La lucha empieza por rescatar o dignificar en el pueblo los cinco Valores Humanos

La lucha es una lucha en la que hay que esforzarse por despertar la conciencia de miles de millones de seres humanos que aún permanecen dormidos. Ya que de seguir bajo ese aletargado estado, eso no es más que el caldo de cultivo para que las fuerzas de lo negativo se sigan posesionando y adueñando de tu libre pensar, hablar y actuar. ¡Seamos libres, que lo demás no importa nada!! frase acuñada por José de San Martín en 1819.

La lucha es entre aquellos que se creen pobres de espíritu; bien sea porque siendo ricos y creyéndose más que los demás..., no son más que la misma miasma y, aún peor, que aquellos que dignamente no han tenido nunca nada. Por tanto, la lucha empieza por rescatar o dignificar en el pueblo los cinco Valores Humanos: VERDAD, RECTITUD, AMOR, PAZ Y NO VIOLENCIA. Valores que inherentes en nuestro fuero interno no hace distinción alguna entre el pobre, el andrajoso, el rico, el indio, el negro, el amarillo o blanco, credo, raza o lengua. Todos, absolutamente todos, somos ante los ojos del Creador, IGUALES.

Esos Valores Humanos, una vez quitado el hollín que por siglos opacó su connatural brillo en el pueblo venezolano, se avivaron y brillaron nuevamente con el fuerte liderazgo que le imprimió Hugo Chávez durante 14 años, y se irradiaran aún más a través de Chávez (ahora como Sol Cósmico*) haciéndose sentir en todos los confines del planeta como el empoderamiento más vigoroso y elevado que pueblo alguno haya alcanzado jamás.

Chávez hizo el sacrificio de despertarlos y estuvo casi a punto, en vida, de verlos fructificar en toda su plenitud. Pero aún ahora y a pesar de su ausencia física, es un hecho fehaciente y más que demostrado que con su ejemplo, virtudes y limpia trayectoria, dejo para las generaciones actuales y futuras los códigos necesarios para que esos Valores Humanos se avivaran (activaran) permanentemente en la conciencia del pueblo. Esos valores, expresados en compasión, piedad, misericordia, ecuanimidad, virtud o fe, por no verse, sentirse o ser tangibles, es el legado más valioso que Chávez le deja a los venezolanos y pueblos del mundo. Hizo posible el milagro de que aquellos que a todos se les negó, ahora disfrutaran y tuvieran.... ¡¡Los visibilizó, los dignificó, los elevo!!

Chávez no tenía apego alguno, pues su corazón respondía al llamado de la angustia, y recorría por igual el país o la Patria Grande predicando la lección de la igualdad, fraternidad, amor y solidaridad. Su vida fue como un brindis para la elevación de la humanidad. Le abrió el camino al pueblo para que en el devenir de tantas luchas y batallas, promocionara una nueva hegemonía ética, moral y espiritual, que nos permitiera eliminar los vicios y antivalores que no terminan de morir, del viejo troquel de sociedad capitalista. Hizo suya aquella frase de Gramsci... "Lo viejo debe terminar de morir definitivamente, para que el nacimiento de lo nuevo se manifieste en toda su plenitud".

La lucha que se avizora en el devenir del Nuevo Mundo es una lucha de conciencias. Y bajo ese tenor ya el pueblo insurgió con una nueva conciencia revolucionaria y sabe que desde allende los mares lo han bombardeado día y noche con un veneno subliminal transculturizador, que casi los hunde de nuevo y por siempre en el abismo neocolonialista. De modo, que es una lucha silenciosa entre la "conciencia individual e indivisa" de aquellas mayorías que se han creído que son los pobres y olvidados, y de aquellos pocos que se han creído ser los merecedores de la riqueza y considerarse los únicos bendecidos por la Providencia (...) Ese fetichismo capitalista o prevalencia de antivalores sembrados por oscuras intenciones en la conciencia del colectivo, nos ha hecho ser en el tiempo menos que los demás y rebajado a la miseria la condición humana de las mayorías. Esa desigualdad, propio del modelo capitalista, se nos inoculo en el subconsciente por muchos siglos y, fue a tal punto, que casi destruyó los principios, valores y creencias del pasado reciente. Pero, gracias a la divina Providencia comienza a verse la luz en el túnel y comienza a revertirse esa negativa tendencia, por tener un primer quiebre desde las 2 últimas décadas del siglo pasado con la aparición en escena de un insurgente, mentado Hugo Chávez, quien con su arrollador ímpetu arrastra consigo esos antivalores y destruye a su paso el antagonismo y oscuras fuerzas que nos ataban al tenebroso pasado. Ello hizo posible que la política interna y geopolítica latinoamericana, por sí mismas, se dinamizaran y se derribaran esas barreras de contención que no hacían que otro mundo fuera posible

Chávez hizo el milagro de que más de millón y medio de ciudadanos dejaran de ser analfabetas. Ese fue el primer paso para elevar los niveles de conciencia del pueblo. Luego con tesón y perseverancia limpio en esos ciudadanos el hollín neo colonizador que se acumulo por muchas décadas en la conciencia de millones de compatriotas. Hizo posible durante 14 años con su guía y su luz, que generaciones de brillantes muchachos terminaran su bachillerato e hicieran realidad el sueño de obtener un título universitario. Y eso, rompió, sin lugar a dudas con aquella lapidaria frase de Bolívar: he arado en el mar... Pues, esa juventud pensante y consignataria de un pensamiento crítico, ahora en ese rol, ararán en el mar social, por, y para seguridad de una nueva Venezuela libre. En la que por derecho todos, absolutamente todos, se han de beneficiar de las mismas oportunidades y gocen de la mayor suma de felicidad posible. ¡Verdaderos estudiantes! Que sientan el olor del negro, el indio, el chino, el mestizo, el afro descendiente, el moreno, el blanco, etc. Imbuidos de humanidad y respetuosos de la Madre Naturaleza y su Creación. Capaz, ahora, de sentir y ser solidarios y de manifestar su sentido de pertenencia y respetar desde lo más hondo de sus entrañas a la patria, sus símbolos, la Madre Tierra, a sus libertadores, sus mártires y a su pueblo.

Decía el Libertador Simón Bolívar y, Chávez cual letanía lo repetía y lo repetía una y otra vez que, "al pueblo lo han dominado más por la ignorancia que por las armas". En esa corta frase subyace un montón de reflexiones, que para decir lo menos solo voy a resaltar lo que allí inmerso se irradia como un mensaje subliminal de tanto poder y fuerza espiritual, que no es más que el despertar de la conciencia per sé en el pueblo, a fin de que en conciencia seamos nuevamente libres de las cadenas y ataduras que nos esclavizo y cerceno el pensamiento, la palabra y la acción, por muchas centurias...

* Sol Cósmico... Una compatriota camarada "vidente" quien por lo general no se ha equivocado en su visiones o revelaciones de sus estados meditativos, me dijo que Chávez se le apareció y le dijo que él ahora en su condición de "Sol Cósmico", velaría por la salud de la patria y del continente.

¡Chávez vive, la lucha sigue!!!



joseagaporam@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2152 veces.



José Agapito Ramirez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: