Vientos de la sabana

¡Ser joven es ser revolucionario!

Las peligrosas acciones que el imperialismo norteamericano y sus acompañantes bélicos han emprendido contra Venezuela, es destruir de todas las formas que sean posible la revolución Bolivariana y Chavista, debido a sus perversas intensiones de detener el proyecto sensible y libertario de ser soberanos, de construir una tierra de paz y de ser modelo a seguir a los pueblos a construir un mundo mejor para las nuevas generaciones donde prevalezcan valores de dignidad y de amor. Otra razón que le incomoda a las trasnacionales de los hidrocarburos es que exista un precio del petróleo que sea justo y cónsono para permitir la inclusión social que se ha venido desarrollando en nuestro país. Ellos prefieren un barril a 6,30 dólares y una explotación despiadada de la naturaleza y otros recursos de Venezuela y de la región.

Para ello han utilizado desde el 98, mil y una treta, mil y una mentira, mil y un engaño, han persuadido a cierta parte de la población a través de un continuo accionar de una vocería interna apátrida, lacaya, llena de odio y opositora permanente a todos los proyectos socialistas. Han atacado por todos los flancos, han dicho que los cubanos se van a meter en las habitaciones de las familias, que los niños los va a criar el gobierno, un gobierno comunista para entrenarlos para la guerra, que las bodegas y pulperías se van a expropiar y toda empresa privada y als casas y vehículos y todo. Cuando el proyecto ha hecho todo lo contrario: garantizar la educación, la salud, mejorar el buen vivir, construir y otorgar casas dignas, ofrecer vehículos y bienes a precios solidarios, garantizar los alimentos, apoyar a la juventud a asumir sus roles protagónicos y participativos reales de la sociedad y esto lo podemos ver en la ayuda e inclusión en el deporte, la cultura y altas funciones políticas y de gobierno.

Sin embargo, ellos durante más de tres lustros han seguido el libreto de oponerse a todo. De voltear con sus mentiras las tareas más sublimes de solidaridad e inclusión de un gobierno sensible y socialista. Ellos han saboteado todo, con golpes, con paros, con saboteo a la industria petrolera, con una difusión asombrosa de maldades, con violencia, muertes, guarimbas, fascismo, terror, angustias, desconocimiento a las autoridades establecidas y ahora la guerra económica para hacer sufrir al pueblo pensando, muy erróneamente, que con ello van a desmoralizar a todo un conglomerado de hombres y mujeres que son las mayorías que decidieron seguir y apoyar este proceso de transformación social.

Esos son pasos de una guerra no convencional que tiene como fase final una invasión militar o un ataque directo de fuerzas bélicas extranjeras. Ese es el sueño de Capriles, de María Machado, del inquilino de Ramo Verde y de muchos otros integrantes de la tozuda oposición antipatria. Y para ello tiene que imponer su matriz de que los venezolanos y venezolanas viven en un Estado Fallido y un Estado Forajido. Es hacer pensar que en el país hay un desorden generalizado y bandolero, es vender esta imagen del país para justificar internacionalmente la invasión militar extranjera.

Sustenta lo del “estado fallido” señalando que en el país, no hay educación, no funciona la salud, no hay qué comer, la pobreza es preponderante, el pueblo está sufriendo y no tiene que comer ni qué hacer. Y lo de “estado forajido” es que vender a Venezuela como tierra vinculada al narcotráfico, puente de drogas, de allí fue todo el ataque al compañero y amigo Diosdado Cabello, es vincular a altos funcionarios a carteles de la droga para continuar enlodando la imagen del país en el exterior.

Es todo un plan macabro que debemos denunciar al país e internacionalmente, para crear conciencia de los que ellos los apátridas pretenden y sueñan, que no es otra cosa que ver destruida la patria y entregar sus recursos a las potencias extranjeras. Por eso es que en estos días donde se receurda la voz de los jóvenes que también forjaron al independencia, que avivamos ese espíritu joven revolucionario y recordar aquella frase del austral Salvador Allende: “Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1262 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor