Socialismo no, democracia participativa, sí

El ruinoso descalabro del salario real de la clase trabajadora venezolana, ocasionado por el terrorismo económico desatado por el imperio y sus cipayos locales, más la desacertada política económica del gobierno bolivariano de los últimos dos años, no sólo provocó la inmovilización de dos millones de votantes en los comicios del 6D-2015, sino también una pérdida de la esperanza socialista en las clases humildes del país. En la medida que el hambre acicatea los estómagos proletarios, la palabra socialismo se devalúa inexorablemente, y poco a poco los que viven de un salario menguado, comienza a sentir nostalgia por el reciente pasado adeco-copeyano. Nunca en nuestra historia política un término científico se había desvalorizado en tan corto tiempo. En los días que corren socialismo pasó a ser sinónimo de corrupción, inflación desabastecimiento, bachaqueo y lo que es más grave: de ingobernabilidad. Sin embargo este revés momentáneo en la actual lucha de clases no significa que el capitalismo haya ganado la guerra; al contrario, hoy más que nunca la salida anticapitalista sigue en la agenda de estos tiempos agónicos del capital planetario. Imposible superar la crisis estructural del capital mediante un reacomodo de la acumulación de plus- valor.

En atención a lo expuesto, a las clases trabajadoras del país hay que enamorarlas para la propuesto libertaria que acabe con la producción de plusvalor y esto sólo se puede lograr con un nuevo discurso de virginidad histórica, dónde abunden categorías que no tengan la impronta del socialismo del socialismo real. En tal sentido, consideramos que la categoría sociohistórica clave para enderezar el barco bolivariano deber ser la DEMOCRACIA PARTICIPATIVA. Si consideramos el retroceso que la democracia liberal está sufriendo en Europa y USA, así como también en América Latina con el regreso de los gobiernos neoliberales, resulta una consecuencia lapidaria: el capitalismo en su crisis estructural que lo lacera, cada vez se aleja más de la llamada democracia representativa y opta por los regímenes totalitarios. Siendo así, lo incuestionablemente revolucionario en los tiempos que corren es una defensa a ultranza de la democracia, pero democracia de virginidad histórica, no conocida y que no pueda ser escamoteada por los falsos revolucionarios. La lucha por esta nueva forma de democracia debe comenzar impepinablemente a ser ejercida por la trabajadora en los propios sitios de trabajo pues, si no hay democracia participativa en del trabajo, no puede haber democracia en ningún otra esfera de la formación social a la que se aspira [1].

La democracia participativa en el trabajo es un verdadero misil ideopolítico al corazón de la alienación capitalista del trabajo. Esta democracia ejercida las empresas capitalistas por la clase trabajadora, muy pronto comenzará a horadar la matusalénicia división social del trabajo, categoría que propició el tránsito de la primera época de la sociedad humana de intercambio equivalencial, a la segunda época de intercambio no equivalencial de apropiación privada del plusproducto que en estos tiempos está muriendo [2].

Luchar por esta novedosa forma de democracia debe ser la consigna de los pueblos oprimidos del mundo, pues, con ella se logrará que la clase trabajadora disponga de la riqueza que ella misma crea y al mismo tiempo, se redificará la relación hombre-naturaleza, dónde ésta última no quede subsumida al capital.

El prostituido socialismo ya tiene la categoría de reemplazo histórico. Creemos que el presidente Maduro debe hacer una profunda defensa de esta categoría a fin de ir recomponiendo las huestes chavista hoy desguarnecías ideológicamente por la burocracia roja-rojita. El poder comunal se potenciaría de manera sideral si este tipo de democracia participativa se hace conciencia nacional.


NOTAS

1.- Richard Wolff. "Los adultos pasan la vida en el trabajo, y en el trabajo no hay democracia"

http://ctxt.es/es/20160427a/Politica/5798/richard-wolff-mondragon-democracia-distribucion-detroit-autogestion-marxismo.htm

2.-Enrique Dussel. 16 tesis de Economia política. http://www.academia.edu/5739456/16_Tesis_de_Economia_Politica_-_Enrique_Dussel_-_falta_la_16



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1684 veces.



Humberto Trompiz Vallés

Historiador y profesor universitario jubilado, especializado en historia petrolera de Venezuela.

 htrompizvalles@gmail.com      @trompizpetroleo

Visite el perfil de Humberto Trompiz Vallés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: