Rafael Cabrices y las ironías de la Revolución



Lamentamos profundamente la muerte de Rafael Cabrices, quien representa la valentía y la dignidad de quienes defienden a muerte esta Revolución. Cabrices fue reivindicado por el pueblo venezolano ignorando la campaña difamatoria, calumniadora y ofensiva de los medios de comunicación privados quienes, tratando de exponerlo al escarnio y desprecio público, lo que lograron fue difundir su mensaje de compromiso y entrega a la Revolución. Sin embargo, Rafael Cabrices representa también el sufrimiento de un pueblo que vive las ironías de la Revolución.

Cuestionando el verticalismo y los aparatos burocráticos, Cabrices se lanzó como candidato a Concejal por su municipio. No quedó, siendo un caso más, como el de Juan Fuentes o el de Juan Contreras, quienes a pesar de tener un inmenso respaldo, el perverso mecanismo de las "morochas" ahogó la expresión de las minorías. Cabrices no se rindió y seguía luchando, y lo hacía como todo revolucionario, sobreponiéndose incluso por encima de la propia salud. El partido de la Revolución, no reconoció la calidad, la ascendencia y la importancia de llevar a los cargos públicos revolucionarios del pueblo realmente comprometidos con el proceso.

Pero por si fuera poco, Cabrices también se enfrentaba en su entorno de trabajo. Y a la derrota que supone la muerte, se le agregó como remate el despido, publicado este miércoles 31 de agosto, en el diario VEA (ver imagen del aviso en http://www.espacioautogestionario.com/avisodeprensavea310805.jpg).

El Director de Recursos Humanos (E), el Sr. Juan Alexander Medina, de la Alcaldía de Caracas, suscribe la comunicación que salía justo el mismo día en que sembraban, en el
cementerio, el cuerpo de Rafael Cabrices. Por cierto, en la misma página, tal como se ve en la imagen, aparece también el aviso de la Asamblea Nacional, en la que lamentan el fallecimiento del luchador social.

Pero mientras la Revolución se ensaña con sus verdaderos defensores, por el contrario, con sus enemigos lo que se lanzan son "flores". Es así que recordamos cómo, después del
Golpe de Estado de 2002, fueron muchas las iniciativas para conciliar, para perdonar, incluso para pasar por alto esa cínica decisión del 14 de agosto de 2002, del Tribunal Supremo de Justicia, quien dictaminaba que aquí no había ocurrido nada. En pocas palabras, se le pedía al pueblo que colocara la otra mejilla. Y la respuesta de la oposición, de la derecha, del Golpismo, fue el sabotaje petrolero de finales de diciembre del 2002 y enero del 2003.

Ya no quedan más mejillas, sin embargo, el Gobernador del Estado Táchira ha estado facilitando los trámites para que se concrete el indulto presidencial a tres de los imputados en el Golpe de Estado de abril de 2002. Y parece que las conversaciones, van por muy buen camino.

Estas ironías son las que no perdona el pueblo venezolano, quien al contrario del mito que dice que olvidamos todo, sí recuerda y lo hace muy bien. Es urgente profundizar la Revolución. Es imperativo la Revolución dentro de la Revolución, y allí es, donde el ejemplo de Cabrices perdurará por siempre.

ofgomez@espacioautogestionario.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2659 veces.



Omar Gómez / Espacioautogestionario.com

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor