El arado y el mar

Fidel cumplió, Chávez cumplió. ¿Cumpliremos nosotros?

Fidel pasa a la inmortalidad, al corazón de lo más noble de la humanidad, allí donde no hay tiempo y sólo entran los grandes. Se fue, coherente hasta el último aliento. Unos celebran su muerte, ignoran que los grandes no mueren, que se elevan en la historia, que son inmortales. Otros lloran, sus lágrimas abonan las rutas de la redención. Y hay quién engaña, pretenden transformar el recuerdo en freno de la Revolución, en barniz del capitalismo. Otros luchan por concluir lo que Fidel y Chávez dejaron por hacer, siguen alertando y haciendo para salvar a la humanidad del destino del capitalismo, de la extinción de la vida.

Los grandes siempre viven en su obra, en su pensamiento, está allí la continuidad infinita de su vida, no es posible hablar de ellos ignorando su legado o falsificando su prédica. 

Fidel es depositario de un sentimiento, de una idea, de una lucha que viene desde hace milenios: la liberación del hombre de su verdugo, del propio hombre, que inconsciente, egoísta, ignora que su suerte es la suerte de toda la humanidad, que no hay felicidad individual, que el destino es social. 

Fidel, su vida, su obra, su pensamiento son una imprescindible cátedra de Revolución. Todo intento revolucionario necesariamente partirá de Fidel, que será dar continuidad a Cristo, Bolívar, Lenin, Fabricio, y sobre todo a Chávez. Esa corriente revolucionaria es sometida a una fuerte ofensiva. Unos la deforman, la convierten en inocua, en una mera fachada; otros la atacan de frente, todos forman parte de la misma corriente antihumana.

Ahora comienza una gran batalla, siempre es así con los inmortales, la dominación, la inhumanidad no pueden borrarlos y por eso intenta deformar su pensamiento, su recuerdo, convertirlos en defensores de lo que estos héroes adversaron toda su vida. Lo hicieron con Cristo, lo transformaron en protector de los mercaderes del templo. A Bolívar le fragmentaron su sueño, la Gran Colombia, y a cada fragmento, con ironía, lo llamaron bolivariano. A Chávez pretenden transformarlo en adalid del pacto con la burguesía, cambian el Socialismo por una imposible paz dentro del capitalismo, entregan el país a la burguesía, se amanceban con shannon.  Y todo en nombre de Chávez.

 No hay otro homenaje a Fidel que continuar su obra, de velar, como el mismo nos dijera, por la pureza de su pensamiento, que es el de la Revolución, porque siga vivo, esto significa que sea guía de la acción. Fidel es Fidel porque es idea y práctica, quiebre con lo establecido, riesgo de cambiar, educación de la masa, guerra cultural. 

El PSUV debía crear una cátedra de estudio “Fidel, Chávez”, donde se confronten las diferentes visiones de ese pensamiento. Sería un gran aporte en la defensa de la ideología revolucionaria, tendría como objetivo estudiar y aplicar a la realidad para transformarla las ideas de estos gigantes. A la luz de esa teoría se podría evaluar la acción del gobierno y diseñar los movimientos futuros. Muchos yerros se evitarían con esta cátedra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1460 veces.



Toby Valderrama y Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a237698.htmlCd0NV CAC = Y co = US