Vientos de la sabana

Gobernando con el pueblo

Nada más acertadas las políticas tomadas del alto Ejecutivo que salir a Gobernar al fragor del pueblo. Allí hemos visto a nuestro presidente Nicolás Maduro y su tren ministerial de la mano de los colectivos organizados tomando las decisiones oportunas para solucionar los problemas puntuales que impiden, en ciertas ocasiones, el avanzar de las comunidades hacia la mayor suma de felicidad posible.

Es más que un ejercicio es una dinámica del gobierno revolucionario que oye y obedece a un pueblo organizado, consciente y gobernante. Además es una forma de darle continuidad al estilo, el método y características del gobierno de nuestro Hugo Chávez Frías, fundado en un contacto permanente con el pueblo. Es una forma de gobernar que va más allá de conocer una realidad o percibir un problema sino un método para construir soluciones, mejorar realidades y edificar patria en espacios pequeños determinados de comunidades.

El Gobierno de Calle es donde aflora la sinceridad vestida de honestidad, es un gobierno donde existe un diálogo franco y frontal para decirnos las verdades, para escucharnos las críticas y para seguir apoyando a la rueda giratoria de la revolución y su fuerza transformadora hacia una sociedad donde cada día impere la justicia social.

Con Nicolás Maduro en la calle creamos espacios para un encuentro común de las fuerzas patrióticas, espacios bañados de la espiritualidad y remembranza eterna del Gigante de la dignidad como es Hugo Chávez; es sentir y vivir la voz del pueblo en matrimonio con su gobierno que entiende y atiende sus necesidades de inclusión social.

Aunque son muchas las peticiones que se escuchan en este Gobierno de Calle, es sin duda, de alta significación, la acción de la Gran Misión Vivienda Venezuela, que no ha escatimado esfuerzos en llevar la sonrisa, la alegría y la felicidad a cada rincón del país. Cada día se disfruta de la hermosa experiencia de entregar miles de casas amplias, frescas, espaciosas, llenas de bellezas y calidad, porque así el Gobierno de Nicolás Maduro ve al pueblo, lo ve digno y merecedor de estas viviendas que sólo son posibles en la Revolución Chavista, en Revolución y en socialismo; en un gobierno de la cuarta república volverían a llevar la miseria al pueblo venezolanos, pero eso no lo permitiremos más nunca jamás.

Mientras El Gobierno de Calle sigue su gira por todos los estados de Venezuela llevando dignidad, vemos ya con cierto con dolor como algunos diputados entreguistas se dieron un paseo por algunos países implorando de rodillas que exista una injerencia en nuestra democracia. Vergüenza de estos venezolanos apátridas, sin escrúpulos que perdieron la razón por el odio que le inocularon contra el pueblo y contra la revolución bolivariana. Ellos, estos fariseos políticos, no deben olvidar que otrora, bajo el mando de Simón Bolívar

y la unidad latinoamericana, fue derrotado el primer imperio de ese entonces, que durante siglos había subyugado la voz del pueblo venezolano. Ahora, nuevamente, estamos decididos a no dejarnos doblegar ni callar la voz de un pueblo que Chávez despertó para siempre, para construir nuestra autodeterminación como pueblo soberano y libre.

De allí que consideramos acertada la importancia de haber ido Nicolás Maduro al Mercosur a hablar claramente de una integración provechosa y cohesionada con una multipolaridad de los países de la región y del mundo. Así como su participación en Petrocaribe donde se abren las ventanas de los avances que Chávez propició con estas naciones en un intercambio humano equitativo y de inclusión social. Lo mismo decir de la Celac donde podemos abrirnos al mundo y a países de avanzada de Europa en diálogo franco y sincero como lo estamos haciendo con China, el Gigante asiático, una de las economías más prósperas del mundo, un país desarrollado, con un gran avance científico y con la población más grande del orbe. Toda una aceptación de Venezuela, su gobierno y su democracia inmiscuida en las políticas internacionales del concierto mundial de grandes países de avanzada.

Así marcha nuestro Gobierno de Calle, metidos de lleno en las comunidades, mientras seguimos asegurando y resguardando la integridad de los venezolanos y venezolanas, por eso rechazamos categóricamente las posturas de Lorenzo Mendoza quien, como empresario al fin, sólo está pendiente de la rentabilidad de sus empresas. Los venezolanos deberíamos pedir las auditorías de todo el proceso económico de sus empresas alimenticias, porque ya sabemos que están colocando sus productos en el mercado internacional donde adquieren mayor rentabilidad. Esta es una lucha entre los dos modelos que se enfrentan y seguro estamos que vencerá el que más pueblo tiene y este es el modelo Socialista.

Pero nuestro Gobierno revolucionario de Nicolás Maduro está consciente que es deber del Estado, por encima de cualquier tipo de propiedad, garantizar la seguridad, la vida, la salud, la defensa y la alimentación del pueblo, por lo que estamos seguro no se va abandonar en esta tarea de llevar los alimentos a los anaqueles y dispensa del pueblo venezolano.

*Diputado AN



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1787 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor