La venezolana fitness que causa furor en TV de Rusia ex comunista

Este 2015, desde la ahora muy comercial televisión de Rusia (país que fuera el símbolo mundial del Comunismo y cuya Revolución nos inspiró a estudiar la vida y obra de Marx, Engels, Lenin, Stalin, etc.) se me planteó un reto profesional: Hacer un video sobre la vida de una mujer venezolana que fuera atractiva para los televidentes europeos hoy fascinados con la estética de la televisión occidental. 
 
La obra ha sido un éxito de tv internacional y por eso la comparto con mis camaradas. En el video la escultural atleta fitness Elvimar Sánchez del programa de ejercicios "Activa tu cuerpo y mente" transmitido en las mañanas por Meridiano TV y este servidor, Jesús Silva, nos encontramos para "medir fuerzas" mano a mano.
 
Ver video en YouTube: Glamur y músculos: una venezolana lleva tacones hasta en el gimnasio
 
Moraleja: Para ser revolucionario no hay estereotipos ni hace falta un certificado otorgado por falsos profetas, basta con mantener como principal propósito de vida la igualdad social. 
 
Por eso me identifico con Deng Xao Ping, padre de la China Moderna que hoy se encamina a ser la primera economía del mundo. Dijo Deng: "No importa que el gato sea blanco o negro, lo importante es que cace ratones".
 
Imponer un estilo o idea única mediante la fuerza, amenaza o chantaje; termina creando un modelo social fracasado. 
 
Pero dar libertad, respetar la dignidad individualy crear conciencia en cada persona para que voluntariamente se comprometa con una filosofía de verdadera igualdad social ycooperación colectiva; es lo que permite construir una sociedad mejor.
 
Adoptar nuevas formas de comunicación y lucha ideológica en el siglo XXI sin renunciar a nuestras ideas de toda la vida, es un reto especial para los revolucionarios.
 
Hace 24 años para mi era impensable una obra audiovisual así fuera vista en el lado comunista de la Guerra Fría. Pero Rusia ha cambiado tanto como los dogmas del comunismo internacional al que yo cotidianamente llamo Marxismo.
 
Hoy como vigente Marxista adaptado al siglo XXI, soy consciente de grandes cambios políticos en el planeta. Lloré con la caída de la Unión Soviética, sus fatales fallas autodestructivas, y todo lo que ello significó para el afianzamiento del capitalismo anti humanista en el mundo donde "tener" se hizo más importante que "ser". Esos antivalores nunca los apoyaremos.
 
Era 1991 cuando yo apenas tenía 11 años de edad y abracé por primera vez la bandera de la que hasta ese año fue la Unión Soviética. 
 
Desde entonces empecé a estudiar el Marxismo y a intentar vivir como marxista en un mundo cada vez más capitalista. Es decir, asumí vivir contra la corriente por una noble causa: Contribuir a una sociedad sin clases. Aun siento que estamos lejos de esa meta. 
 
Han pasado 24 años de aquel momento para mi y sigo practicando el Marxismo como una filosofía de vida que es flexible y que apunta hacia la total igualdad social, la justicia, la honestidad, el trabajo comunitario, el desarrollo económico mediante alianzas solidarias entre personas, grupos y países. 
 
Mi Marxismo no es lo que muestra el cine ni la propaganda internacional, mi Marxismo no apoya la dictadura de una clase social privilegiada, ni la prepotencia de los funcionarios, ni la eliminación de la iniciativa o el emprendimiento individual, tampoco la violación de derechos humamos, ni el burocratismo ni la corrupción. 
 
Mi doctrina no es mala, malos son los que la aplicaron incorrectamente y causaron dolor y fracaso a naciones, pueblos y patidos. Así lo he vivido como y lo narro en un libro de cual soy co autor con varios de los marxistas más sobresalientes de Venezuela. Ver libro: http://t.co/1iNxm2rQ87
 
Pero también conocí traidores, como cuando hace menos de una decada, descubrí con tristeza a jóvenes comunistas caer en la drogadicción y ser expulsados de sus colectivos.
 
Ante cambios radicales en el mundo, la expansión del capitalismo financiero, el neoliberalismo, el individualismo, clase trabajadora despolitizada y dispersa, izquierdas divisionistas y aumento de las desigualdades sociales; sólo queda resistir como Marxistas, acumular fuerzas y lanzarse a la ofensiva en futuros escenarios. 
 
Nuestra estrategia es adoptar nuevas formas creativas de lucha para seguir adelante como Marxistas sin aislarse, sin quedarse atrás, sobre todo en este siglo XXI que es más el complejo en lo social, económico y científico. 
 
Seguiremos opinando.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7947 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: