Vientos de la sabana

Maximizar la conciencia revolucionaria

Ante el perenne ataque de los factores del mal que vanamente han intentado una y mil veces acabar con la revolución Bolivariana, y frente a las nuevas aberraciones del imperio norteamericano por someter a los pueblos del mundo, no nos queda otra alternativa a todas las fuerzas de avanzada, a todas las fuerzas chavistas, que maximizar la conciencia revolucionaria y estar alerta y organizados ante cada paso que el fascismo hace para herir a la patria.

A esta altura del juego ya todos sabemos qué rol juegan los voceros opositores en el país y como también sabemos de qué son capaces de hacer con tal de sacar al pueblo de Miraflores y volver a repartirse los recursos que bien este proceso de transformación ha sabido repartir equitativamente en todos los venezolanos y venezolanas que han visto a los largo de estos tres lustros cómo han sido incluidos con medidas de gobierno humanitarias, sensibles y sociales. Es una perogrullada repetir las inescrutables ocasiones que la antiética política ahora agrupada en la MUD ha mentido, manipulado y accionado violenta y mortalmente contra el pueblo que ha resistido con paciencia y estoicismo sus atroces malcriadeces contra el pueblo noble y humilde que resiste con valor sus tropelías y perversidades.

De ahora en adelante no nos queda otra alternativa que hacer un esfuerzo máximo por obtener una conciencia revolucionaria capaz de desmembrar de la oposición todos sus discursos y reacciones mortales, mediante una vocería colectiva nacional revolucionaria que se oponga radicalmente a sus oscuros caprichos de derrocar a nuestro presidente Nicolás Maduro para asirse del poder y entregarlo nuevamente a las grandes potencias y grandes consorcios del mercado mundial de hidrocarburos.

Hay que estar atentos en todos los escenarios, porque ante la derrota que se llevó el imperialismo bélico en Siria y las incomodidades en Ucrania, no les importaría mucho a los Estados Unidos emprender sus viles acciones bélicas e injerencistas contra este suelo Libertador, que tiene por bendición las reservas más grandes de petróleo del mundo…, una tentación que los tiene intranquilos y que están desesperados de ver cómo sus miles intentos han fracasado gracias a la organización de un pueblo que supo entender la voz sincera de nuestro comandante Hugo Chávez Frías de levantar las banderas bolivarianas de libertad, justicia, democracia y soberanía.

Las recientes denuncias del periodista José Vicente Rangel sobre sicarios que estarían entrando o pretender entrar al país para generar cualquier tipo de anarquía y delincuencia, son más que ciertas y en nada debe sorprendernos; acaso no lo han hecho innumerablemente: franco tiradores el 11 de abril 2002, grupos paramilitares en la finca Dactari, 09 de mayo del 2004, explosivos en embajadas y los más recientes sicarios en las guarimbas fascistas que han dejado más de cuarenta muertos.

Ante esto todos los revolucionarios estamos llamados a maximizar la conciencia revolucionaria, a desmontar el continuo ruido mediático internacional y que es rebotado sin escrúpulos por muchos medios privados opositores y medios enemigos del pueblo. Que con la excusa de atacar a algunos altos representantes del Gobierno, a sus organismos y a las instituciones democráticamente establecidas, lo que de verdad están atacando en la ala voluntad de un pueblo que se levantó desde aquel pasado 04 de febrero para más nunca volver a ser dominado por fuerzas extranjeras y los lacayos apátridas del país.

Port otro lado, quienes asumimos roles de Gobierno, de legislación, de altos cargos en las estructuras del Estado y del Gobierno tenemos la responsabilidad de erradicar de una vez por todas todo vestigio de los vicios del estado burgués. Tenemos que ir a la acción transformadora y productiva, tenemos que dar ese salto adelante como tanto no los exhortaba nuestro Hugo Chávez Frías; exorcizar los demonios cuartorepublicanos, capitalistas y depredadores que fueron inoculados por esa antiética de la política puntofijista y que el avance de la tecnología moderna a cada segundo lo disemina en el mundo para crear necesidades ficticias y nos arrastra al consumismo superfluo. Todo estos detalles tenemos que cuidarlos y avivar los conceptos espirituales de ayuda al prójimo y del verdadero socialismo que debemos madurar en cada acción que emprendamos por el bien de la patria y como aporte a un mundo cada vez mejor para todos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1385 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor