Diosdado y su mejor Mazo: El PSUV

Diosdado Cabello, primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), es actualmente el dirigente orgánico más eficiente y efectivo de su directiva; quien asume plenamente las líneas estratégicas para promover en la militancia de todo el país, el trabajo con las organizaciones de base del Poder Popular y los entes del Poder Público en el aseguramiento de una gestión incorruptible centrada en resolver los problemas más urgentes de la Nación, mejorar las condiciones de vida de la población más humilde, acompañar a las misiones bolivarianas, ubicar empleos dignos o promover su emprendimiento tomando en cuenta el talento, saberes y experiencias del pueblo.

Igualmente, articulando la organización sociopolítica del partido-movimiento en el fortalecimiento de los liderazgos regionales y locales para avanzar en el proceso de recuperación de fuerzas; así como en la consolidación de la participación protagónica de las Patrullas Socialistas, conscientes de la tarea histórica que asumen en nuestra Revolución Bolivariana y Chavista.

Al concretar el camarada Diosdado la anterior tarea, él coadyuva significativamente conjuntamente con la directiva del PSUV, a obtener una contundente victoria en la guerra económica emprendida por el capitalismo mundial, la derecha internacional y sus acólitos criollos; y a alistar de forma simultánea, la maquinaria electoral del PSUV junto con el Polo Patriótico en cuanto al despliegue de la militancia para asegurar el triunfo contundente en la venideras elecciones regionales del próximo diciembre.

Diosdado se muestra persuadido de convencer al pueblo en la necesaria motivación e interés, como actitudes políticas fundamentales que promueven tal movilización y con ello minimizar la abstención que actualmente nos hace daño; actitudes que fueron abonadas mediáticamente para perder las pasadas elecciones parlamentarias. Convencido además, que el objetivo a corto plazo consiste en asegurar el triunfo de la Revolución en la elección de gobernadores, a sabiendas que el revocatorio presidencial ¡no va!

Asimismo, observamos en Diosdado propiciar en los diferentes medios de participación protagónica, establecidos en la Constitución y leyes orgánicas, ejercer con mayor fuerza la soberanía, la democracia revolucionaria y corresponsable, el ejercicio directo del poder popular y el autogobierno comunitario y comunal, al contar con la colaboración estrecha de la militancia del PSUV inmersa en tales medios, generando conciencia política y la organización del pueblo.

Por ello, para el camarada Diosdado y así lo reconocemos, resulta imprescindible la articulación partido-masas en las luchas y demandas de las comunidades, así como en el control e interpelación que se haga a las instituciones y organizaciones públicas y privadas. La soberanía popular asumida por las diversas organizaciones cívico-militares, actualmente desarrollan variadas acciones en lo político, económico, social, cultural y ambiental; para lo cual el PSUV se institucionaliza como instrumento motorizador por excelencia de tales acciones, en respuesta al Plan de la Patria.

En este sentido, la cuarta línea estratégica del PSUV propone conformar bases de patrullas, círculos y redes de luchas populares y del buen vivir, y consejos bicentenarios del Poder Popular para elaborar mapas de conflictos, de problemas sociales y de proyectos comunitarios bajo el principio de territorialidad con ética socialista, arraigo, identidad y compromiso revolucionario; acompañados, claro está, de un plan concertado de acción transformadora y contralora en cada localidad para compartir con los poderes públicos una gestión social al servicio del pueblo y que contemple a su vez, un conjunto de estrategias y métodos para viabilizar tal Plan.

Mientras que la tercera línea estratégica de acción política del PSUV consiste en convertir este partido en un poderoso medio de propaganda, agitación y comunicación, como fuerza fundada en la opinión de ruptura contra el sistema capitalista. A Diosdado no se le olvida y siempre no los recuerda que la doctrina de Simón Bolívar y su eterno promotor el comandante supremo Hugo Chávez, enseña el camino trazado por la Revolución hacia la transformación radical de Venezuela en la senda del socialismo, por lo que resulta imperioso difundirla profusamente en el pueblo.

Por ejemplo, la verdad y la convicción fueron los principales baluartes de la propaganda de Bolívar, como ideas ético-políticas que signaron el profundo conocimiento socio-histórico que él tenía sobre las condiciones objetivas y subjetivas que imperaban en ese entonces; lo cual le permitió promover con total acierto, la agitación en las masas para emancipar a Venezuela y otros países de América. Innumerables fueron sus arengas, decretos y cartas donde enarbolaba estas ideas revolucionarias como guía para la acción, saliéndole al paso a la duda, la apatía y las traiciones. Igualmente, Bolívar creó un periódico de corte antiimperialista y anticolonialista: el Correo del Orinoco, concibiendo que “la imprenta es tan útil como los pertrechos en la guerra y ella es la artillería del pensamiento”; y así lo convirtió en el órgano propagandístico de la tercera república, adoctrinador del su filosofía y de ideas revolucionarias.

Por su parte, el comandante Chávez creó su programa dominical “Aló Presidente” como medio para llegarles a las masas de manera directa, mediante un discurso amigable, diáfano y con el accionar pedagógico; comunicando con gran efectividad sus ideas y pensamiento socialista, con el lema: “Este programa pretende incentivar a la lectura, para fortalecer las raíces de nuestro planteamiento teórico", como acotó en su primer programa teórico, el 11 de junio de 2009.

Y ahora, “Con el Mazo Dando”, Diosdado despliega a nivel nacional e internacional toda una artillería de ideas, propuestas y denuncias, dirigida a emocionar, organizar y mover las masas, en función de socializar las líneas y orientaciones del Plan de la Patria y del accionar del gobierno del camarada presidente Nicolás Maduro; así como debatir temas ideológicos, políticos, históricos, la teoría y la práctica revolucionaria, y compartir con crudeza los problemas existentes en las comunidades.

De esta manera, Diosdado se arma con una batería de educación política, económica y de agitación permanente para la lucha de clases; propiciando la hegemonía ideológica de los trabajadores y construyendo la cultura socialista. Batería provista de frases revolucionarias y de un discurso sencillo pero con suficiente jocosidad e ironía que entusiasma al bravo pueblo a realizar acciones contundentes contra la injusticia, la opresión, la explotación y la corrupción.


sagarciap@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2649 veces.



Sergio García Ponce

Ex-vicerrector de Desarrollo Territorial de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV).

 sagarciap@yahoo.es

Visite el perfil de Sergio García Ponce para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sergio García Ponce

Sergio García Ponce

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a231358.htmlCd0NV CAC = Y co = US