Disturbios ideologicos a vencer

Resultado de imagen para volver a marx

El tema de los efectos de ciertos disturbios ideológicos sobre la conciencia colectiva es más difícil que abrirse paso en una selva enmarañada.

El llamado socialismo real se derrumbó en meses a manera de hilera de piezas de dominó y eso ha tenido impactos nocivos no superados.

El Partido Comunista de China construye el capitalismo en su fase imperialista.

Viet-Nam ya no expresa su histórico y heroico anti-imperialismo, mientras su "socialismo" se infecta cada vez más de capitalismo.

Y todo esto genera tormentos cerebrales colectivos difíciles de contrarrestar en esta etapa de evidente decadencia de la civilización burguesa, cargada de potencialidades y posibilidades revolucionarias.

Pero hay más.

La dirección de las FARC-EP aceptó el desarme unilateral con el Estado Terrorista aun intacto, con los paramilitares activos y las siete bases gringas instaladas en su territorio. Ya van más de 200 asesinados en "paz" y el comandante Santrich ha sido vilmente acusado de narco-corrupción y amenazado de extradición, mientras Estados y partidos del campo de las izquierdas ablandadas no dicen ji, ni sobre ese balance trágico ni en materia de solidaridad.

Gobiernos y líderes de procesos de cambios esperanzadores han quedado atrapados en las redes de la corrupción, no se han atrevido a profundizar las transformaciones cambios y hasta han facilitados los planes contrarios de las derechas y EEUU.

Ciertos socialismos del siglo XXI siguen contemporizando con el capitalismo en medio de la implacable contraofensiva imperialista.

  • LA PERVERSIDAD DEL ENEMIGO NO DEBE USARSE PARA ENCUBRIR LAS FALLAS PROPIAS.

No han faltado una "izquierda" y un "progresismo" aliados a la corruptela de ODEBRECHT y corporaciones parecidas.

La defensa de esos corruptos y esas corrupciones preferidas se asumen a nombre de la justa lucha contra el imperio y las derechas, contaminando combates merecedores de otros tratamientos.

Los empeños reeleccionistas, con acompañamientos clientelistas y privilegios injustificables instrumentados por ciertas izquierdas, se parecen demasiado a los de las derechas, sin que falten las triquiñuelas legales para imponerlos. Las direcciones colectivas y la alternancia de liderazgos no terminan de consolidarse.

No escasean prácticas de nepotismos a nombre de la revolución… hasta el colmo de colocar un matrimonio en una fórmula presidencial.

Tampoco se ausentan los pactos con las cúpulas eclesiales para aplastar los derechos de las mujeres, medidas neoliberales para sajar los déficits que genera la corrupción de Estado y represiones contra descontentos masivos "justificadas" con lo del aprovechamiento a cargo de opositores derechistas y agentes de EEUU.

El pragmatismo estropea la ética revolucionaria.

El conservadurismo embota la lucha contra el gran capital que da sustento a fuerzas neofascistas que sabotean los procesos de cambios y erosionan su popularidad inicial.

Las banderas oficiales petistas, efemelenistas y sandinistas, por ejemplo, lucen desteñidas y raídas, pierden sus místicas originales y pasan a ser defendidas, más que por encarnar las esperanzas y los sueños de antaño, para cerrarle el paso a una derecha feroz y a un imperio voraz.

El accionar es defensivo, la capacidad ofensiva se ha reducido, aunque vale citar en positivo la iniciativa de la nueva Constituyente en Venezuela

En vida, líderes apreciados son sujetos de acusaciones de corrupción, algo que nunca se pudo esgrimir contra un Lenin, un Che y un Fidel. Claro que el enemigo atiza, pero logra efectos concretos cuando sus blancos de ataque se han tornado vulnerables.

Los nuevos Estados o los Estados con nuevos inquilinos, las nuevas burocracias y las nuevas partidocracias, vestidas de colores contestatarios y poseídos de un lenguaje revolucionario, tienden a frenar o tragarse las transformaciones estructurales, y se conforman con exaltar los logros -algunos significativos y otros limitados y frágiles- de un proceso mediatizado e inestable.

Las potencias aliadas, en tanto tienen contradicciones con EEUU y demás componentes del sistema imperialista occidental, son presentadas exclusivamente como factores virtuosos sin reparar en sus esencias capitalistas y su nueva impronta imperialista.

Así, China y Rusia, que ciertamente hacen de contrapeso de EEUU, UE, su Pentágono y la OTAN, son exculpadas de un salto de su pasado pro-socialista al ordenamiento capitalista multi-polar y de su conversión en imperialismos emergentes. A veces pareciera que se hace una traspolación mecánica de la ex-URSS y la ex China Popular al presente de ambas potencias.

  • EL ANTICAPITALISMO NO ES SIMPLE RETORICA, EL SOCIALISMO MENOS.

A cualquier cosa se la llama izquierda y cualquier cosa se califica de socialista o comunista. Una retórica vacua reemplaza el enfoque de clase y la crítica científica al capitalismo realmente existente.

A procesos de transición al socialismo se le llama socialistas. A procesos de reformas estructurales, o a cualquier reforma social dentro del capitalismo, se le llama socialismo.

Como "comunismo" -proyecto de sociedad a alcanzar mediante transformaciones de largo aliento, que implican abolición del capitalismo a escala planetaria, predominio absoluto de la propiedad colectiva y extinción de todo tipo de Estado- se etiqueta hasta la China actual, predominantemente capitalista y a CUBA en medio de una transición difícil impregnada de resistencia a la recolonización imperial y al pro-capitalismo.

Abundan así los disturbios ideológicos imposibles de detectar y desmontar desde visiones dogmaticas y anquilosadas que echaron raíces en la conciencia de no pocos/as militantes, activistas y dirigentes de larga trayectoria revolucionaria, socialista, comunistas. Un disco duro difícil de conmover.

Se trata de de disturbios ideológicos a vencer, que moldeados por la maquinaria mediática del capital y sin la contrapartida crítica necesaria, generan enormes confusiones a nivel de pueblos y no pocos entrampamientos que conspiran contra la delimitación de campos y la conformación de las fuerzas y opciones transformadoras anticapitalistas.

Así las cosas, las causas de fondo que determinan la recuperación de las derechas y la vulnerabilidad de los proyectos emprendidos, están siendo obviadas; forzando desde los poderes establecidos en dificultades a que se asuma la necesria defensa de los mismos sin independencia y sin el menor espíritu crítico superador.

Debería hacerse un gran esfuerzo por desmotar esas construcciones ideológicas que confunden y entrampan, y por ganar autoridad a base de ser leales a la verdad sin temor a decirla y sustentarla.

Hay que volver a la creatividad y a la ética de los/as grandes pensadores/as y luchadores/as históricamente comprometidos/as con la superación del capitalismo, incorporando todo lo nuevo que encierra su evolución y las enseñanzas de las luchas libradas, sus reveses y victorias, sus avances y fracasos; para recrear lo nuevo y lo distinto a este mundo al que los dominadores de hoy le imponen una ruta perversa y destructiva.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2094 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: