirigentes de la Unión Soviética como "una banda internacional de criminales judeobolcheviques inciviles", y acusó a su país de ser "el mayor peligro a que se hayan enfrentado la cultura y la civilización de la humanidad desde el derrumbamiento de los Estados del mundo antiguo" y en esas prédica recibió el respaldo ilimitado de los verdaderos y muy poderosos grupos y personalidades de la economía mundial, que no habían sido captadas por el "judaísmo diabólico", grupos esos que es lo más probable que haya sucedido, jugaban a las dos cartas, pues como veremos seguidamente en la relación que hacemos, se trata de las figuras y corporaciones de los más altos estratos del mundo del gran capital, las que, si excluir a ninguna, a esta altura del camino allí siguen en su mismo "trono", con muchísimo más poder que antes, lo cual le otorga total sentido a nuestra apreciación de que se acoplaron por igual en uno y en otro bando, en tanto ello no les afectaran para nada el buen rumbo de sus inversiones y negocios.

Veamos esta recopilación de nombres y corporaciones que, entonces, respaldaron al nacionalsocialismo y que, como ya lo anotamos, mantienen aún su total y plena vigencia operativa:

La Ford Motor Company, por órgano de su propio dueño, Henry Ford, quien por sus enormes y invalorables servicios a la causa del nacionalsocialismo, tanto por su anti judaísmo militante, como por cuanto escribió, a poco de terminar la I Guerra Mundial, el libro bajo el título "El judío internacional: el primer problema del mundo", el cual significó para Hitler una formidable ayuda para escribir su el libro "Mi Lucha" y porque –además- se había convertido en su mayor propagandista. Hitler lo admiró, fue su amigo y por ello su gobierno lo condecoró con la Gran Cruz de la Orden del Águila Alemana; Prescott Bush, padre y abuelo de los Bush (George y W), quien fue uno de los mayores financistas de su proyecto de la creación del imperio de los mil años; Alfred Sloan, dueño de la General Motors; Thomas Watson, fundador de IBM; W.A. Harriman, hijo del magnate de los ferrocarriles y alto financista de Walt Street; John Rockefeller,fundador de la Stándar Oil Company y el más alto directivo del Chase Manhattan Bank; la General Electric; el poderoso grupo Rothschild; JP Morgan; los magnates del acero, los hermanos Krupp; Kodak, Bayer, Coca Cola, Nestlé, IBM, Ferdinand Porsche, dueño de la Bayerische Motoren-Werke (BMW), Deutsche Bank, Lufthansa, Fritz Thyssen, Adidas, Siemens, Krupp, Boss, las empresas químicas IG Farben y Bayer, que participaron ambas en la fabricación y suministro de los gases tóxicos que utilizó el régimen hitleriano para asesinar a cientos de miles de sus enemigos, incluyendo, obviamente, a los judíos "bolcheviques", la empresa Nestlé, la que, –además- de girar fondos para partidos fascistas en el exterior, empleó miles de prisioneros para su producción, así como numerosos predicadores evangélicos antecesores de Pat Robertson, consejero de los Bush, quien, -vale que lo recordemos- pidió por su canal de televisión "Club-700", en 2005, el asesinato de Hugo Chávez…(ver el vídeo abriendo este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=nCFaw1j7o64)

Por tanto, Hitler no fue el líder carismático que se hizo por sí mismo, sino que fue el producto del consenso de las llamadas fuerzas vivas del gran capital de la época que, afectivamente, vieron en él el estereotipo perfecto de un formidable protector de sus bienes y planes de crecimiento hacia el futuro, quien se anunciaba como el único político capaz de impedir que llegasen a retomar con fuerza los espacios de gobierno en Alemania las corrientes revolucionarias bolcheviques que soplaban del este de Europa y que habían logrado abolir en Alemania al término de la I Guerra Mundial, la monarquía del Emperador (o el Káiser) Guillermo II, la cual fue sustituida por una República Parlamentaria y Democrática…

De manera que leamos este material que hemos recopilado, luego de estas precisiones muy importantes que explican muy claramente que ese monstruo fue obra de poderosos intereses del gran capital depredador de los pueblos que encontró en él al hombre providencial, al hombre modélico que pudiera garantizar la contención de las ideas revolucionarias marxistas que habían dado al traste con el régimen zarista menos de dos décadas antes e instaurado en el poder de Rusia a las clases trabajadores, es decir que allí el pueblo había tomado el poder real bajo el liderazgo de Lenin y Lev Davidovich Bronstein, más conocido como León Trotsky, quienes enarbolando las banderas del marxismo como base y sustento para que junto al pueblo ruso, colocaran las bases y así echaran andar la primera Revolución Socialista del mundo……

He aquí los fragmentos que hemos seleccionado del primer año del mandato de Hitler:

1 de febrero de 1933

"El gobierno nacional considerará, por tanto, como su primera y principal misión, el restablecimiento de la unidad en el espíritu y en la voluntad de nuestro pueblo. Vigilará y defenderá los cimientos en que se funda la fuerza de nuestra nación. El cristianismo, como base de nuestra moral, y la familia, como célula germinal del pueblo y del Estado, gozarán de su protección más decidida. Por encima de todas las clases y estamentos se propone devolver a nuestro pueblo la conciencia de su unidad nacional y política y de los deberes que de ella se derivan. Quiere hacer del respeto a nuestro gran pasado y del orgullo por nuestras viejas tradiciones la base para la educación de la juventud alemana. Con ello declara una guerra sin cuartel al nihilismo espiritual, cultural y político. Alemania no debe ni quiere hundirse en el comunismo anarquista (..) En política exterior, entenderá el gobierno nacional que su principal misión consiste en la defensa de los derechos vitales de nuestro pueblo, unida a la reconquista de su libertad. Dispuesto a acabar con la situación caótica que Alemania atraviesa, contribuirá con ello a incorporar en la comunidad de las naciones, un Estado de igual valor que los demás, pero al mismo tiempo también con iguales derechos. El gobierno se siente a este respecto animado por la grandeza del deber que le incumbe de contribuir en nombre de este pueblo libre e igual a los demás, al mantenimiento y consolidación de una paz que el mundo necesita hoy más que nunca (..) Fieles a la orden del Mariscal estamos dispuestos a comenzar la labor. Quiera Dios conceder su gracia a nuestra obra, orientar rectamente nuestra voluntad, bendecir nuestras intenciones y colmarnos con la confianza de nuestro pueblo. ¡No combatimos en nuestro interés propio, sino por Alemania!"

3 DE FEBRERO de 1933

"Si permanecéis en el futuro fieles y obedientes a mis espaldas, ninguna fuerza del mundo será capaz de aniquilar a este movimiento. Seguiremos nuestro camino de victoria y el valor, la obediencia y disciplina mostrados por nuestros camaradas muertos será para nosotros una consigna. Marcharemos en la Historia como las tropas de asalto del resurgimiento alemán. ¡Marchamos hacia un gran destino!

El pueblo alemán en alas de la revolución nacional, solicita nuevamente su derecho al Todopoderoso Creador; sabemos que este movimiento es portador del más gran legado que existe, y demostraremos también que poseemos la dignidad para esta gigantesca empresa. Los que lucharon catorce años con honor no podrán jamás ser deshonrados; este es el voto que ofrendamos en conmemoración de los caídos por nosotros y por Alemania. ¡ Heil a los SA y SS, artífices del triunfo del movimiento nacionalsocialista !"

10 de febrero de 1933

"Compatriotas, hombres y mujeres alemanes: El 30 de enero de este año ha sido formado el nuevo gobierno de concentración nacional. Con ello ha entrado el movimiento nacionalsocialista y yo en el poder. Con ello se han logrado los objetivos por los que luchamos el pasado año.

La República de Weimar fue la que empezó el crimen de la inflación, y después de esta ira de robos, con ayuda de su ministro Hilferdings empezó el desbarajuste espantoso. Porcentajes de incrementos imposibles, los cuales ningún Estado hubiera aceptado, son el pan de cada día de la república en su sistema social. Y con ello empieza la destrucción de la producción. La destrucción mediante esas teorías marxistas de mercado y la anormalidad en nuestra política de impuestos, la cual hará el resto."

23 de marzo de 1933

Este día Hitler convoca al Parlamento a los fines de solicitar la aprobación de una Ley Habilitante que le concediera plenos poderes y en tanto se desarrolla el debate, sus brazos armados de las Escuadras de Defensa, los SS y los comandos de Asalto, los SA, ya activos como fuerzas represivas al servicio del Estado, para impedir que la oposición pudiera negarle los votos necesarios para aprobar la Ley, secuestran a los diputados del partido Comunista a quienes, sin explicaciones, -obviamente- al país, los hacen presos y los envían a los campos de concentración que ya habían comenzado a construirlos…

Pero leamos de la mano del periodista alemán de la DW, Marc von Lüpke, su versión de lo sucedido ese día en que Hitler logra la aprobación de los poderes especiales, iniciándose así lo que será la fatídica y sangrienta historia que escribió el nazismo en la Europa entre los años 1933 y 1945:

"El 23 de marzo de 1933, Adolfo Hitler llegó a la Ópera de Kroll, en Berlín. Vestido con su uniforme marrón, el entonces canciller se abrió camino entre los vítores de los diputados del partido nazi (el NSDAP) en el Reichstag. El Parlamento alemán de entonces se había trasladado al edificio luego de que su sede original quedara dañada por un incendio en febrero.

Para los diputados de la oposición, especialmente para los socialdemócratas del SPD, entrar a la edificación era una tortura. En todas las entradas estaban apostados los hombres de la Sturmabteilung o sección de asalto (las SA) y los de la Schutzstaffel o escuadras de defensa (las SS), que increpaban e intimidaban a los parlamentarios. Los parlamentarios comunistas habían sido sencillamente borrados del mapa. Muchos estaban en la cárcel o habían huido. Sus mandatos habían sido retirados.

A los parlamentarios opositores que llegaban hasta la sala plenaria les esperaba otra desagradable sorpresa. Una sobredimensionada esvástica dominaba todo el espacio (foto principal). En semejante atmósfera amenazadora, los diputados debían decidir sobre la más importante de las leyes desde la fundación de la República de Weimar: una ley que daba a los nacionalsocialistas el control absoluto sobre el poder del Estado. Una ley que representaría para Hitler el paso decisivo hacia el establecimiento de su dictadura.

Una ley como fundamento de la dictadura

Hitler no había logrado su ansiada mayoría absoluta para el NSDAP en las elecciones de comienzos de marzo. Así que el día 23 puso sobre la mesa del Reichstag su borrador de "Ley para remediar la angustia del Pueblo y el Reich", la llamada "ley de plenos poderes" (o Ermächtigungsgesetz). La frase decisiva de esa ley de apenas cinco artículos reza: "Las leyes del Reich pueden, además de en la forma prevista por la Constitución del Reich, ser aprobadas también por el Gobierno del Reich".

La última palabra libre

Hacia la tarde (de ese día) 23 de marzo, Adolfo Hitler habló ante el Reichstag, para buscar la aprobación de la "Ermächtigungsgesetz". El canciller lanzó un discurso con muchas promesas. El combate a las altas tasas de desempleo era una de sus principales metas, dijo. Un "profundo saneamiento moral del cuerpo del pueblo", prometió. Algunos parlamentarios le creyeron. Otros quedaron totalmente intimidados en sus bancos.

Solo Otto Wels, jefe de los socialdemócratas, se atrevió a pronunciar un valiente discurso opositor. "Nosotros, los socialdemócratas alemanes, nos pronunciamos solemnemente en esta hora histórica por los principios de la humanidad y la justicia, de la libertad y del socialismo." Wels tampoco se mostró intimidado por el terror nazi: "Nos pueden quitar la libertad y la vida, pero no el honor", aseguró. Y hasta se atrevió a mencionar a los opositores encarcelados: "Saludamos a los perseguidos y acosados", agregó. Tras el fin de su discurso, Hitler volvió al púlpito lleno de ira, dejó caer su máscara y exhortó a los diputados, "a aprobarnos, lo que de todos modos podríamos arrogarnos."

Suicidio

La intimidación funcionó. 441 parlamentarios votaron a favor de la "Ermächtigungsgesetz". Solo 94 diputados socialdemócratas se opusieron. El 24 de marzo de 1933 entró en vigor. El Reichstag quedó con ello al margen. Muchos aprobaron la ley por miedo a las represalias, pero también con la confianza de que Hitler cumpliría sus promesas.

El jefe del partido católico de centro apoyó a Hitler en su discurso, con gran emoción incluso: "La patria está en gran peligro, no podemos fallar", afirmó.

Muchos diputados y sus partidos no vieron o no quisieron ver que el verdadero peligro para el país era Hitler. La "ley de plenos poderes" estaba limitada a cuatro años, pero pocas semanas después no quedaba más que un solo partido, el partido nazi, que prolongó una y otra vez esa "Ley Fundamental del Tercer Reich" (https://www.dw.com/es/hacia-el-tercer-reich-el-suicidio-del-parlamento/a-16695301)

Suficiente lo que hemos recogido con estos episodios de la historia relativamente reciente (hace no más de 90 años) que nos muestra en su más exacta y perversa dimensión, la calidad moral y espiritual de los cultores y mandantes del sistema capitalista, para quienes los supremos valores de la vida y la dignidad, deben y tienen que estar al servicio de los negocios y del rédito, al punto de que, como hemos visto, la aparición de Hitler en el escenario mundial y el fortalecimiento de su poder y de las ideas del nacionalsocialismo han sido parte de sus bárbaros aportes para el desarrollo y crecimiento del mundo, como lo fueron igualmente, entre otros terribles episodios, las bombas atómicas que lanzó en Hiroshima y Nagasaki cuando ya la guerra la habían perdido los países del Eje, con la muerte hacia tres meses atrás de Hitler y Mussolini (finales de abril de 1945) y pocos días después, el mes siguiente de mayo, entre el 8 y 9, el ejército nazi se rendía a las tropas de la Unión Soviética y de los aliados*, terribles armas que dejaron no menos de 350 mil muertos en fracciones de minutos, así como su artera y atroz agresión a Vietnam (décadas del 60/70), país del cual salieron huyendo despavoridos, después de haber causado la muerte a una cifra superior al millón de vietnamitas y algo más de 55 mil de sus marines** y, entre otras de sus atrocidades, las injerencias criminales a través de sus órganos de inteligencia, como la CIA, que se cuentan por decenas, como lo fueron, a título de ejemplo, el derrocamiento en Indonesia del líder de su independencia en 1964, el General Sukarno y el posterior asesinato masivo, en menos de una semana, de más de un millón y medio de militantes del partido comunista de ese país*** y el Plan Cóndor que aplicó aquí en el sur de nuestro Continente, en la década de los años setenta, que dejó una mortandad cuyos cálculos más cercanos a la realidad, indican que el número de muertos y desaparecidos entre Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil, sobrepasan las 60 mil personas****…

Notas:

(*) https://mundo.sputniknews.com/asia/201605241059996155-bombas-atomicas-horror-americano/

(**) https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/04/150429_guerra_vietnam_claves_men

(***) "… en el año 2001 los documentos desclasificados demostraron que la embajada de EEUU en Indonesia, entregó listas de militantes y simpatizantes" comunistas a los escuadrones de la muerte que ejecutaron la matanza.

En el año 2016 el Tribunal Popular Internacional en La Haya, formado por seis fiscales internacionales, siete jueces, testigos y expertos, declaró que la masacre fue uno de los mayores genocidios del siglo XX." (Para leer completa la información, haga clic aquí: http://www.pacocol.org/index.php/noticias/ddhh/6124-indonesia-53-anos-del-golpe-de-estado-auspiciado-por-eeuu

(****) http://www.granma.cu/mundo/2016-05-29/el-plan-condor-y-la-memoria-historica-29-05-2016-21-05-03



Esta nota ha sido leída aproximadamente 579 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a274279.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO