Un buen obsequio a 100 años de la Revolución Rusa

Carta del líder histórico del PCV, Gustavo Machado, al novelista y expresidente Rómulo Gallegos

A los camaradas y amigos de la Revolución Bolivariana y a quienes, sin serlo, sienten la Patria hasta en la vísceras, como lo decía Augusto Mirajes, les obsequiamos esta carta histórica* que debe ser leída y divulgada tanto como sea posible, porque hace parte infaltable de la documentación política necesaria para entender el quiebre y el fracaso de los factores de poder que secuestraron el país por cuarenta años para esquilmarlo y entregarlo a las fauces insaciables del imperialismo estadounidense, tal y como sucedió luego del Pacto Fijo, el cual no fue otra cosa que el Pacto de Nueva York suscrito entre Betancourt, Caldera y Villalba, pocos semanas antes de la caída de Pérez Jiménez, cuyo principal auspiciador, tal y como lo vio el mundo todo, lo fue el magnate petrolero Nelson Rockefeller, cuya familia era y aún lo sigue siendo, una de las mayores accionistas de las hoy 34 empresas petroleras subsidiarias de la que se la conoció como la Standard Oil Company and Trust, entre las cuales sobresalen la Exxon, la Conocco Phillips, la Chevron, la British Petroleum y la Mobil y de otras miles de corporaciones industriales y financieras de todo tipo y calibre en este mundo occidental y cristiano…

En esta carta se muestra al Betancourt salido al exilio en 1949 cómo ya él hacía mucho rato había tejido vinculaciones muy estrechas con factores de poder gubernamental estadounidense y figuras del gran capital transnacional y a tanto llegó en esa asquerosa tarea de ofrecerse ante el imperio para servirle como un auténtico cipayo, frente a un posible cambio de gobierno en su país, que hasta al maestro Gallegos en su exilio en México, le controlaba no solo lo que decía o lo tenía que callar, sino hasta con quiénes no debía reunirse y más aún que hasta llegó a los extremos, por demás inocultable para muchos de sus propios compañeros de partido en el exilio, lo cual lo supimos -entonces- de boca de una dama muy adeca y muy cercana a él, fallecida hace ya varios años, a quien quisimos muchísimo y que en respeto a su memoria mantendremos su nombre en reserva, que durante una visita de vacaciones que ella hizo a Washington (1950) se enteró, muy complacida, tal y como nos los contó a viva voz en aquella ocasión, que Rómulo fue una persona muy apreciada y respetada en el Departamento de Estado y tanto lo era, que de allí recibió toda la protección que necesitaba, pues tenía a su servicio no solamente un vehículo, sino guarda espaldas del FBI durante las 24 horas del día y eso, nos lo decía ella, repetimos, con cara que expresaba satisfacción a raudales, "nadie nos lo contó, lo vimos con nuestros propios ojos…" Vale decir, en honor a su memoria, que mucho antes de irse de este mundo, ella se había deslindado del adequismo y expresaba su simpatía y su mayor respaldo a la causa de la Revolución Bolivariana…

Sobre este tema, es bueno recordarles a nuestros lectores que Betancourt logró que Don Rómulo Gallegos le pidiera disculpas al Departamento de Estado de los Estados Unidos por haber dicho en el aeropuerto de la Habana que el gobierno de ese país había participado en su caída, luego de haber sido derrocado por los militares en noviembre de 1948, pues no fue secreto alguno que el jefe de la Misión Militar Yanqui en el país, el Coronel Edward F. Adams estaba ese día en el Cuartel del Palacio de Miraflores, lo cual es más que suficiente prueba para hacer evidente no sólo la injerencia gringa en el golpe, sino esa especial habilidad que desarrolló Betancourt para engañar y manipular hasta sus propios compañeros de tolda política, como parte de la estrategia que se había trazado para retornar al poder en su país y de otra parte, algo sobre lo que muy poco o casi nada se ha escrito, qué pasó con el gran Partido del Pueblo, Acción Democrática (?), que dos días antes del derrocamiento de Gallegos, a través de su diario El País y a grandes titulares, como si fuese una poderosa fuerza disuasiva que sería imbatible, muy segura del éxito de su advertencia, anunció que todo el pueblo saldría a la calle con la CTV a la cabeza, si se intentara un golpe Estado contra el Maestro y, lo que vimos ese día 24 de noviembre de 1948, fue una ciudad de Caracas vacía, sin un alma en la calle, tomada por fuerzas militares y uno de los primeros en refugiarse en una embajada fue Rómulo Betancourt, por cierto que -entonces- corrió la versión de que la embajada de Colombia le abrió las puertas a las 9 am, antes del derrocamiento de Gallegos que ocurrió a la 1 pm…!!!

Imágenes integradas 1

Pérez Jiménez y el Coronel Edward F. Adams

"A Rómulo Gallegos desde la Cueva del Humo del Cuartel San Carlos, Agosto de 1964, Gustavo Machado"


"BETANCOURT TE HA CONVERTIDO EN UN MAESTRO SIN DISCIPULOS"

He dejado pasar intencionalmente la euforia de la semana conmemorativa llena de ceremonias, publicaciones y homenajes de diversa índole. Tengo motivos suficientes para suponer que estas líneas no han de causarte sorpresa mayor. Residiendo ambos en Venezuela, aunque en situaciones contrapuestas, alguna manifestación mías debías esperar durante el jubileo –que no jubilación, pues ésta tuvo lugar en 1961-, celebrado en torno de tu nombre.


Ahí van a todo riesgo. No me mueve, Rómulo, -tú me conoces-, un amargo y mezquino desahogo. Como combatiente indoblegable, en mi espíritu no hay sitio para el resentimiento innoble. Mas, es la lucha contra los enemigos de mi pueblo y de mi patria contra quienes les han sometido al extranjero explotador; contra quienes han envilecido el concepto de independencia y de democracia, contra esos, yo abrigo, te lo confieso, un justiciero y bolivariano odio irreconciliable.

EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO

Es ocasión propicia este secuestro político para evocar hechos del pasado reciente, despertando el recuerdo con las informaciones de los honores que hoy se te brindan. Al pasar revista a la vida del exilio vienen a la memoria inolvidable remembranzas. Ha transcurrido una década desde los días cuando en México conmemoramos tus 70 años y los 25 de la primera edición de "Doña Bárbara". Recuerdo con singular nitidez la fervorosa participación en los desterrados venezolanos de ideologías diferentes, la concurrencia con igual diligencia de los revolucionarios procedentes de la zona del Caribe y los refugiados españoles, con la misma variedad y riqueza de matices en cuanto a organización política y credo filosófico; y también –hecho muy significativo-, como allí se hizo presente un importante sector del pensamiento mexicano más avanzado en el campo literario, político y social.

Doy por seguro que tú rememoras, al menos con igual lucidez que yo, como se enlazaron en aquel homenaje internacional, de un lado, el reconocimiento de una extraordinaria obra literaria cumplida y, del otro, la cálida solidaridad con la causa de la patria de Bolívar, sumida en el oprobio de la dictadura. Era que el Novelista y el Presidente en el ostracismo encarnaban para muchos al Maestro de la juventud que había impartido enseñanza a varias generaciones de actuación destacada en la vida política venezolana.

CIERTO DESCUIDO CON EL GENERAL CARDENAS

Aquella amplia conjunción de valores y de tendencias en el agasajo culminante fue realzada con la presencia del general Lázaro Cárdenas, la cual, como era natural, provocó emocionado entusiasmo entre los numerosos refugiados españoles y revolucionarios latinoamericanos. No sé si te acuerdas de algunos detalles en relación con el Divisionario michoacano en aquella oportunidad: fue invitado de última hora, exactamente, la víspera. Ese día, en horas de la tarde, tuvo la primera noticia del acto por parte nuestra, en la casa de un viejo amigo mío, el general Roberto Calvo Ramírez, y posteriormente, en horas de la noche, se encontró Cárdenas contigo de manera ocasional en fiesta social de un amigo común en donde tú le convidaste formalmente. ¿Era aquel "descuido" una simple inadvertencia con relación al personaje que tan generosa hospitalidad te había brindado en Morelia? O más bien como parecen demostrar los hechos ulteriores, ¿obedecía aquel "olvido" a un deliberado propósito para debilitar nexos y entibiar inclinaciones renovadas en tu espíritu, con el "cardenismi"? A medida que pienso en ello me reafirmo en la convicción de que la nimiedad aparente era parte de un plan que se fraguaba alrededor de tus opiniones, tus movimientos y tus amistades. El "betancourismo" había decidido prevenir la repetición de tus "imprudencias", que amenazaban comprometer el retorno al Poder a través de la ayuda de Rockefeller y del Pentágono. Tu amistad con Lázaro Cárdenas era para Betancourt una imprudencia antiimperialista agravada con el virus del agrarismo. Entonces había que organizar un cordón sanitario que te aislara, que estorbara toda veleidad democracia consecuente, o que la sofocara en el momento de producirse; pero había que hacerlo con mucha habilidad. Si haces un esfuerzo de memoria descubrirás una cadena de "nimiedades", todas de la misma índole. ¿Te acuerdas cuantas dificultades encontrábamos en México para hablar a solas contigo y como eran estrictamente controladas tus fotografías en compañía de personas que pudieran comprometerte? Mencionar al Coronel Adams y las palabras con que tu señalaste su injerencia en el golpe de 24 de noviembre de 1948, era considerado provocador, al punto de que tu mejor posición en la vida, como fuera tu carta desde la Escuela Militar después del derrocamiento, fue excluida del libro "Una Posición En La Vida". Y si insisto en lo de Cárdenas es porque reviste un significado preciso. En México, tú lo sabes igual o mejor que yo mismo, frente a Lázaro Cárdenas no se puede pasar desprevenidamente. Sucedió que después, durante el banquete, el hecho de no habérsele preguntado si algo deseaba decir –todo el mundo lo esperaba y él mismo tenía en el bolsillo las cuartillas con el saludo-, constituyo un evidente desaire a la más recia personalidad política mexicana. No se trata de una especulación mía, gratuita, pues allí mismo me referí a ello. El saludo de Cárdenas, el que llevaba en el bolsillo, fue publicado ulteriormente.

LA DECADA DE LAS DEFINICIONES

¿Cómo ha incidido estos últimos 10 años sobre ti, sobre la trayectoria del político y el novelista? ¿Cómo han influido sobre la autoridad y la reputación del Maestro?

En este punto, a mitad de la segunda página, me pregunto si esto tiene en realidad alguna utilidad política o moral para el movimiento revolucionario; si, al llegar a tus manos, vas a entender su auténtica intención sin permitir que otras retuerzan su leal sentido; pero, a lo mejor, también puede ocurrir que estas líneas se queden enredadas en el cerco alambrado de seguridad, sin que te enteres de su contenido. De todas formas, como es tema de actualidad, proseguiré en la decisión inicial. Voy a permitirme un recuento crítico de las incidencias del tiempo transcurrido y de los acontecimientos que hemos vivido. Arduo y escabroso es el asunto porque pueden entrar en juego, contra mí, multitud de juicios y de prejuicios, de sentimientos y resentimientos de subjetivismo irrefrenable, la vanidad y el amor propio heridos y tantas cosas perviven en el alma humana, conscientes unas, soterradas e inconfesadas las más numerosas.

Pese al tal riesgo, me pregunto, ¿y si logro despertar en ti una vigilante actitud de defensa frente a la camarilla betancouriana que pretende sumir al Político, al maestro y al Novelista en el fangoso tremedal de su macartismo colonialista?

Tanto la sinceridad como la fe son elementos absolutamente subjetivos y se les admite o rechaza, mas no se discuten. Pero la sinceridad a diferencia de la fe, mientras más se la pregona mayor duda y desconfianza despierta. A pesar de esto, y a despecho del peligro de sembrar dudas, voy a insistir en mis buenas intenciones.

AMBOS HEMOS RECORRIDO LARGO CAMINO

Tú y yo hemos recorrido ya un largo trecho del camino. Por allá, en 1913, tu de maestro y yo de alumno tuyo; perdimos contacto después durante algunos años, para encontrarnos de nuevo en 1931, en Nueva York, en el exilio, que para ti apenas comenzaba, en tanto que para mí era ya de más de 10 años; a la muerte de Gómez regresamos a Venezuela, tu a encargarte del Ministerio de Educación y a quedarte en el país, y yo para volver al destierro en 1937. A raíz del derrocamiento de Medina Angarita –tenía yo dos o tres años de habérseme permitido el reingreso al país- nos encontramos en campos opuestos, logrando tu una honrosa y destacada posición, y en la oportunidad de tu derrocamiento, mi actitud y la de mi partido, el Partido Comunista de Venezuela, fueron irreprochables desde el ángulo de ustedes. Ni los grillos de Juan Vicente Gómez, ni los barrotes y las "esposas" de Eleazar López Contreras, ni las rejas de Marcos Pérez Jiménez han logrado incrustar en mi carácter asperezas y amarguras. Tampoco lo han alcanzado tus "muchachos" carceleros, Rómulo Betancourt y Raúl Leoni, con esta prisión -tan arbitrarias como las otras- que tampoco enturbia mi mente ni mella mi sensibilidad. Y si los meses pasan, para mí con extraordinaria celeridad como suele acontecer después de los 60 años, y con torturante lentitud para los familiares y amigos en goce de la libertad, conservo sin embargo una salud inalterable, afectada quizá en cierto modo por exceso de ella misma.

AQUÍ MURIÓ PONTE RODRIGUEZ

No es una paradoja. me ocurre lo que algunos deportistas que no siguen los buenos consejos del "mánager" prudente y al exagerar en el esfuerzo por conseguir mayor destreza, se pasan en los ejercicios y caen en el entrenamiento desmedido, en el "over-training", como diría Rómulo Betancourt en una de sus truculencias habituales, aprendida ésta de Muñoz Marín o Teodoro Moscoso. Con desplante similar podría decirte que me encuentro "over-healthy", es decir, con demasiada buena salud, debido al reposo exagerado que me imponen obligatoriamente en esta bendita "Cueva del Humo" del Cuartel "San Carlos"; y me perdonas la factura pitiyanqui. No vayas a imaginar, sin embargo, que nos encontramos todos en sana salud, ya que contemplamos "esa franja azul que los reclusos llaman cielo" solamente cuando dos o tres veces por semana, se nos lleva a tomar sol durante hora y media. Sin asistencia médica acaba de morir, a pocos metros del sector donde nos encontramos, el Comandante Manuel Ponte Rodríguez, de infarto cardiaco. El gobierno anterior, en lugar de haberle dejado en el Hospital Militar, a donde fue llevado a raíz de la primera crisis lo regresó al "san Carlos" en septiembre de 1963, a pesar de la protesta de familiares y amigos y de la comunicación de la hoy viuda, haciendo responsable al Gobierno, directamente al general Briceño Linares, de la vida de su marido. Raúl Leoni ha dejado todo igual y ahí tienes la consecuencia. De mengua puede morir cualquiera en este encierro si la emergencia se presentara en día festivo, o en hora muerta del día o durante la noche. Sin asistencia médica, la agonía del Comandante Manuel Ponte Rodríguez se prolongó por más de hora y media.

Tanto Andrés Eloy Blanco como Rómulo Gallegos fueron literarios prestados a la política, como se complacía en proclamarlo el más grande poeta del pueblo venezolano y creo que tú mismo lo has reconocido en diversas oportunidades.

TE HAN REDUCIDO A LA IMPOTENCIA

Pero a ti, como político, te han reducido a la impotencia y a la inactividad total, a una suerte de capitis diminutio. Por eso no te enumero acontecimientos sobre los cuales he procurado conocer tus puntos de vista, y si has emitido alguno, no ha llegado hasta mí. Por ello, no te pregunto si estas en cuenta de la larga lista de asesinatos a sangre fría en las calles y hogares venezolanos y de los caídos en las operaciones de brutal genocidio practicadas por el gobierno de Betancourt-Caldera-Briceño Linares. Es probable, por otra parte, que hayas admitido la versión policial de Carlos Andrés Pérez, Luis Augusto Dubuc, Manuel Mantilla y Gonzalo Barrios sobre la violencia, así como en relación con el asesinato de policías, adecuado todo ello para justificar la represión, las torturas, los detenidos políticos y los homicidios impenitentes. Quiero de todas maneras hacerte un breve recuento del origen y de la trayectoria de la violencia.

1. Elegido Betancourt en diciembre de 1958, se dedico desde ese momento hasta el 13 de febrero de 1959, a realizar una campaña anti-comunista y anti-soviética en el seno de las Fuerzas Armadas.

2. Ese mismo 13 de febrero, en el acto solemne del cambio de poderes en el Congreso, lanzó Betancourt la agresión según la cual a los comunistas había que "asilarlos y segregarlos", lo cual significaba en la práctica orden terminante de ruptura de la unidad en los organismos de masas, y a los cuerpos policiales la directiva de persecución sistemática.

3. Orden del presidente Betancourt en el mes de abril de 1959 de arrebatar al pueblo, tildándolo de bochinchero, la calle que en enero de 1958 sirvió de campo de batalla para el derrocamiento de la dictadura.

4. Agresión policial a tiros contra los desempleados, en agosto de 1959, con saldo de 4 muertos y muchos heridos, en ocasión de una pacífica y ordenada manifestación de aquellos.

5. Envío a Santa Elena de Uairén de jóvenes y desempleados acusados falsamente de vagos y maleantes, con el propósito de amedrentar el espíritu de justa protesta.

6. Maniobra de Betancourt, en 1960, que provoca el rompimiento con el sector más joven, más brillante y preparado de AD, el cual recoge las banderas de los principios revolucionarios y de retorno a la tradición democrática y anti-imperialista de ese partido. En abril de ese mismo año nace el MIR. De allí en adelante, se recrudece la ofensiva policial, en particular contra los nuevos disidentes. Es oportuno observar que nadie ha hablado hasta ese momento de línea insurreccional, ni siquiera de oponer alguna forma de violencia defensiva ante la destacada violencia policial.

7. Agresiones, primero en octubre y luego en noviembre de 1960. En octubre, cuando una inmensa movilización de masas logra la libertad del poeta Muñoz, del estudiante Pérez Marcano y del abogado Humberto Cuenca, no obstante la arbitrariedad y los atentados de los cuerpos represivos. En noviembre, la agresión oficialista está planificada y obedece a lineamientos cuidadosamente preparados. Es el "Plan Macuare"-como se le llamaba en la jerga militar- de ofensiva combinada contra los barrios caraqueños del 23 de enero, Lomas de Urdaneta, Simón Rodríguez, Lídice, Marín, Manicomio y otros, y contra los liceos Fermín Toro y Andrés Bello y, por supuesto, contra la Universidad Central de Venezuela. La violencia oficialista arroja un saldo trágico de 24 muertos, sin ningún auto-defensa popular organizada. Entre los muertos encuéntrense niños de corta edad, liceístas, universitarios, mujeres y ancianos, desempleados y profesionales.

8. Empieza a aplicarse la orden de "disparar primero y averiguar después", que más tarde seria impúdicamente formulada en un discurso presidencial. Hasta el 16 de junio de 1963, hace poco más de un año los asesinados -de los que hay constancia periodística- por el aparato represivo de Betancourt-Copei, alcanzaban a 127, algunos de ellos atormentados bárbaramente antes del homicidio, o muertos, en el momento de la tortura.

9. Si se inician, en el mismo mes de octubre de 1960, los asaltos contra la prensa de oposición, que van a constituir una larga lista de tropelías, usurpando de hecho el Ministro de Relaciones Interiores la omnímoda e inconstitucional facultad de permitir o no la edición de un periódico.

Me resulta difícil admitir que un aislamiento tal de la vida política venezolana que te haya hecho ignorar todo cuanto acontecía. ¿Es tan cerrado acaso el cordón sanitario que no permitió que hasta ti llegara el eco de la tragedia?

ARGUCIAS DE SENADURIAS VITALICIAS

Quisiera hablarte brevemente de tu senaduría vitalicia. Al promulgarse la nueva Constitución, siempre bajo el imperio de la suspensión de garantías, te entregan la jubilación bajo la forma de una senaduría vitalicia: va a disfrutar de la misma prerrogativa el general Eleazar López Contreras, el enjuiciado por peculado a raíz de la llamada Revolución de Octubre, más este manto de olvido persigue una doble finalidad: apaciguar a un sector reaccionario de las Fuerzas Armadas y demostrar ante el Departamento de Estado y el Pentágono la magnitud del cambio operado en el seno del betancourismo. Y, por último, se piensa al mismo tiempo en una "guarimba"* segura para el propio Betancourt, una vez cumplido el mandato.

(*) "guarida" debió haber escrito el autor de la carta...

Iniciaste bien tus nuevas actividades de senador con una visita de cortesía a todas las fracciones parlamentarias, que los comunistas agradecimos, haciéndonos concebir la esperanza que ibas a actuar como factor de moderación sobre la delirante ofensiva del oficialismo, pero al poco tiempo, lejos de aquella noble función destinada a frenar el ímpetu macarthista, te llevaron al Congreso para que sumaras tu voto a la maniobra ejecutivista por cierto frustrada, contraria a una equitativa composición de la Comisión Delegada. El grupo betancouriano te convirtió así en un voto emparihuelado.

¿Será este el fin de tu carrera política?

No me toca responderlo. Desearía, más bien, entrar a un tema, siempre vivo y hoy esencialmente polémico.

AL MARGEN DE LA GLORIOSO JUVENTUD

Para un maestro, y nadie puede discutirte tal categoría, la preocupación fundamental ha de ser la juventud estudiosa, el liceísta, el politécnico y el universitario. Tu partido, manejado despóticamente por Betancourt, te ha separado del sector sobre el cual debías ejercer tu noble función ductora. Con AD perdiste la juventud combatiente que desafiando las bestiales persecuciones de la dictadura nutrió la resistencia y cumplió con honor sus deberes revolucionarios. El proceso de radicalización de las nuevas promociones incontaminadas de demagogia política, acicateadas por la repugnancia que en ellas provoca la claudicación de Betancourt el renegado, el ex -comunista, el ex - anti-imperialista, concitó contra Acción Democrática contingentes juveniles cada vez más numerosos. Cabe preguntarte, ¿trataste en alguna forma de conjurar la catástrofe defendiendo como maestro al liceísta, al universitario, al muchacho de educación técnica, de la furia represiva de AD-Copei?

¿Por qué te has dejado llevar a las posiciones de Betancourt, Leoni y Barrios, cerrándote las puertas de la Universidad para la celebración de un acto de homenaje que en lugar de la Quinta Anauco debió realizarse en el Aula Magna de la UCV? No desconoce la juventud patriota y demócrata consecuente todo cuanto representas para la cultura del país, pero piensa así mismo que no tienes por qué identificarte con los enemigos de los liceos, de las Escuelas Técnicas y de la Universidad Central de Venezuela.

Era proverbial en tus años de pedagogo la severidad de tu dirección y la reciedumbre de tu carácter en asuntos de disciplina, tanto que el irrespetuoso desenfado de los alumnos mayores te había endilgado el apodo de "chivo arrecho", que no involucraba, por supuesto ninguna intención peyorativa. Extraña a quienes conocen estos antecedentes verte hoy transformado en manso cordero del Señor, resignado, sin los arrestos de tu vigorosa personalidad. Betancourt te ha convertido en maestro desprovisto de alumnos. Con los estudiantes asesinados y presos, con la juventud maltratada y vejada en los campos de concentración, tendrías una población estudiantil mucho más elevada que la del plantel más grande que hayas dirigido.

LAS CONSULTAS A DESTIEMPOS

En la empresa política que representa AD, creo habértelo dicho en diversas ocasiones, tú y Andrés Eloy Blanco suscribieron el mejor y mayor aporte de capital político y humano, de mayor y mejor prestigio, de más amplia resonancia. Fueron utilizadas a fondo las obras de Uds., ya consagradas en todo el territorio nacional. A la hora de las aventuras y componendas sin principios, en el momento de las concesiones comprometedoras y de las claudicaciones y de las apostasías, felizmente para Uds., jamás les consultaron previamente. Pero al tiempo del aval imprescindible y de la imperiosa necesidad de cohonestar alguna dudosa actuación, entonces si recurrieron al renombre de Uds.

En la actualidad, tú y tu obra tratan de ser sacrificados en aras de una política anti-venezolana, contraria a los personajes creados en tu novelística, símbolos extraídos por ti de la realidad venezolana. Conservar el poder a toda costa, incluso al precio de la injerencia extraña en nuestra política, a fin de resguardar la estabilidad del gobierno sobre la base de una parte de las Fuerzas Armadas, de los monopolios yanquis, de la oligarquía criolla y de la alta jerarquía eclesiástica. Sacrificados al servicio de una política encaminada a transformar a nuestro paso en nueva colonia "libre y asociada", en contraposición al mensaje contenido en todos tus libros.

SALVAR TUS PERSONAJES NO DEJARLOS EN POSTRACION

Es necesario salvar tu obra, Rómulo Gallegos, y rescatar los personajes, tal como tú lo concebiste y con el carácter que le forjaste. Hay que librarla de la crapulosa cobardona postración mientras tengas tiempo de hacerlo. Debemos protegerla de la contaminación colonialista y adulteradora.

Exegetas infieles han llevado sus habilidosos designios hasta elaborar toda una nueva versión a la manera de los traductores según el proverbio italiano: "traduttore, tradittore", como si hubieras escrito en sanscrito y tus personajes hubieran salido de los Puranas o de los Sutras. ¿Recuerdas en tu afición por la literatura sagrada de la India cuando desde la cátedra nos leías trozos escogidos? ¿Cómo sale tu obra de esta audaz hermenéutica elaborada aviesamente ante tus propios ojos, con lisonjeros acentos elevados hasta las nubes?

En tal confabulación actúa el cerco que te señalé al comienzo de esta y alarga epístola en relación con el "cardenismo". En efecto, grave peligro se cierne sobre la suerte definitiva de tu última novela, la del tema mexicano. Me parece recordar que el título original era "La Brasa en el Pico del Cuervo", pero he visto ahora mencionarla como "Tierra Bajo los Pies". De otra parte nos ha llegado la información del veto oficialista a su edición. Se dice concretamente que Gonzalo la considera totalmente inadecuada para el momento político actual. En México conocimos de tus propios labios uno de los capítulos más fuertes y enjundiosos al punto de que, cuando apareció en tu lectura la barda cristera con sus típicos estandartes, nuestro amigo Manuel A. Pulido Méndez se puso de pie y abandonó el salón con paso descompuesto y apresurado. Comprendo la prohibición impuesta por los voceros de la coalición AD-Copei. Porque no es simplemente una novela de la tierra de Andrés Iduarte, que bien merece el aprecio de todos los venezolanos, sino que, es obra inspirada en los tempestuosos movimientos de la División del Norte y de su jefe Francisco Villa; en la entrada profunda del agro sureño fecundado con la sangre de miles y miles de campesinos seguidores de Emiliano Zapata y de su consigna "Tierra y Libertad", y, asimismo, en el cardenismo -anti-imperialista y agrarista-, que recoge en su seno la parte más sana y revolucionaria de aquellos cataclismos sociales convertidos en tales por conocidos sectores de la revolución mexicana. ¿Habrá tiempo de salvarla del pico de zamuro en que han colocado a la "Brasa en el Pico del Cuervo"? El hecho de poner en el INDEX esta novela, revela y corrobora que no son elucubración caprichosa (sic) los comentarios que hice con respecto al cerco preventivo en torno de tus consabidas "imprudencias" comprometedoras.

¿QUÉ NOS REVELO DOÑA BARBARA?

Quiero finalizar estimado Rómulo, con algunas reflexiones sobre "Doña Bárbara". La leímos en París en 1930, y sin empleo el plural no es porque hayamos realizado lectura colectiva, sino por la controversia amistosa y organizada que tuvo lugar en el grupo latinoamericano allí residente. Entre los venezolanos, los más se hallaban vinculados, en una forma u otra, a la llamada Generación del 28, la cual había encabezado recientemente un movimiento revolucionario que hizo tambalear la dictadura. "Doña Bárbara" constituyó para todos una tremenda revelación, tanto por la maestría y fuerza propiamente literarias, como por el mensaje político y social de la obra. Con razón la consideraron los muchachos del 28 expresión genuina de sus inquietudes y anhelos progresistas. Mas no sería justo circunscribir la novela al sector limitado de tal promoción, sin que ello signifique mengua de la importancia de su trayectoria. Sería más correcto, a mi juicio, contemplarla dentro del proceso revolucionario que, si bien comienza con la rebelión estudiantil de 1928, es necesario seguirlo a través de todas sus contingencias, hasta su culminación y fracaso en 1948.

Esto, por supuesto, podría ser tema para un análisis más amplio y pormenorizado. Sólo quiero hoy limitarme a algunas breves consideraciones que espero no produzcan excesivo resquemor entre los idólatras del culto galleguiano.

La crítica literaria(ha) incurrido evidentemente en exageraciones de signos contrarios, mientras unos sostienen que los símbolos de tu primera gran novela, la más famosa, por cierto, están destinados ya al desván de las cosas "obsoletas y periclitadas", otros, en cambio, le atribuyen perenne lozanía y la misma vigencia original, llegándose a decir que "Doña Bárbara" puede hablarse de tú a tú con "Hamlet" y el "Quijote". Ni una cosa ni la otra.

EL PARTIDO SE TRAGA A LA SOMBRA

En el campo artístico y literario, continúa apareciendo, ya te he dicho, como expresión del proceso revolucionario 1928-1948, y es allí donde residen su mérito y su perdurable proyección en el programa de la cultura venezolana. Corresponde en cuanto a programas, tesis y estructura política a lo que significa el partido Acción Democrática, que ha sido un factor decisivo a todo lo largo de esa evolución. Tú, Rómulo, puedes considerarte como padre de ambas criaturas: "Doña Bárbara", con su mensaje artístico y social y el partido de AD con sus ejecutorias, positivas algunas, censurables otras y en lamentable estado de descomposición en la actualidad. Empero, una pretende devorar a la otra. Sin embargo, contra la barbarie del latifundismo sigue vigente la posibilidad de incorporar a la lucha, a una parte de la burguesía media progresista, al igual que contra la coyunda de Míster Danger. Pero sería pedirle, en tu producción literaria, un estudio de las contradicciones de clase, sus características y objetivos peculiares de cada cual. Tampoco sería lógico reprocharte el hecho de que el imperialismo no aparezca con su propia fisonomía, codiciosa y cruel, y que te limitaras a la elaboración de un símbolo, aunque este lleve el significativo nombre de Señor Peligro, porque la situación interna de Venezuela no había todavía adquirido suficiente conciencia anti-imperialista. Míster Danger, de todas maneras, revela cómo ya está presente en Venezuela la penetración imperialista, lo cual para entonces constituye un perspicaz atisbo de nuestra realidad. Santos Luzardo, por su parte, representaba la pugna de la propiedad burguesa contra el latifundio feudal, la barbarie desatada contra el Código Civil y el alambre de púas, y al lado de Santos Luzardo se suman durante el año 1929 los cultivadores de café y cacao, una parte de los ganaderos y buena porción de la burguesía mercantil que no era invitada al festín de los royalties petroleros. La economía venezolana había sufrido además la deformación arrolladora del impacto petrolero, cuya exportación en 1929 había superado los renglones tradicionales del café, del cacao y del ganado vacuno.

EL ROSTRO DE MISTER DANGER

Tu mensaje desde la Escuela Militar, en noviembre de 1948, le da un rostro concreto a Míster Danger: el del coronel Adams, de la Misión Militar norteamericana.

¿Crees tú que hay interés en preservar tus personajes de la influencia adulteradora que se deriva de la política inconsecuente del partido Acción Democrática? ¿Vas a permitir que a Santos Luzardo lo incorporen a la Alianza para el Progreso y lo pongas a beber "high balls" en el Macuto Sheraton?

El proceso revolucionario 1928-48 está inconcluso. No es AD, como lo demuestran los acontecimientos, la organización que puede desarrollarlo. Han surgido otras fuerzas populares capaces de impulsar hoy la revolución venezolana anti-feudal y anti-imperialista, capaces de derrotar definitivamente a Doña Bárbara y a Míster Danger.

No soy muy optimista en cuanto a lo que estás en condiciones de realizar para salvar a tu partido, pero al menos trata de hacer el esfuerzo de preservar tu obra de las versiones que la deforman y la niegan.

De esta manera, Rómulo, me hago presente en el homenaje con motivo de tus 80 años."

Nota:

(*) Esta carta la hemos tomado del periódico "QUÉ", el cual tuvo muy corta vida, pues la policía política del Puntofijismo, la Digepol, lo allanó y destruyó sus instalaciones.

(**) La foto de Pérez Jiménez al lado del Coronel Adams la he tomado de este enlace: eeuu y el derrocamiento del presidente romulo gallegos - roso grimau



Esta nota ha sido leída aproximadamente 561 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a254697.htmlCd0NV CAC = Y co = US