Tetero de agua de espagueti

Yo viví una Venezuela donde niñas y niños lactantes de los sectores populares se alimentaban con tetero de agua de espagueti, mientras que en los restaurantes, tascas y discotecas se derramaba el whisky 12 años, 18 años, y déle. Qué tiempos aquellos. Recuerdo que el que bebía whisky y conocía esa realidad, no sentía ningún remordimiento de conciencia. Decía que eso no era su problema.

Ahora veo a mamás con sus bebes en los brazos que salen de Mercal con 2 kilogramos de leche en polvo, y cuando se lo cuento a los mismos bebedores, rápidamente me interrumpen para reclamarme por la subida del precio de la botella de whisky. Qué buena vaina. No pego una. Ahora resulta que ese sí es mi problema.

Todavía hay gente que no lo cree, sobretodo los jóvenes, que aquí en Venezuela crecieron niñas y niños con tetero de agua de espagueti, o agua de arroz, o de harina de maíz. Incluso bebes que vivían al lado de los campos e instalaciones petroleras. Uno cuenta este drama ahora y hay quien pone cara de extrañeza. Otros hacen chiste de eso por la red social Twitter. Afortunadamente aún quedan registros de aquella realidad que la derecha no ha podido borrarlos. En 1998 la situación ya era insostenible:

En mayo de 1998, Irene Sáez expresó frente a un grupo de empresarios asistentes al directorio convocado por la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea), lo que los empresarios ya sabían de más. Irene Sáez dijo conocer por información de niños de una escuela popular, que la infancia pobre se está alimentando con agua de arroz y agua de pasta. Casualmente en la reunión se encontraba el presidente de Cavidea para entonces, Eduardo Gómez Sigala. (El Nacional, 20 de mayo de1998).

En agosto de 1998, María Walter, ex docente de la Universidad del Zulia, nos pintaba un panorama desolador. Decía que nuestra política nutricional, por el alza de los costos, ha generado un abandono de la atención a nivel de comedores gratuitos, que casi ni existen, y en las escuelas se puede encontrar desnutrición porque la asistencia sanitaria a los estudiantes ha sido descontinuada. Y agrega María Walter: «Sabemos de niños en edad de lactar que han sido llevados al Centro Clínico Nutricional Menca de Leoni, que han consumido aguadas de arroz, de espagueti (la pasta y el arroz para los grandes y el agua residual para los bebés), o teteros de cubitos, y eso es hablar de una gran concentración de sales y químicos no asimilables por los infantes». (El Universal, 24 de agosto de 1998).

En septiembre de 1998, Vanessa Davies visitó el Centro Nutricional Menca de Leoni, y alarmada escribió para el diario El Nacional: «Hay brazos y piernas que parecen las ramas de un árbol enfermo, y cabellos a los que la ausencia de alimentos volvió tan inflexibles, que se parten hasta por tocarlos. Es fácil verlos: en la calle, a los niños que se están literalmente consumiendo a sí mismos pero todavía se mantienen en pie; en el Centro Clínico Nutricional Menca de Leoni de Caracas, a quienes ya no pueden luchar porque sólo les quedan los huesos forrados con pellejo». Más adelante escribe: Existe una «pobreza nacional con bebés que comen el agua sobrante de la cocción de espaguetis para el resto de la familia, ignoran lo que es la leche y saben de la existencia de los cereales por las cuñas de televisión». La médica Arelis López le informa a Vanessa Davies que los niños «vienen de no comer carne de ningún tipo, sino agüitas con cualquier cosa. Las mamás dicen que les sirven carne todos los días, pero no es verdad. Leche, ni soñarlo; en todo caso, diluida». (El Nacional, 15 de septiembre de 1998).

Esta fue la Patria destrozada que recogió el Comandante Chávez en febrero de 1999. Toda una tragedia neoliberal. Mientras Eduardo Gómez Sigala, Leopoldo López, María Corina Machado, Henrique Capriles y Antonio Ledezma bebían whisky o champaña, madres venezolanas desesperadas se veían obligadas a mandar a sus hijos a la calle porque no tenían cómo alimentarlos.

¿Quién no recuerda a centenares de niños deambulando por Caracas oliendo pega de zapatos para calmar el hambre? ¿Quién puede olvidar verlos durmiendo en las frías noches sobre las rejillas de los extractores de aire cálido del Sistema Metro de Caracas? Hasta una película realizaron donde se denuncia una verdad que no se podía ocultar, titulada Huelepega: Ley de la calle. Una producción de José Novoa, dirigida por Elia Schneider. Y hasta Franco de Vita lanzó una canción que lleva por título Los Hijos de la Oscuridad.

Por aquellos tiempos, Rafael Urbina, delegado sindical de los empleados de la Maternidad Concepción Palacios, contaba que casi todos los días eran abandonados niñas y niños recién nacidos en los retenes de la Maternidad, e incluso al pie de los árboles de la plaza ubicada justo al lado del centro materno. (El Nacional, 5 de septiembre de 1998).

Así sobrevivía el pueblo venezolano. Tampoco los soldados de las Fuerzas Armadas la pasaban mejor. Nos cuenta el General Jorge Luís García Carneiro que la comida de los soldados era salchichas a granel, porque era el desperdicios de las embutidoras. También comían mortadela. Comían espagueti de sexta categoría que entregaban a los batallones en bolsas de harina. Les daban bazofia, les daban basura, la tropa pasaba hambre, relató Carneiro. (Programa Con el Mazo Dando, transmitido por VTV, 31 de marzo de 2014).

Todo este pasado de exclusión que narro ahora no es para que la llamada clase media desista de defender a la oligarquía, porque sabemos que eso no va a ocurrir. No, no soy tan ingenuo. Lo recuerdo para que los chavistas, agobiados y desmoralizados por la guerra económica y mediática, abandonen la idea de abstenerse en las próximas elecciones parlamentarias. Es cierto, la guerra mediática se agudiza, pero aquí nadie se rinde. No es tiempo de recular. Todo el mundo en sus puestos de combate.

Vamos Karen, vamos Mario, que sus voces sean disparos. Unidad, lucha, batalla y victoria. Termino este artículo con un solidario mensaje de tuit de la periodista Karen Méndez escrito el 27 de febrero, dirigido a Mario Silva, conductor del programa La Hojilla que transmite VTV. [1]:

Karen Méndez @karenmendezl

@LaHojillaenTV Bienvenido Mario!!! Bienvenido al lugar que siempre fue tu casa!!! Éxitos!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7111 veces.



Fernando Saldivia Najul

Lector de la realidad social y defensor de la sociedad sin clases y sin fronteras.

 fernandosaldivia@gmail.com

Visite el perfil de Fernando Saldivia Najul para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Fernando Saldivia Najul

Fernando Saldivia Najul

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a203671.htmlCd0NV CAC = Y co = US