Plan Municipal de la Patria

Ocho años continuos de gobiernos municipales, en medio de la confrontación política entre las fuerzas del cambio revolucionarios y quienes luchan por el restablecimiento maquillada de la Cuarta República, ha dejado, en general, un saldo inferior a las expectativas planteadas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y los lineamientos emanados del líder de la Revolución Bolivariana, Comandante Hugo Rafael Chávez Frías en su Plan Nacional Bolivariano 2007-2007, razón por la cual, frente al nuevo escenario electoral, es esencial que se realice un serio proceso de evaluación, crítica y cuestionamiento del retraso en los cambios que se viene operando en las instituciones políticas de los Municipios para presentar en las elecciones del 8 de Diciembre, no solo candidatos y candidatas que declaren su compromiso con la revolución y el pueblo bolivariano, sino que, orgánicamente, se comprometan cumplir un Plan Municipal de la Patria que responda al proceso de destrucción del viejo Estado clientelar, rentista y partidocrático – incluyendo sus actuales instituciones – y acelere el proceso de organización y ejercicio efectivo, democrático y protagónico del Poder Popular y de la construcción nuevo Estado Comunal: objetivo estratégico de la revolución bolivariana.
Durante éste largo período de gobierno municipal, se han producido importantes avances en el proceso de transformación de la vida en los Municipios con el reconocimiento del Poder Popular, el desarrollo de proyectos sociales y económicos bajo la responsabilidad directa de diversos organizaciones surgidas de los trabajadores y las trabajadores y otros sectores populares, la transferencia directa de recursos nacionales, estatales y municipales a muchas organizaciones del Poder Popular, con el fin de realizar obras y prestar servicios comunitarios, lo cual ha estado acompañado de la aprobación de algunas leyes nacionales y de los Estados y Municipios, relacionadas con el reconocimiento de este nuevo Poder No Institucional llamado a la transformación revolucionaria de la Sociedad y el Estado Venezolano, que haga posible alcanzar el objetivo histórico de liberar a los ciudadanos y al conjunto de la Sociedad de la opresión política de la burocracia del viejo Estado y poder ejercer a plenitud la dirección de los asuntos públicos.
Sin embargo, un balance general de éste proceso deja como conclusión que los logros alcanzados no se corresponden con las exigencias del proceso de cambio revolucionario en lo que se refiere al empoderamiento del pueblo de niveles superiores de participación, mando y dirección en los asuntos de la competencia de los actuales órganos de representación y gobierno en los Municipios, lo que representa una deficiencia importante en el proceso de formación y ejercicio del nuevo Poder Popular que debería avanzar, desde los espacios inferiores de la vieja estructura estatal - que son los Municipios - hacia los niveles superiores del Estado constituidos por los llamados Poderes Públicos Nacionales, sin lo cual es imposible construir y desarrollar el Estado Comunal Bolivariano.
Esta gravísima situación de estancamiento de los cambios institucionales y culturales en el seno de los Municipios tiene causales multifactoriales que van, desde la falta de compromiso revolucionario real de muchos alcaldes y concejales bolivarianos, la incomprensión y desconocimiento de la significación política e histórica del Poder Popular como base del nuevo Estado que debemos construir, la incultura política y carencia de formación ideo-política de los gobernantes municipales sobre la propuesta del nuevo Estado Democrático y Social de Derecho y Justicia plasmado en la Constitución y desarrollado en las Leyes del Poder Popular y las Comunas hasta, la resistencia a renunciar a espacios de Poder frente a las organizaciones populares, la aplicación inercial del modelo de gestión efectivista cuarto-republicano, la negativa a transparentar la administración patrimonial de los municipios frente a la Contraloría Social y, la garantía del control clientelar de los liderazgos populares - vía la distribución discrecional y antiética de los recursos públicos – con el fin de favorecer apoyos electorales de su candidatura en sucesivos comicios municipales.

Es necesario decirlo dramáticamente: 1.- No es posible construir el Estado Comunal sin organizar y empoderar al Poder Popular y, 2.- La derrota estratégica de la oposición contrarevolucionaria no está solo en los números globales de votos de las elecciones sino en la destrucción del Estado que pretenden reimplantar y, su núcleo fundamental de resistencia está, precisamente, en los Municipios; razón por la cual es allí donde se debe concentrar la generación de la nueva cultura política de la democracia bolivariana, participativa y protagónica impulsora del Poder Popular y el Estado Comunal que hará irreversibles los cambios revolucionarios en la Sociedad y el Estado venezolano.

Conforme a ello, es de la responsabilidad de la dirección superior del PSUV y de los aliados del Gran Polo Patriótico diseñar un Plan Municipal de la Patria, que comprometa personalmente a cada candidato y candidata a las alcaldías y a las Cámaras Municipales a impulsar cien (100) acciones dirigidas a la construcción, en el nuevo período de gobierno municipal, del Poder Popular y las bases locales del Estado Comunal, disolviendo paulatinamente las actuales estructuras jurídicas, institucionales y políticas de gobierno local que impidan el ejercicio del Poder Popular y, reemplazándola por nuevas normas e instituciones que respondan al objetivo estratégico de la revolución bolivariana plasmado en el Plan de la Patria, diseñado por el Comandante Eterno de la Revolución Bolivariana, Comandante Hugo Rafael Chávez Frías.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1508 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a171343.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO