Cívico/Mílite

"Quítenseme de delante, los que que dijeren que las letras hacen ventaja a las armas…" Quijote (I, 37), de pasodoble, la RAE, macheteó a Cervantes, en la graciosa preposición irónica, "de", y no nos consultó que iba a someter la originalidad de la obra a letricidio antes del IV centenario, a sabiendas, de que lo que abunda no daña lo escrito. A finales del capítulo, comienza el discurso de los casos límite contradictorios de las letras/de las armas, al igual lo cívico/lo mílite, aspectos límbicos antagónicos de los de más de 8 millones que hay en este mundo plagado de contradicciones y de sucesiones armónicas de instantaneidades simultáneas contradictorias, de la geometría védica upanishad ser/noser, modernidad ilustrada originaria, representada en el lienzo blanquinegro de la significatividad del yin/yang, de pareadas pirámides kelsenianas límite paradójicas, o del lujurioso borroso 69 cojedeño. Nuestro Padre Libertador, decidido expresaba siempre: "Jesucristo, Don Quijote y Yo, hemos sido los más Insignes Majaderos de este Mundo." El Libertador, a buen seguro, que junto con el cayo liberador férreo, culo de hierro a según Gabriel García Márquez, en El General en su Laberinto, cargaba en el morral a Don Quijote de la Mancha, y que sobre la marcha se juntaban las letras y las armas, y en correspondencia con Jesús Cristo, concentraban todas sus fuerzas en los párpados de los ojos, que les permitía dormir y vigilar, despertando melatonina, adrenalina, alejando insomnios, mosquitos y depresiones, a más de María Magdalena, Dulcinea del Toboso, y Manuelita Sáez, los besos no faltaban, que hoy se ha demostrado que un soberano beso lujurioso lleva la fuerza volcánica inconmensurable para que de la controversia, convergencia/divergencia, emerjan, lucha, batalla y victoria, con que nuestro Comandante Eterno, arropábase, pues nombraba a Cristo, mílite de la liberación de los pobres, y víctima del Imperio Romano, en que lo mílite estaba por encima de lo cívico, no había equilibrio, ni reciprocidad, ni la unidad, pero sí lucha contradictoria clasista; a Don Quijote a Simón Bolívar, y él, majaderos del mundo. Ahora, con quién en la realidad, besábase el Comandante Eterno, para tener esa característica que sale de los párpados de los ojos nazarenos. Notorio, manifiesto y comunicacional, enseñábase a aguzados conocidos faquires tropicales, Bolívar y Chávez, que concentraron su poder en parpadeadas lunas cristianas quijotescas nazarenas, poder engastado con memoria e imaginación, a la sazón, al magín de Cristo y Don Quijote.

Si Cristo, Don Quijote, Simón Bolívar y Chávez, majaderos del mundo, cada uno de extraordinaria memoria e imaginación, que imaginaban lo imaginable y lo inimaginable, y antes que Luis Alberto Machado, aquellos, desarrollaron la inteligencia, con capacidad de pensar, de expresar lo pensado, capacidad de valorar y de ubicación, de curiosidad y discernimiento, y de inspiración instantánea ingeniosa, base operacional bolivariana, o sea, método y resultados, medio y fin, idea socrática ramossucreiana, de natura/persona, con optimalidad ortogonal pitagórica (/). Si probado, demostrado, argumentado y razonado, todo lo dicho; entonces la educación venezolana, ha de tomar a los majaderos del mundo para el desarrollo del pensamiento parvulario infantil, y a retomar, Presidente Maduro, en tiempos de indultos, perdones, amnistías, gracias, liberaciones, conmutaciones, remisiones, absoluciones, de condonaciones, exenciones; y de castigos y condenas; ergo, de la paradoja sexual parabólica, condones/condenas, con optimalidad ortogonal pitagórica, penumbra borrosa whitmaniana, espacio muestral sombrío, partidos por el tercio incluso aristotélico (1/2), desde donde se ha de dar el golpe feroz cesarvallejoiano hacia el Desarrollo del Ministerio de la Inteligencia, de palabras pareadas paradójicas peregrinas, en esta nueva etapa del proceso histórico venezolano sinusoidal de cambios y transformaciones, eterna noria notoria en unidad de contrarios de los casos límite contradictorios, cívico/mílite, que lo han sido, asina, la raigambre de los grandes e insignes majaderos del mundo, entre los cuales Bolívar y Chávez, de las letras/de las armas, de la ingeniosa obra borrosa hidalga cervantina como estupenda ironía desarrollable realizable.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1170 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a264165.htmlCd0NV CAC = Y co = US