Socialdemocracia es capitalismo (III)

En 1848 en Francia, Luis Blanc propaga la teoría socialdemócrata. En 1863 Ferdinad Lasalle constituye la Asociación General de los Trabajadores Alemanes sentando un precedente unitario. En el año 1864 Marx y Engels habían creado la I Internacional. A pesar de la presencia de anarquistas en su seno, la Internacional concitó diversas reuniones de internacionalistas. Se medían fuerzas en procura de la creación de un Estado Obrero. Los anarquistas apuntaron hacia el espontáneismo de las masas, mientras que los marxistas postulaban la dirección política. Las querellas internas terminaron por eliminar a la I Internacional en 1876. En 1875 Wilhem Liebknecht y Agusto Bebel habían creado el Partido Social Demócrata Alemán. Lassallanos y "socialistas" intentaron cohabitar, en el marco del Programa de Gotha de 1875, el mismo que Carlos Marx prontamente atacó.

Entre el 18 de Marzo y el 28 de Mayo de 1871 ocurrió en París un estremecedor acontecimiento que impactó al mundo entero: La Comuna de París. Un suceso trascendental protagonizado por el pueblo. La crisis de la guerra Franco-Prusiana con la derrota francesa, había agravado la crisis económica, social y política de Francia. Como siempre los pobres pagaban la guerra que los ricos planifican. Los Comuneros de manera espontánea unificaron voluntades. Por decreto, eliminaron el ejército permanente y la burocracia, impusieron la elección de todos los funcionarios, acompañado de su mandato revocatorio en cualquier momento, ningún salario podía superar los 6000 francos, separaron la iglesia del Estado confiscaron tierras y propiedades que estaban en poder de ésta institución religiosa y de privados, ordenaron la enseñanza gratuita para todos los niños, prohibieron el trabajo nocturno de los panaderos, se proscribió la usura, se vociferó que querían una "dictadura democrática", se autorizó a los trabajadores a posesionarse de aquellas fábricas que sus dueños se negaran a abrirlas, o se declararan en quiebra. Pero a criterio de Marx, no tomaron el Banco de Francia ni la región de Versalles, sin tener tampoco una programación revolucionaria. El espontáneismo y el odio a la injusticia animaban a estos noveles revolucionarios.

Carlos Marx Inicialmente consideró que los Comuneros de París trataron de "Tomar el cielo por asalto". Calificó a la insurrección de "locura". Pocos meses después que la Comuna había sido derrotada, a costa de más de 30.OOO vidas, Marx retoma los hechos acontecidos y con espíritu correctivo, observa que aquellos valientes revolucionarios "intentaron destruir la máquina burocrática militar, y no simplemente de pasarla a otras manos" (Lenin). Reconoce Marx que: "La historia no conoce todavía otro ejemplo de heroísmo semejante". Y que si bien "la dirección militar renunció demasiado pronto a sus poderes", aquel coraje es digno del mayor encomio. El proletariado es hechura de la burguesía, que ahora se volvía contra ella, al verse explotado. Los choques entre estos dos nuevas clases opuestas, no tarda en aparecer en el escenario político. La contradicción capital versus trabajo se hará frecuente

Desde la revolución Industrial Inglesa de 1750, se venían dando en Inglaterra y otras partes de Europa movimientos de agitación de la clase trabajadora. En 1848 Marx y Engels escriben y difunden El Manifiesto del Partido Comunista, que se transforma en la poderosa herramienta teórico-práctica, que le da a la clase explotada explicaciones sobre la etiología de su desgracia y lo propone alternativa para superar ese oprobioso sistema.

Se comenzaba a hablar en Europa de sufragio universal, milicias populares y educación obligatoria. En 1879, se funda el Partido Socialista Obrero de España, seguido por el belga en 1885, el austriaco en 1889, el holandés en 1894, el argentino en 1896 y le siguieron otros. La I Internacional creada por Marx y Engels, duró poco tiempo, estaba minada de conflictos internos en particular con los anarquistas, quienes querían la revolución profunda ya. Ni partido ni cuadros revolucionarios eran necesarios; para los anarquistas el espontáneismo del pueblo es suficiente.

En la II Internacional donde los Partidos Socialdemócratas eran mayoría y pretendieron destruir la obra teórica de Marx. C Kaustky (El Tiempo Nuevo) y Eduardo Bernstein (personajes infames, farsantes, traidores, deformadores de la teoría marxista) cercanos a Engels, manipularon cuanto pudieron, pretendiendo causar el asesinato político de la obra de Marx. Bernstein había vivido en Londres de donde tomó algunos aspectos de la "Sociedad Fabiana" (1884) que hablaba del sufragio, la necesaria gestión trasparente de los Estados, presentándolo como una entidad necesaria que nos representa por igual a todos y dándole unos cuantos hachazos al Manifiesto y distanciándose de la revolución Bolchevique. Formó parte del periódico "El Socialdemócrata" Este personajillo debe ser estudiado con supremo cuidado, pues se le atribuye ser el padre de las tesis socialdemócratas duras, que crea teoría que recompone y vitaliza al capital.

De 1889 a 1916, son los años de la II Internacional, cuyo signo central fue abiertamente socialdemócrata. Partidos "socialistas" y Laboristas se disputaron el centro "izquierda". Con la II Internacional y media, se intentó conciliar el socialismo con la socialdemocracia. Después de la II Guerra Mundial (1939-45), definitivamente la socialdemocracia se distancia del marxismo. Sin tapujos defienden al capital, pidiendo mayor participación del Estado burgués en toda la sociedad. Este recorrido reformista los lleva al eurocomunismo y al socialismo de mercado hoy.

Entre sus mentiras la socialdemocracia propala una economía mixta con más Estado burgués, seguridad, salud, derechos laborales, "representatividad democrática", ecologismo, impuestos progresivos, libre comercio, "justicia social" y "humanización" del capitalismo, todo siempre en el marco del Estado burgués, por mejor decirlo: del Capital. Estos "caballeros" reformistas, nos quieren vender las mentiras de que los Partidos Socialdemócratas son autónomos del capital, que el Imperialismo es un asunto superado, que el progreso de las ciencia es el progreso de la conciencia social, que desarrollo y progreso son realidades cumplibles y próximas, que la igualdad de derechos está en la ley, que los partidos hacen la revolución, que la plusvalía es inevitable, que la mano invisible del mercado estabiliza la sociedad, y que los gobiernos deben ayudar al sector privado. Incluso el hambre, consideran ellos que se debe a falta de alimentos, esto es a la falta de producción, labor que recomiendan se debe dejar en manos del sector privado.

La socialdemocracia es europeo centrismo nacida a mediados del siglo XIX. Se trata de una propuesta que aspira a llegar al poder sólo por la vía pacífica. Proponen que el trabajo parlamentario sustituya al trabajo político de calle y de clases. El camino es la evolución y no la revolución. Señalan que con una economía mixta se puede impulsar el "Estado de bienestar" (aplicado después de la II Guerra Mundial). No ven dificultades en aplicar tesis keynesianas, populistas, asitencialistas y hasta modalidades neoliberales. Sobre el marxismo, consideran que está en el cesto de la basura y si no lo está, ellos tratan de desaparecerlo. Dicen que lo público y lo privado se necesitan. Propalan la falacia que el desarrollismo industrial general empleo y estabilidad social, y que la emancipación de la clase trabajadora no tiene nada que ver con su salario. Sostienen que El sindicalismo debe hacer propio el economicismo, que el socialismo sale del liberalismo y que las crisis del capitalismo irán desapareciendo. Afirman la mentira que el método de las ciencias sociales es el mismo de las ciencias naturales, que la riqueza se produce con el trabajo, niegan la teoría del valor y la plusvalía, vociferan que hay que adaptar la política a los nuevos tiempos. Sostienen que las revoluciones deben ser nacionales y no internacionales. Afirman que se puede ser revolucionario y anticomunista. Para ellos, la explotación es natural. Estas falsedades y otras más del mismo cuño, le han abierto el camino al fascismo y pueden abrírselo hoy en nuestro país.

El 4 de abril de 1917 en la ciudad de Petrogrado, Lenin logra aglutinar bolcheviques y mencheviques. En esta plática se habla de la necesidad de distanciarse de la burguesía rusa, mermar el papel de la democracia parlamentaria, impulsar el control obrero sobre el Estado, cuestionaron el apoyo que los socialdemócratas le daban a la I Guerra Mundial, condenando el chovinismo de estos personajes mimetizados de revolucionarios. Lenin señaló la necesidad de nacionalizar la banca, la creación de un nuevo Estado Obrero, construir y aplicar un verdadero programa agrario, y recomienda mirarse en la bancarrota de la II Internacional. En política exterior la nueva táctica de Las Tesis de Abril, era ponerle fin a la guerra y Lenin señaló, que había llegado el tiempo para pasar de ser Partido Socialdemócrata de Rusia a ser El Partido Comunista de Rusia. Se debatió la necesidad de crear una III Internacional, que podía representar la Internacional Comunista (1919). La Dictadura del Proletariado y la República de los Soviets permitirían abolir las clases e internacionalizar los anhelos de justicia de los pueblos del mundo. El proletariado para Lenin debería tener mayor papel protagónico, a pesar que en Rusia la mayoría de los trabajadores estaban en el campo. Las tendencias no se hicieron esperar: socialistas, comunistas, ultraizquierdistas, moderados y Trokistas debatieron estos tópicos. Al morir Lenin en el año 1924, el Partido Comunista Ruso queda bajó el control de Stalin. Como es de recordar, entre Lenin y Stalin hubo marcadas diferencias. Prontamente Stalin metió preso y luego expulsó y finalmente mando a asesinar a Trotsky. Stalin pasa a controlar al Partido Comunista el ejército Ruso y los Soviets, que por cierto habían perdido fuerza, así, desde Moscú se fue controlando todos los Partidos Comunistas del mundo. En nombre del "frentismo" ante los temores de la guerra fascista, murió el internacionalismo leninista y se indicó que cada país haría su revolución a su manera. Los resultados fueron acomodados a los intereses del estalinismo. Una poderosa burocracia corrupta se apropió de todo el gobierno. Quienes equivocadamente afirman que el socialismo demostró en la Unión Soviética su inviabilidad, están bien "pelados". La derrota fue de una camarilla corrupta, antimarxista, adulteradora de la teoría clásica marxista, creador de interpretaciones manualescas que cosificaron y fosilizaron al marxismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1489 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: