Respuesta a Hugo Zamora de un “sifrino de izquierda”

Revisando los distintos artículos de opinión de Aporrea, tuve la suerte de encontrarme con un escrito de un camarada llamado Hugo Zamora que, intuyo, es militante del Partido Socialista Unido de Venezuela. En primer lugar, siempre me parecerán positivos en la construcción de la sociedad socialista estos espacios de debate y disertación donde podamos respetarnos en la diversidad que siempre ha caracterizado a la izquierda revolucionaria en la historia universal. En segundo lugar, el espíritu crítico y la capacidad de argumentar sin hacer ofensas a aquel que piensa diferente, a pesar de que nos acerque un objetivo común, el Socialismo.

Pero me he visto en la necesidad de escribir una especie de réplica, ya que en cuanto al respeto, considero que el camarada Hugo Zamora, quizás sin darse cuenta, utiliza un calificativo lo suficientemente ofensivo contra un sector que es leal pero muy crítico a la Revolución (dentro del cual considero formar parte). Llama a dicho sector el “sifrinismo de izquierda” o “expresión pequeñoburguesa”. Creo que, sin darse cuenta, se hace referencia a un sector académico a intelectual que plantea soluciones a los problemas del proceso desde lo que, definitivamente, es su fortaleza, el análisis científico, para algo estudian. Pero es que incluso es hasta perversa su analogía, porque da a entender que hay una relación directa entre ser “sifrino” y ser “profesional”, generando una ruptura en el seno de la sociedad entre aquellos que estudiaron y aquello que, por diversas razones, no lo han hecho, repitiendo el discurso hegemónico de la derecha.

El camarada Hugo Zamora dice que “Es divertido ver cómo algunos de estos personajes se deshacen los sesos en sus disertaciones politólogas en un enredo diletante, que sería de algún valor si de ello se sacaran lecciones para la práctica política en organización y avance revolucionario”. Pero no se da cuenta que su propia forma de escribir está bien estructurada, demostrando amplios conocimientos gramaticales y conceptuales, lo que me hace inferir que es un profesional egresado de alguna Universidad (pública o privada) de nuestro país. ¿Podría considerarlo una contradicción o tiene una intencionalidad?

Yo le preguntaría al camarada Hugo Zamora ¿Qué es ser sifrino? Esto porque, desde mi concepción teórica y empírica (porque efectivamente he tenido la suerte de vivir y conocer la calle y sus complejas dinámicas dialécticas), el sifrino se caracteriza por ser un individuo proveniente de las clases hegemónicas (clases altas y medias acomodadas), que nunca ha tenido la necesidad se esforzarse por obtener bienes materiales y servicios de calidad; es ese tipo de persona con una alta conciencia de clase, que odia todo lo que está por debajo de su status, que no estudia, no lee, es un producto manufacturado a través de los programas alienantes de la TV occidental. Un sifrino cree ciegamente en el sistema, para este tipo de personas, la exclusión no existe, sino un sector muy honrado y trabajador (minoría) y un sector flojo, vago y malandro (las mayorías obreras).

Un sifrino es la perfecta descripción de los “manitos blancas” Esos muchachos y muchachas que más pendientes están de una pose para la foto, de ver a un pobre para insultarlo y sentirse superiores, de defender a un canal infame como RCTV y su programación basura. Un sifrino es aquel que es capaz de decir que las formas de gobierno son “democracia, socialismo y comunismo” con la más profunda ignorancia. Un sifrino siente que su identidad depende la marca con la que se viste, de los lujosos restaurantes donde come, del alto nivel de gasto que puede tener por su opulencia económica.

Entonces le pregunto al camarada Hugo Zamora ¿hay un sifrinismo de izquierda? Más bien parece que el camarada, llevado por la coyuntura política actual, en la cual nos encontramos debilitados políticamente y tratando de buscar formas para salir de esta situación (generada a partir de la muerte del Comandante), enfila sus armas contra un enemigo inexistente. La crítica no sólo debe ser válida, también debe evitar ser complaciente, ha de ser propositiva y radical si es preciso. He leído y escuchado muchas críticas, así como también soluciones alternativas a la forma en que estamos haciendo gobierno. En la revolución no hay una camarilla de intelectuales acomodados con ínfulas de superioridad a quienes les hiede el pueblo, al menos no desde el sector universitario.

Si hay dos enemigos contra los cuales luchar, estos son la burguesía, cada vez más poderosa económicamente, y la burocracia, cada día más servil a los intereses capitalista.

Patria o Muerte

Venceremos

*Militante Socialista

@carlosgrillet_

Carlosgrillet@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2547 veces.



Carlos Grillet

Licenciado en Trabajo Social y estudiante de economía (UCV), Guevarista leal a la Revolución Bolivariana, la música y la lectura, más que una pasión, la vida.

 carlosgrillet@gmail.com      @carlosgrillet_

Visite el perfil de Carlos Grillet para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Grillet

Carlos Grillet

Más artículos de este autor