Historia sinónimo de conciencia

"No hay peor ciego que el que no quiere ver", reza el adagio popular. Hay gente que se empeña en no querer ver la verdad, ya sea porque le da miedo, porque no le gusta o porque simplemente está mejor creyendo sus propias mentiras. El estudio de la historia trae consigo su memoria, el acontecer desde la época de "Maricastaña", pero más allá nos brinda conciencia, nos permite situamos con una visión integradora y contextualizada en el conocimiento de la humanidad.

Desde esa perspectiva NuestraAmérica debe unirse en la búsqueda de producir conocimiento científico articulado en las luchas populares de los pueblos, los humildes, los campesinos, pescadores, cultores, obreras y obreros y tanta otras capas sociales excluidas en un nuevo mundo emergente que debe desarrollarse al margen de los patrones del neoliberalismo europeo o norteamericano, anteponiendo nuestra experiencia milenaria de organización social, ante las pretensiones exclusivistas y racistas ocultas en los disonantes y manipuladores ideales del iluminismo, de su noción ideológica del progreso capitalista, que nosotros buscamos anular y al mismo tiempo destruir.

Debe abrirse un periodo de movilizaciones democráticas que refuercen la los anhelos libertarios acerca de integración regional de un hemisferio que estuvo unido hace 5 mil años en el desarrollo de civilización Caral la cual fue descubierta por la arqueología en el año 1995 y su polo se sitúa en gran parte en el espacio territorial del Perú, aprobada en 2009 por la Unesco como patrimonio de la humanidad.

Las implicaciones estratégicas de estos comentarios, sobre todo por la criminalidad de EEUU son pertinentes, al considerarse al imperialismo yanqui con el derecho de tener acceso a los recursos naturales nuestros, esto es, al reservorio de agua, energía, biodiversidad, recursos forestales, tierras para la producción de todos los alimentos que se requieran, no sólo para la región latinoamericana y caribeña, sino también para el mundo en su conjunto, todas las fuentes primarias de energía. Como dato importante que lo certifica la historia poseemos mujeres y hombres que han ofrendado su vida por la Patria Grande, pueblos combatientes que han demostrado fehacientemente cuan inmenso es nuestra gente cuando se coloca frente a los ingentes retos que reclama esa Patria Grande, he allí NuestraAmérica. Luego, EEUU al sopesar nuestras inconmensurables riquezas y relacionarla con la de ellos que ya son concluyentes ha adoptado como doctrina en su geopolítica el hacerse de estos bienes como un asunto de "seguridad nacional", esta es la razón de los movimientos militares crecientes en dirección a las fuentes de minerales, energía y de agua, así como el injerencismo y la coyunda con gobiernos títeres para aupar golpes de estados en pueblos progresistas como Nicaragua, Bolivia, Venezuela en los que ha logrado un mediano éxito como el caso de Brasil. Somos una sola Patria Grande por nuestro origen histórico, nuestra cultura, nuestras creencias, nuestra lengua y hasta por lo problemas y amenazas comunes que enfrentamos y somos además un territorio de Paz.

Sin embargo, si hacemos un balance cuidadosa desde cualquier óptica subsumida en la realidad el potencial de los recursos naturales en el campo de la minería donde sobresale la importancia estratégica del agua, en estado actual del conocimiento científico se puede concluir sin miramiento alguno que el centro del sistema mundial y en lo particular EEUU son profundamente dependiente de los recursos naturales de nuestro hemisferio latinoamericano.

Los conclaves sobre temas vitales que atañen a la propia existencia de toda forma de vida en nuestra Madre Tierra en los que se incluyen discusiones como soberanía, recursos naturales e hidro-energéticos, preservación de la biodiversidad y la Amazonía como área de preservación y de disputa, se colocan en el centro del debate político en la compleja disyuntivas de contradicciones que el capitalismo busca anular para posesionarse de NuestraAmérica.

Entiéndase que las controversias globales por los recursos naturales, su gestión económica y científico, abrió un amplio espacio de interese en conflicto en la región lo cual deje entrever la existencia de dos proyectos contrapuestos y excluyentes entre sí, por una parte tenemos la afirmación de nuestra soberanía como base para el desarrollo integracionista lo cual incluye integración regional y, al mismo tiempo está la reorganización de los intereses hegemónicos de EEUU en el continente que hace lo suyo a través de una guerra asimétrica permanente para debilitar lo primero.

Por ello, la necesidad ineludible e irrenunciable de echar a una lado las diferencias y por el contrario al unísono todas y todos debemos contribuir con la construcción de una visión estratégica de los recursos naturales, en especial los minerales no combustibles, en la geopolítica de la integración de NuestraAmérica incorporando en el análisis los intereses en disputa en el hemisferio; debemos estudiar la problemática regional desde una óptica global del capitalismo como constructor social y económico incluyendo dicho estudio desde una visión histórica, esto con el propósito de construir escenarios prospectivos.

La lucha por la soberanía de los recursos naturales y energéticos aunados al crecimiento de una conciencia ecológica, se han convertido en elementos profundamente movilizadores, inquietantes y dinamizadores de los movimientos sociales en los pueblos del mundo. Esto ha dado pie para el surgimiento de una agenda que exige cambios teóricos y prácticos muy concientizadores para viabilizarse.

Esto significa una economía de transición definitiva hacia el socialismo en la que la población y no las "leyes del mercado" o un poder autoritario deciden las prioridades para el buen vivir. Esta transición significa una ruptura con la ideología productivista del progreso, orientándose hacia un nuevo modo de producción que tiene por objetivo una nueva civilización, basada en principios de igualdad, solidaridad, democracia participativa y protagónica de los pueblos y en un modo alternativo de vida que busque reorientar los hábitos de consumo si es que deseamos darle continuidad a toda forma de vida en nuestra Madre Tierra.

Allí está la historia como fuente generadora de conciencias probas y facultas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 832 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Vargas

Alberto Vargas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a265611.htmlCd0NV CAC = Y co = US