El testamento de Toby, que quiere hacer pasar como de Chávez

Ciertamente cuando se me ocurrió leer este publirreportaje, ya que evito envenenarme con las “tobadas” de Toby y su carnal Aponte, lo hice por cerciorarme de que se trataba esta vez.

Utilizando parte de gramática y grafología forense, para poder saber si la prosa y la semántica proceden de una persona en particular, salta inmediatamente a la vista la falta de la semántica de Chávez, y sobresalta el esfuerzo de alguien quien intenta falsificarla. Esfuerzo que, de todas maneras, trata –inútilmente-, agrego yo, de minar la credibilidad de nuestra base emocional.

En el documento apócrifo de los apóstatas brilla por su ausencia la esencia del gran timonel suramericano que lo fue Chávez. Ahora bien:

Tomando como “inocentada de Toby” (yo no lo creo), se dejó tomar el pelo por alguien quien quiere sembrar dudas sobre el pueblo. No sin antes hacer el papel de tonto útil, por decir lo menos.

Se me viene a la mente en los días posteriores a la partida física de nuestro comandante, un audio que sacaron los acólitos de la contrarrevolución, tratando de sembrar dudas incluso de la partida de Chávez a los altares de la inmortalidad, y haciendo ver que se encontraba secuestrado por sus “amigos”.

La intencionalidad es la misma, ya sea inconsciente o no. El tipo de alma que debe habitar en estas personas debe, por lo menos, estar enferma.

Suponiendo, en caso negado, que sea cierto este testamento, cabe preguntarse algunas cosas que ruedan después de leerlo:

En primer lugar, este “informante” secreto ¿Por qué eligió a Toby para hacer público este documento?

¿por qué no eligió una personalidad con más arraigo ético-periodístico para mayor credibilidad?. Un José Vicente, Por ejemplo, un Díaz Rangel, o incluso a una Vanessa Davies. Quienes ya han demostrado “independencia” en sus trabajos periodísticos. ¿Pero un Toby?

Personaje este que ha caído ya en los sin sabores de un apóstata. Cuya pluma ha estado dedicada en desprestigiar y calumniar a quienes dirigen los destinos del país. Si el “informante” quiso elegir a alguien que cumpliese la labor de ser el vehículo de este bodrio para que cause mas malestar que dudas, buscando, por supuesto, un empujoncito mas para dividir y fracturar. Entonces eligió bien.

Por lo tanto, no es para nada difícil, desde el análisis de la intencionalidad criminal del informante, suponer cual era su objetivo. (Oscar Heck podría analizar mejor este documento) Quedará la pregunta, de ser cierta la inocencia de Toby (yo no lo creo):

¿Es Toby tan inocente así?

¿Se dejó llevar por su antimadurismo reaccionario y prefirió creer?

¿O en aras del amarillismo le dio espacio?

Si Toby es inocente, entonces es un bolsa. Aunque, repito, yo no creo en que sea todo una inocentada de Toby, una “tobada”. NO.

Todavía falta más para desenmascarar la “tobada”. En sus primeras líneas ya denotamos una clara componenda, Voy a morir, lo sé, lo vi en la cara de Fidel cuando vino; tú, mi fiel, eres el encargado de llevar a estos escogidos el Testamento

Él, su fiel, para que creamos que el informante es una persona de plena confianza de Chávez. Y para llevar a los escogidos el testamento. Chávez en esos días, aunque enfermo, estaba en buena forma. De hecho, muy bien pudo haber llamado a estos escogidos él mismo y entregarle lo que quería en la intimidad que sugería.

¿Por qué dárselo a alguien para que se los llevara? Especialmente si fue en días antes del 8 de Diciembre, cuando vimos por última vez a Chávez en cadena nacional, con reciedumbre y fuerza en su mensaje.

Si Toby me dijera que ese testamento fue hecho cuando Chávez estaba en cama e imposibilitado de caminar y pararse, entonces es creíble. Pero con Chávez como lo vimos el 8 de Diciembre. ¡Nunca!

debes velar porque los depositarios cumplan al pie de la letra mis instrucciones’.

O sea, este informante tiene más jerarquía y ascendencia, incluso que los “depositarios” al que lo conmina a que vigile su cumplimiento. ¡Chanfle! O sea, el informante debe ser un “vergatario”.

Llevé el Testamento a los depositarios: un militar, tres civiles, y una mujer; al entregarles el documento lloraron, la señora no tenía consuelo, me costó calmarla. Todos juraron cumplir con las instrucciones.

O sea, son cinco, aunque él dice que sacó cuatro copias. Me imagino que Chávez le entregó el original también. Ya que después cuando lo lee, dice que leyó el borrador. O sea, Chávez le entregó incluso el borrador. Como para que no quedara evidencia con Chávez de ese documento. Especialmente cuando se trata de un “testamento”. Un militar, tres civiles y una mujer, que está claro es la Negra Antonio Muñoz.

Esta acción de Chávez, según Toby (a quien llamaremos “el testamento”), busca generar desconfianza en quienes gobiernan hoy. Porque da la sensación de que Chávez no confiaba en los demás, ya que su “Testamento” es depositario en otras personas y no en el gobierno actual.

Un poco extraño, ya que, ¡Claro como la luna!, como estaba Chávez en señalarnos que el hombre que dirigiría los destinos de la patria era Nicolás Maduro, de repente, según el testamento (Toby), Chávez no confía en Nicolás para ser depositario de su “testamento” o al menos no confía lo suficiente y le nombra algunos albaceas para que lleven a cabo su última voluntad. Aunque Chávez nos dijo en cadena nacional el 8 de diciembre que la ruta es el plan de la patria. ¡Pero no!, según Toby, perdón, el testamento, la guía de lo que hay que hacer fue entregado a cinco ilustres. Quienes, en peligro inminente actuaran.

¡Vaya! ¡Vaya!

Como que haciendo espacio por si sale algún “ilustrado albacea” y dice que él tiene el “testamento” y por lo tanto, como la revolución corre peligro entonces él o ella deben tomar el control del gobierno.

Casi que lo que propone Toby, es, nada más y nada menos que, Un documento de transición, pero de puño y letra de Chávez. Como si fuéramos pendejos. Un Documento con olor a “Golpe de estado” velado.

El punto uno del testamento es una redundancia anacrónica, ya que la revolución siempre ha estado en peligro y su derrota ha sido anunciada muchas veces. Claro, por los adversarios.

El punto dos nos dice sobre la opinión de Chávez sobre su “asesinato”, ¡qué casualidad!, ese mismo opinar tiene Toby.

¿Por qué Chávez no nos dijo claramente eso en las muchas oportunidades que tuvo?

¿Por qué ahora, casi de incognito, les da esa información a sus albaceas, y declara que es un “crimen de guerra”?

¿Qué busca Toby, una guerra civil cuando menos o que le declaremos la guerra a EE.UU?

Según Toby, debemos repolarizar (como si no estuviésemos polarizados) usando el “crimen de guerra” (dejó colar su error ya que debió escribir “acto de guerra” y no “crimen de guerra”, Chávez, como militar que es, sabe muy bien la diferencia) Toby no.

La casualidad de la tesis de Toby, que la revolución se fortalece y define si profundizamos la polarización del enfrentamiento con los “burgueses”, es más una semántica Tobiana que una semántica Chavesiana.

¿Quiere que pisemos un peine?

En el punto tres del testamento, además de la redundancia anacrónica nuevamente con los “tiempos difíciles”, se definen aun más, la prosa Tobiana y sus ideas. Habla de burgueses nuevamente y de tener cuidado de no “atacar a los humildes”, ¿Acaso Chávez suponía que se podría atacar a los humildes desde nuestro gobierno?

Pues nop… Eso lo ha estado sembrando Toby con las acciones policiales de estas últimas semanas en sus últimos artículos.

El punto seis, es una ODA a la pluma de Toby. Hablando de reformismo y mandando a vigilar a los cuadros y demás funcionarios incluso hasta en lo que visten.

¿Acaso Chávez hizo eso en los 13 años de gobierno que tuvo?

¿Por qué manda a otros a hacer lo que él mismo no hizo nunca?

Muy al estilo de Toby. El punto siete esta en el mismo tenor del seis. Puro pensamiento Tobiano.

Los otros puntos son puntos neutros que le agregan cierto sentido de revolución, pero como todo en la vida, el mejor vehículo de colocar una mentira, es decirla junto con algunas verdades.

En definitiva, Toby, a tí te pregunto:

¿A que estas dispuesto a llegar para lograr tus objetivos?

¿Acaso ahora pretendes sembrar tus ideas y pensamientos disfrazándolas como si fuesen de Chávez mismo?

¿Acaso estas comenzando a pensar como un reaccionario opositor, que no duda en usar las más bajas maniobras para generar odio, desconfianza o dudas?

Ya llegaste al llegadero moral y ético.

Que Dios y la historia te juzguen y te perdonen. Porque yo no lo haré.

 

joedracco@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 9096 veces.



Joel Romero


Visite el perfil de Joel Romero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: