Un Grano de Maíz

La burguesía se arma

La clase dominante, la burguesía, se enfrenta a las clases dominadas, sus intereses chocan. Sin embargo, la lucha de la burguesía es también en su interior, entre fracciones burguesas, éstas suelen ser más crueles que ninguna. Veamos.

La burguesía nacional, deberíamos decir, las burguesías nacionales, disputan en última instancia a la renta petrolera, difícilmente en otra parte del mundo la burguesía tiene tal necesidad de controlar al Estado, dirigir al gobierno, esta unión es la que garantiza el vampirizar la renta, nutrirse del torrente petrolero.

Ahora bien, la burguesía en sus siglos de señorío entendió que la dominación es ante todo un asunto de  conciencia, de visión del mundo de los sometidos. Es allí donde reside la llave del control del mundo en los medios de deformación, que algunos incautos llaman de comunicación. No se puede imaginar un gobierno sin control de estos medios, no se puede imaginar una clase dominante que no domine a estos medios.

La burguesía mundial atiende con cuidado lo que podríamos llamar los instrumentos espirituales de dominación: el cine, la televisión, la prensa, la escuela, el púlpito, los padres autoritarios. Desde esos instrumentos de manipulación han producido justificaciones para las guerras, para lanzar bombas atómicas, han sembrado el orgullo que sienten millones de incautos por los marines, un cuerpo de intervención y sometimiento de las insubordinaciones de los dominados. Se deduce que la batalla principal en la lucha entre fracciones de la burguesía es la batalla por el control de los medios. Las guerras de cuarta y quinta generación tienen esta esencia.

Aquí en Venezuela la lucha entre burguesías es febril, las distintas fracciones toman posiciones para la batalla final, se disputan los medios. En los últimos días, mientras nos distraemos embelesados, una burguesía adquiere formidables instrumentos de creación de opinión, de manipulación del alma popular: Globovisión y la Cadena Capriles pasan de una burguesía a otra. Es evidente que no es una operación económica, es ante todo un posicionamiento para la manipulación de las almas, preparando el asalto definitivo a la renta.

Mientras tanto la Revolución no parece percibir la esencia de las contradicciones, quiénes disputan el poder, las diferentes manifestaciones de esas fracciones, y se debate inocente en una ruleta rusa decidiendo cuál fracción dará el tiro de gracia al Socialismo.

Mientras tanto la idea revolucionaria frenada por el desbordamiento reformista no aparece en pantalla, los medios administrados por el Estado Revolucionario no terminan de entender la esencia del enfrentamiento, se agotan en publicidad que no ha dado fruto, insisten en la vía de la merma. La Revolución necesita urgente ubicarse en esta batalla que ocurre en sus narices, tomar conciencia de la confrontación de hoy, poner la idea revolucionaria en el centro del combate.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5168 veces.



Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: