Sí al socialismo, pero…

Dieciocho elecciones exitosas, de 19 realizadas desde el 6 de diciembre de 1999, expresan de manera contundente que la mayoría de los venezolanos estamos con el socialismo.

Pero….., siempre hay peros. La mayoría de los venezolanos no estamos de acuerdo y rechazamos las siguientes situaciones:

1)                 Por haber proporcionado a la empresa privada decenas de miles de millones de dólares para la importación de bienes y medicamentos esenciales para la satisfacción de las necesidades venezolanos que éstos han desviado para fines particulares, contribuyendo con ello a la prolongación y profundización del parasitismo de esta clase depredadora del erario nacional;

2)                 Con la evidente corrupción de estos representantes de la  empresa privada, de individuos particulares y altos y medios funcionarios públicos que gozan de la más absurda impunidad, bajo el amparo displicente, irresponsable y cómplice de  altas autoridades del Estado venezolano, culpables de la situación crítica que en lo económico, político y social atraviesa el país;

3)                 Con la negligencia de éstas en el desenmascaramiento de los empresarios privados y funcionarios públicos que han desviado miles de millones de dólares de los venezolanos hacia sus cuentas personales en bancos extranjeros y demás paraísos fiscales, utilizando una importante proporción de los mismos al mercado paralelo y al financiamiento del acaparamiento, desabastecimiento, especulación y contrabando de extracción de los productos de primera necesidad subsidiados por el Estado venezolano;

4)                 Por mantener el precio de la gasolina en niveles irresponsables que ocasionan pérdida para el país cuantificados en millones de dólares, tanto en cuanto a los costos de producción, como por el financiamiento al crimen organizado (mafias) que trafica en las fronteras este estratégico combustible;

5)                 Por mantener secularmente como Ministros y en altos cargos funcionariales de empresas e instituciones del Estado a personas que, por incapaces e irresponsables, no han sabido resolver situaciones de bajísima productividad y eficiencia, ocasionando pérdidas irrecuperables a la nación;

6)                 Por la negligencia en auditar y controlar oportuna y eficazmente algunas de las obras de infraestructura que ha emprendido el Estado, lo cual ha contribuido al retraso y paralización de éstas, ocasionando pérdidas de toda naturaleza a la nación venezolana;

7)                 Por no haber sabido combatir y eliminar las mafias del bachaqueo, que deriva en acaparamiento, desabastecimiento, especulación y contrabando, lo cual incide de manera notoria en el incremento de la inflación;

8)                 Por no intervenir a Pdvsa y realizarle una profunda auditoría a objeto de desenmascarar las bandas de ladrones que hacen vida oculta depredatoria en esa corporación, y que además son cómplices del contrabando de extracción de nuestro combustible;

9)                 Por no haber sabido resolver el grave daño que se le ocasiona a la República por los elevadísimos costos operativos de Pdvsa, entre los cuales está la compra de casi 40 mil millones de dólares anuales en crudo y productos para atender las refinerías y negocios en el exterior de esta corporación, heredado de la IV República;

10)    Por haber descuidado la eficiencia en varias de las Misiones creadas por el Proceso Bolivariano, en desmedro de los beneficiarios humildes de Venezuela.

Mientras tanto, el pueblo sigue apoyando el Proceso Bolivariano por sus éxitos en:

1.        La Educación, al lograr que más de tres de cada diez venezolanos estén cursando estudios en los diversos centros educativos del país;

2.        En el abatimiento del analfabetismo, reconocido por la UNESCO ya en 2005;

3.        El combate a la pobreza, al hambre y la miseria, también reconocido por órganos de las Naciones Unidas;

4.        La lucha contra la inseguridad social, al lograr que los viejitos pensionados hayan pasado de 387.000 en 1999 a más de 2.600.000 en el presente año 2015.

5.        Incremento del salario mínimo de los trabajadores 29 veces desde 1999, combatiendo así los estragos de la inflación y manteniendo la capacidad adquisitiva real de los ingresos de los trabajadores venezolanos;

6.        La ruptura con el pasado neoliberal y populista, fortaleciendo la dimensión política del Estado, la soberanía nacional y el enfoque comunitario de los programas sociales y económicos, diseñados para incorporar los barrios en la vida de la nación;

7.        Bajo la Misión Barrio Adentro, los médicos viven y atienden a los pacientes en las comunidades populares y trabajan con las organizaciones vecinales para promover la medicina preventiva, en contraste con el pasado, cuando pocos médicos establecían sus consultorios en los barrios;

8.        La Misión Sucre (universitaria) y las universidades bolivarianas fomentan la participación estudiantil en los programas de la comunidad;

9.        La Gran Misión Vivienda Venezuela, que proyecta la construcción de 3 millones de viviendas dignas hasta 2019, para solucionar parte de este grave problema social acumulado durante muchos años en Venezuela;

10.    La política de posesión de tierras contemplada en la Ley respectiva, que garantiza la propiedad de la misma, títulos incluidos, a quien la trabaja, rechazando como un derecho absoluto desprovisto de responsabilidades sociales a los grandes propietarios, despojándolos de las tierras no cultivadas en concordancia con la Ley de Tierras.

 

En próximas entregaremos, continuaremos tratando este tema.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1601 veces.



César Eulogio Prieto Oberto

Profesor. Economista. Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia. Candidato a Dr. en Ciencia Política.

 cepo39@gmail.com

Visite el perfil de César Eulogio Prieto Oberto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a207892.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO