El momento de construir alternativas revolucionarias junto al pueblo

La indolencia, la ineficiencia y la corrupción de muchos funcionarios públicos «chavistas», sean éstos de baja o de alta jerarquía, no deben servir de excusa o de argumento para creer y afirmar que la revolución socialista es un fracaso, siendo preferibles, en consecuencia, los viejos días de la llamada cuarta república puntofijista.
 
Esto ha logrado que se pase por alto el hecho cierto que la mayoría de dichos funcionarios son personajes que escalaron posiciones de poder en el mundo político gracias a la falta de organización, conciencia y movilización de los sectores populares; impidiéndoles llegar a convertirse en propulsores y protagonistas del cambio estructural, de esencia revolucionaria, que aún se tiene pendiente en Venezuela.
 
A ello hay que sumarle las múltiples condiciones de desestabilización creadas por la derecha tradicional, dentro y fuera del país, lo cual ha obligado a muchos revolucionarios a respaldar, por razones tácticas, el proyecto de la Revolución Bolivariana antes que permitir la pérdida total de los diversos beneficios logrados a favor de los sectores populares anteriormente excluidos del disfrute de la renta petrolera.
 
Sin embargo, la actual coyuntura en que se halla el país, con una situación económica caótica que busca golpear principalmente a la gente de más bajos recursos (el principal punto de apoyo del chavismo), podría revertirse y solventarse a tiempo si se pusiera en práctica gran parte de las propuestas socioeconómicas presentadas por el presidente Hugo Chávez, en un espacio de autonomía y de participación protagónica del pueblo, no cooptado por el Estado ni por algún partido político.
 
 
El momento actual ofrece a los revolucionarios la oportunidad de construir alternativas revolucionarias junto al pueblo que le sirvan de instrumento para la lucha que se debe emprender, de forma conjunta, venciendo el sectarismo del que algunos sacan provecho para obstaculizar el ascenso de las luchas sociales. Cuestión que no se logrará sin desenmascarar y sin enfrentar a los burócratas y a los empresarios de viejas estirpes socialdemócratas y capitalistas que ejercen cualquier expresión de control e influencia sobre las instituciones del Estado burgués liberal vigente, de manera que pueda evitarse que personajes de este tipo continúen distorsionando la realidad de lo que debiera encarnar una verdadera revolución popular socialista en Venezuela.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1011 veces.



Homar Garcés


Visite el perfil de Homar Garcés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Homar Garcés

Homar Garcés

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a243322.htmlCd0NV CAC = Y co = US