¡Desprecio a la socialdemocracia!

Lo que pasó de moda es la socialdemocracia, no el socialismo. En la oligarquía al socialismo se lo teme, a la socialdemocracia se la desprecia.

*

Más Claro. Un gobierno que no puede prever los ataques del enemigo y que sus respuestas sean tan improvisadas como estúpidas, no merece un pueblo que lo respalde. Así lo haya manipulado y lo manipule con cuentos chinos, o más bien con cuentos "adecos". Eso de que el mundo conspira para derrotar al gobierno es un cuento adeco. Todo gobierno tiene enemigos, pero solo los adecos y sus congéneres no cometen errores, la culpa de sus metidas de pata la tiene el gobierno anterior, los enemigos del gobierno o esta cagada de mundo.

Pero éste gobierno se dice socialista (no lo es, por supuesto, es "neo adeco", pero se llama socialista) dice con todo el cinismo del mundo que "los revolucionarios debemos hablar con la verdad", y cuando todos esperamos alguna crítica profunda, el reconocimiento de algún error, sale conque Ramos Alloup hizo tal y cual marramusia o vulgaridad, o que aquel otro dirigente de la oposición es borrachito, o el otro es homosexual. La verdad es a su entender lo que está detrás de la mentira de los otros, porque en ellos la verdad les viene espontáneamente como inspiración en cada discursos.

Eso es hablar con la verdad para él, para este gobierno que se llama socialista,. Lo mismo pasa cuando llama a su dirigencia hacer autocrítica. "Camaradas debemos autocriticarnos", pero nadie ha visto a ninguno de ellos reconocer sus contradicciones, sus errores, su ignorancia (¿alguien ha visto a Maduro reconocer su ignorancia después de decir una animalada?). Los errores y la ignorancia en ellos son sabiduría popular, "rasgos de carácter", como los del Pato Donald, que habla enredado, o los de Cucho, el amigo de Don Gato, que escupe cuando habla. Son los demás los que comenten los errores y los que tienen "verdaderos defectos" de carácter y personalidad. Si eres de la oposición y eres amanerado hablando, ergo eres homosexual. Pero si eres del gobierno, tienes una voz "aterciopelada", solo eso… ¡Cualquiera la puede tener!

Este socialismo de palabritas se parece, cada vez más y mucho, a los adecos y copeyanos de antes. A la oposición de ahora no tanto, ésta es más… abiertamente de derecha y fascista (no tanto como uno quisiera, pero se la sale siempre). El discurso adeco copeyano fue en lo fundamental populista, con palabras como social, popular, por el pueblo y para el pueblo, sin embargo era solo un discurso. En la práctica gobernaron para los empresarios capitalistas, unos para los banqueros, y los otros también para los banqueros (compartieron a Tinoco); unos para los productores de leche y los otros también, unos gobernaron para los comerciantes y los otros para los manufactureros, y luego se dieron la vuelta. Hasta que llegó Carlos Andrés y mandó a parar… y decidió gobernar directamente para el imperio, y así luego Caldera y su súper ministro Teodoro Petkoff; se enamoraron de Milton Friedman y sussoluciones terapéuticas.

El discurso arengoso de los líderes que están en el gobierno (y que no gobiernan mucho que se diga) es igual que el de los adecos, pero en este caso cargado de citas del Che, de Alí Primera, de Bolívar, de Chávez hasta de Fidel, y de un lenguaje socialista que ya quisieran servirse de él los indignados del mundo. Y así como los adecos, también, lo poco que gobiernan, lo hacen para favorecer a los capitalistas…

…Si no hubiera sido por este gobierno los conspiradores un hubiesen contado con tantos dólares para conspirar. Si no hubiera sido por los dólares del gobierno (nuestros dólares) o gracias al gobierno no habría ahora tantos "exportadores" repatriando capitales. Si no fuera por el gobierno los comerciantes ahora no estuvieran tan ricos y los bancos buchones. Gracias al socialismo de discurso que aplica el gobierno de Maduro en todos sus actos; a Isturiz, que hace lo mismo que el presidente pero con mucho más osadía, gracia a esta cancioncita socialista, tienen mareada a tanta gente, cuentan con el apoyo de tanta gente, de esa que uno ve en televisión y en las marchas.

Sin embargo no son suficientes almas como para sostener un sistema de embustes en una población que sufre la realidad en la calle y su letanía los irrita. Es un sistema que pasó de moda, que ya no funciona, un sistema populista que resulta despreciable tanto para el gente común como para la derecha capitalista, que tantos favores ha recibido de este raro socialismo, con la excusa de elevar las fuerzas productivas, de mejorar la producción, de la superación del rentismo, de la diversificación de las fuentes de divisas, en fin, del progreso.

Frente a sus ojos, delante de sus caras, los banqueros, Cisneros y Mendoza, se ríen. Se ríe el gobierno colombiano, se ríen en sus caras los gobiernos paraguayos, Uruguayos, argentinos y brasileros, y ellos como si nada. Los expulsan de Mercosur, y como los borrachitos que los tiran pa bajo de la ventana, se vuelven a meter por la puerta. No acaban de entender que a los socialdemócratas, todo el mundo oligarca los desprecia, porque no son ni chicha ni limonada, ni capitalismo, de ese que explota a los obreros para producir algo, ni socialismo. Los socialistas también los desprecian, por mentirosos y por hipócritas. Los desprecian porque no luchan por nada, porque no creen en nada, por políticos cobardes.

No pasa así con el socialismo. Al socialismo el capitalismo, el oligarca lo teme. Por eso a éstos no les importa que unos socialdemócratas aturdidos, confundidos y cobardones calumnien su idea, pues se evitan fabricar ellos mismos las calumnias de siempre, dice la derecha

"Ustedes pueden ver: esta cagada es el socialismo, esta angustia es el socialismo, este desorden es el socialismo, estos mentirosos son los socialistas que elegiste".

Sin embargo los capitalistas, oligarcas y socialdemócratas que calumnian al socialismo y a los socialistas, sí lo temen. Por eso mataron a Chávez y por eso quieren acabar con Cuba, así se moleste medio mundo con esta verdad.

Señores del gobierno y líderes del partido, tomen medidas verdaderamente socialistas. Controlen los bancos, la producción, el comercio, recuperen nuestra soberanía, luchen contra la corrupción y la burocracia, acaben con la mentira y el circo y borren definitivamente a esta democracia burguesa y verán como los oligarcas no se reirán más nunca, no calumniarán en vano al socialismo, y ese pueblo que tanto dicen tener a su lado, los acompañará en estas tareas, como una vez lo hizo con Bolívar, otra con Zamora y otra Chávez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1097 veces.



Héctor Baiz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social