¿Se recompone el capitalismo? (II)

El capitalismo es un sistema de creación humana por lo tanto finito, llamado a desaparecer por la acción consciente y organizada de los explotados. El capitalismo no es un destino, es una imposición de la que debemos salir. El capital creó a quienes les producen, serán también quienes lo entierren. Tiene en su metabolismo contradicciones solubles e insolubles, que son el combustible y el veneno mortal de su existencia. Apenas tiene unos 500 años y ya muestra sus huesos. "Vino al mundo chorreando sangre por todos los poros" y lo sigue haciendo. En el fondo, el capitalismo es el mismo; se ha modernizado con sus revoluciones "científico-tecnológicas", pero su naturaleza destructiva y su lógica (la acumulación de capital) es la misma desde sus inicios a hoy.

Permanentemente, el capitalismo impulsa su revolución científico-tecnológica, para hacer crecer su tasa de ganancias, controlar mercados y campear dificultades. Si no revoluciona sus procedimientos, se estanca y quiebra. ES UNA REVOLUCIÓN CIENTÍFICO-TECNOLÓGICA QUE FRENA Y SE OPONE A LA REVOLUCIÓN SOCIAL; las ciencias como mercancías. Inducir la obsolesencia de las mercancías, es parte de su entramado. Ciencias para el chantaje, la dominación y el control social. El capital cuenta con un poderosísismo ejército de profesionales mercenarios, transformados en mercancías. El mercado es su columna vertebral.

El Estado-Nación burgués creado por el capitalismo, hoy para el neoliberalismo es un estorbo, un atabismo. El neoliberalismo trabaja precisamente para podarlo. Todos aquellos logros sociales, económicos y políticos conquistados con esfuerzos por la clase trabajadora, el neoliberalismo busca mutilarlos por no decir desaparecerlos. Los imperialismos de hoy, como los Estados Unidos y la Europa de la OTAN, cuando invaden países, o tumban gobiernos, no lo hacen sólo para quitar éste o aquel "régimen"; operan con una destrucción física cruel, para cambiar todo lo que se le pueda cambiar al Estado-Nación.

Estados Unidos y Europa, operan sobre Africa, con un GENOCIDIO PLANIFICADO POR ELLOS: QUIEREN REDUCIR LA POBLACIÓN NEGRA AFRICANA. Piensan financiar "elecciones" controladas, para legitimar el saque colonial de materias primas, le venden armas a estos gobiernos y a grupos terroristas, para que los pueblos se maten entre ellos. Los migrantes son apenas, sus consecuencias más visibles. Alertamos que algo parecido, estos bárbaros piensan implementar en nuestra américa. Reducir población, controlar materias primas y áreas estratégicas, es el propósito imperialista. Es la visión planetaria del capital más concentrado. ¿Que harán China y Rusia? ¿Serán impactadas?.

"La Doctrina Monroe", viene por la reinstalación del hegemonismo norteamericano. Es la recolonización de "nuestra américa". Una nueva institucionalidad, un "nuevo estilo de vida" busca su imposición. "Una Guerra Larga" la llamó Ronald Romfeld. Los Estados Unidos, aceleradamente vienen consumiendo sus materias primas, dependerán más de las importaciones. Las medidas proteccionistas arancelarias y fiscales de Trump, visibilizan más las contradicciones del sistema. Proteccionismo hacia adentro y neoliberalismo hacia afuera. En América, mano dura contra los migrantes, en Africa, invasiones y pobreza para obligarlos a marchar hacia Europa, creandole conflictos a sus socios europeos. La guerra de monedas es clara. El dólar pierde fuerza junto con el Euro. Otras monedas de países capitalistas buscan oxígeno. China y Rusia hacen valer las suyas. El capitalismo es patriarcal; paternalista. El 67% de los explotados en el planeta son mujeres, y sólo reciben a cambio, el 10% del salario. Son muestras de la crisis estructural del capitalismo.

En el siglo decimonónico, Simón Bolívar advirtió sobre "el destino" invasor y opresivo de los Estados Unidos. En 1897, con sus tradicionales tramas, los Estados Unidos lograron hacer de Hawai, el estado número 50 de "la unión". Invaden y se apoderaron de inmensos territorios mexicanos, y ayudan a la derrota de la revolución mexicana. 1899 se apropian de Guantanamo y en 1952 de Puerto Rico. En 1918, la Revolución Bolchevique, abrió las esperanzas de los pueblos oprimidos. Durante la Segunda Guerra Mundial, los imperialistas gringos financiaron al fascismo alemán, pero no pudieron destruir a la URSS. Perdieron la guerra con Korea y con Viet Nam. Destruyeron a Irak, Yugoslavia, Libia y Afganistán pero no pueden controlarlas. Están perdiendo la guerra en Siria. No pueden someter a Irán. El sionismo les impone la política externa. Rusia e Irán, están saliendo airosas de los aislamientos gringos. China le supera en el primer lugar mundial. Europa se siente molesta por los controles que EEUU le quiere imponer. La OTAN se desprestigia aceleradamente. Quieren recolonizar a "la patria grande", con su repudiable Doctrina Monroe. Cuba está venciendo el cerco. El dólar viene en picada por un tobogan. Deben más de lo que producen y su moneda es inorgánica. Dentro de su territorio crecen los desencantos. El secesionismo hace ruido dentro de su territorio. Puerto Rico, Texas y Hawai, pueden ser los primeros en iniciar la fractura. Tienen dos poderosas herramientas: el armamentismo que pesa severamente sobre su presupuesto, y sus medios de comunicación, que le permiten manipular al mundo. Pero tienen un poderosísimo enemigo: LOS PUEBLOS. El FMI pronostica severos estallidos económicos en USA y todas sus áreas de influencia para el 2020. Yo creo que serán antes.

En "La patria grande", los socialdemocratas reformistas, y "progresistas" con sus deseos de conciliación de clases, invalidaron aquello de los chamos españoles: "Si no nos dejan soñar, no los dejamos dormir". Cuántos "Caballos de Troya", cuántas "Quintas Columnas" meroden en torno a los procesos revolucionarios. Qué pena para los Chicos del Mayo Francés: "El Estado no se hunde", al menos "por ahora". Los socialdemocratas o "centro izquierdas", ayudan a sacarlo a flote. La paz puede estabilizar un gobierno, pero estos "acuerdos" frenan las luchas populares. Las conciliaciones de clases, dan al capital posibilidades de recuperación temporal. Paz con injusticias estructurales, es una contradicción insoluble en el capitalismo.

La crisis mundial del capitalismo se refleja en las crisis nacionales. Por ser una crisis de un sistema y una confrontación entre intereses antagónicos, obviamente debería crecer la presencia y participación revolucionaria, pero cuesta y duele pensarlo y comprobarlo; desde el gobierno se hacen esfuerzos por amainar los cambios estructurales. Se multiplicando la desesperanza sociales. Las prácticas reformistas socialdemocratas, frecuentemente populistas y asistencialistas, ahora ejecutadas por algunas "izquierdas", crean falaces esperanzas. El reparto de dinero no educa políticamente, puede confundir y degradar. Inducir el consumo, no es crear consciencia de clase. Enseñarle a pescar y no darle el pez es lo viable. Insólito: lo electoral pesa más que lo revolucionario.

Sin el menor desparpajo, los "reformadores progresistas" afirma que: "El Estado funciona y los privados proveen". Me aterraría ver un día en una marcha popular en nuestro país, una consigna como la observada por ecuatorianos y peruanos hace un par de años: "Váyanse Todos". Esto invalidada la política, y abre las puertas a la jauria de la ultra derecha. Cuando "la vanguardia" revolucionaria, no tiene clara la realidad, y por lo tanto no puede dar orientaciones certeras, la derecha, en particular la ultra derecha fascista encuentra enormes espacios populares de aceptación. ¿A dónde nos puede conducir "el progresismo" socialdemocrata?

"La izquierda" ha podido llegar a gobiernos regionales y locales. Son estos gobiernos, objetivos del capital trasnacional. Que el BM y el BID, les den "auxilios financieros", no debe extrañarnos. "El progresismo" se desplaza al centro y suele gustar de la conciliación clasista. Los progresistas se cuidan: vociferan contra el neoliberalismo, pero lo dejan deslizar y al mismo tiempo practican el populismo y el asistencialismo como políticas COYUNTURALES. Lo coyuntural tiene menos complejidad; les permiten impedir o diferir explosiones sociales temporales, que se iran extendiendo y tomando fuerza. Progresistas, reformistas y socialdemocratas (que son los mismos), procuran no tocar los problemas ESTRUCTURALES, que no tienen solución en el capitalismo. Corren la verruga para dejar intacto el modelo. EN LO ESTRUCTURAL, ESTÁ EL ADN DE LAS CONTRADICCIONES DEL SISTEMA CAPITALISTA. Que pena, que algunas izquierdas SUELAN MOVERSE DEMAGÓGICAMENTE MÁS EN LO COYUNTURAL y concilien en lo estructural.

Trump está en La Casa Blanca, no sólo para destruir un gobierno que molesta al capital, sino para promover la reconstrución total y hegémonica del capital. Trabajan para la dominación planetaria del capital más concentrado y trasnacionalizado. Esto pasa por lo que la OMC (Organización Mundial del Comercio) llama, la creación de una "Constitución Mundial del Comercio", controlada por las más poderosas trasnacionales. La globalización ahora sería "más eficiente". Pero, les será completamente imposible reconstruir, recomponer y salvar al capitalismo. Las contradicciones esenciales del capital, que son estructurales, son insolubles; sólo desaparecerán con el modelo que las contiene. A quienes ayudan al capital, sin ser ellos capitalistas, les puede pasar lo que se suele hacer con los preservativos: Uselo y botelo. (Hasta el próximo sábado)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1192 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: