Comunicación, información, enseñanza, para ser soberanos

Cuando analizamos las causas de la merma de nuestra votación en las últimas elecciones, la cual se venía mostrando y que se evidenció con contundencia el 6D. 2015. Notamos, que ésta paulatina disminución del caudal de votos se inicia, desde la pérdida de la consulta para reformar la Constitución Nacional, cuando la oposición logró ganarnos esa elección, y, ellos –la oposición- aprovecharon esa experiencia para capitalizar a su favor la motivación negativa, que provocó en el pueblo la escases inducida exprofeso, de algunos productos como leche aceite, harina precocida, etc., que en esa campaña usaron para desacreditar la revolución.

Aun cuando, ese triunfo de la oposición fue por muy corto margen, es bien cierto, que en las siguientes elecciones, ellos, aunque no triunfaron, fueron aumentando su votación. Todo ello lo lograron explotando la ventaja que les dio el haber controlado durante mucho tiempo la distribución de alimentos, y la libertad de acción que le permitimos en un derroche de buenas intenciones, y una desconcertante impunidad a  los delitos que perpetraron contra el pueblo, sin ninguna justificación.

Quienes, de alguna manera  escudriñamos estos eventos  para despejar los por qué, notamos que la causa principalísima ha sido la débil conciencia republicana socialista y bolivariana,  ello ha sido consecuencia de la ineficiencia comunicacional e informativa para crear conocimiento, pero, por si fuera poco, hemos fallado estrepitosamente en la aplicación y el desarrollo del Poder Popular. En ello, según lo vemos, el ministerio de la Comuna ha tenido una importante responsabilidad, porque no acompañó ni hizo seguimiento a la constitución y desarrollo de los consejos comunales, las comunas las eps., y otros entes relacionados, creados por la revolución bajo la dirección del Presidente Chávez. Solo les impartió, las leyes, las cuales son muy claras y expeditas, pero solo interpretaron de ellas el proceso de registro y la posibilidad del acceso directo a algún financiamiento, pero que no les enseño a ejercer el Poder Popular, hecho que significa la oportunidad de ser dueños de su propio destino mediante el ejercicio de su soberanía.

Integrando estas dos  fallas u omisiones o errores: La pobre comunicación y el débil acompañamiento del Ministerio de las Comunas, en la coordinación de las tareas básicas del Poder Popular.  Nos encontramos, con el desperdicio  de la oportunidad de transmitir conocimientos al pueblo, mediante la aplicación de esa premisa de Don Simón Rodríguez, que nos dejó en sendas sentencias: "La América Española es Original, y ORIGINALES han de ser sus Instituciones y su gobierno,  y ORIGINALES sus medios de fundar uno y otro. O Inventamos o Erramos". Arequipa 1828. Y, “la mejor forma de aprender es hacer”.

Entonces, no hicimos Poder Popular,  y por ello no aprendimos a empoderarnos; y a ejercer a plenitud la potentia que nos  otorga la democracia bien entendida y aplicada, tampoco creamos conciencia, acerca de la encomiable justicia social, beneficio que nos había sido arrebatado por lo menos durante 520 años.

En consecuencia un amplio sector de la población cayó en las garras de la campaña mediática, diseñada por la derecha con el propósito de destruir la revolución bolivariana y socialista, circunstancia que cambió sustancialmente el afecto del pueblo por su revolución, hasta el extremo de asumir como favorable a sus intereses la oferta de la oposición. Lo que hizo diana, como una explosión, en plena cara de la revolución el 6D.

Asumiendo como acertado este diagnóstico, tenemos que pasar a la solución de los problemas causados por la oposición apátrida y desnaturalizada, el tiempo y los riesgos apremian y acechan. Ello nos plantea y nos exige qué hacer y cómo hacer. Primero debemos aplicar a fondo tareas planteadas en el Decreto de Emergencia, pero cada actividad o acción debe ir acompañada con un exigente ejercicio pedagógico, que incremente el aspecto cognitivo del pueblo, donde debe afincarse el esfuerzo del trinomio (Pueblo-Gobierno-Partidos revolucionarios) que gobierna en Venezuela, para contrarrestar y eliminar del consciente del ciudadano, la nefasta enseñanza, que durante más de 500 años fue impartida al pueblo.

De manera tal, que al mismo tiempo, que va sembrando y produciendo la satisfacción de sus necesidades básicas de vida,  adquiera los rudimentos necesarios para crearse la conciencia que le permita defenderse con éxito de la imposición y dictadura de los hegemónicos, imperiales y acólitos, que secularmente nos han designado para cumplir las nefastas tareas de ser: Mano de obra barata y consumidor necesario, además de estar obligados a pagar el estacionamiento.

¡Independencia y patria socialista y soberana!
¡Chávez vive!
¡La patria sigue!
¡Viviremos y venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1270 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a226691.htmlCd0NV CAC = Y co = US