Certidumbre del Socialismo del siglo XXI

De la divergencia mi querencias

Y de la contradicción el saber para la acción.


Contrario a lo expresado por los oscuros argumentos de los camaradas de la “critica”, yo al igual que millones de hombres y mujeres, tengo la certeza y la confianza, que este primer gobierno sin Chávez, es esencialmente revolucionario, socialista y chavista. En consecuencia asumo el compromiso de apoyarlo y defenderlo hasta la muerte. Por ello no voy a caer en la falsa dicotomía de las dos izquierdas, de la lucha interna entre los sabios idealistas versus los supuestos pragmáticos corruptos, pues considero vacuo, regodearse en el discurso de los pavosos criticones y sus sentencias negativas, prejuiciosas, sin asidero en la realidad concreta y descalificadoras de los inmensos esfuerzos que hace la revolución bolivariana en pro de la construcción del Socialismo del Siglo XXI.

En ese sentido quiero dejar claro, que frente a la infeliz opinión que emana de la incomprensión del momento histórico, hay un liderazgo sustantivo, que lucha contra los desarmados ultraderechistas que han jurado exterminar hasta el último vestigio de socialismo o algo que se le parezca. Inspirados por estos guerreros anónimos en su diario batallar, podemos afirmar que en Venezuela lo que hay es chavismo, puro y simple, una fuerza indómita que chocar y repela todo cuando se parezca a los viejo modelo entreguista, neo liberal o seudo socialistas del pasado, a la vez que planta cara al reto de construir un nuevo mundo de vida donde se garantice la paz y la existencia con calidad.

En consecuencia, hay que resaltar que las masas (como le decían los políticos de ayer) hoy advenidas en poder popular en formación, son el único camino cierto para la construcción del socialismo bolivariano y chavista. Es mentira que una parte, una facción, una marea, grupo o como quiera llamarse, estén iluminados y los demás estamos en la oscuridad. Es falso que la lucha contra el capitalismo consiste en acabar con las condiciones objetivas de producción que se tienen, las cuales en nuestro caso están compuesta por público y privado, so pretexto que se está entregando la revolución, (véase Hong Kong, El Puerto de Mariel en Cuba, entre proyectos que al igual que nosotros están a favor del socialismos como modelo) Es falsa la premisa que pretende afirmar que el legado del comandante nos da la potestad de inspirar el desánimo, la apatía, la inamovilidad de nuestra gente, con argumentos traídos del fondo de los reconcomios, los cuales más que criticar a este gobierno que es de todos, pareciera un ataque personal contra los que dirigen su estructuran orgánica.

En ese sentido, a los efectos del discurso político que demanda la patria creo que es inútil discutir si Maduro es o no es igual a Chávez; pues es tonto repetir el discurso alienado y alienante de la mass media universal con el cual se ha pretendido minimizar la labor del Presidente Maduro, sobretodo en este momento cuando la derecha internacional se alinea en su contra imponiendo por todos los medios imágenes, frases, formas y modos que en nada ayudan al proceso y menos fortalecen al gobierno que nos heredó el comandante.

En consecuencia, la crítica debe ser una evaluación justa que nos ayude a corregir, sin ironía, descalificaciones ni chantaje seudo morales que inspiren miedo, desconfianza y apatía. Todos somos importantes, desde la más alta magistratura del estado: Presidente Nicolás Maduro pasando por la conducción nacional del partido: Dip. Diosdado Cabello, hasta el más humilde de los militantes de a pie, esos que el presidente Chávez les dijo: Tú también eres Chávez. Camaradas ha llegado la hora de dejar de lado nuestras inútiles miserias, para ir al encuentro de los millones de hombres y mujeres que sentimos esta patria y queremos construir el Socialismo del Siglo XXI.

Por último, reconozco el talante esencialmente revolucionario de los camaradas criticadores de oficio, pero les advierto: El talento sin probidad, es un azote. (Simón Bolívar) y la crítica apresurada y sin fundamento un mortífero manjar con el que se envenenan las luchas y se paralizan los procesos. Cuidado que su arrogancia puede estarle haciendo el juego a los enemigos de la patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1213 veces.



Ángel Rafael Tortolero

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a197410.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO