De los reglamentos y las metodologías a la cooptación, es decir, arroz con mango, o sea, bloqueemos a Eduardo Samán

Antiguamente se tenía la falsa creencia, de que las madres cocodrilos o “cocodrilas”, una vez roto el cascarón del huevo y habiendo salido el ser de su interior, y al observar que la madre “cocodrila”, introducía a las crías dentro de sus fauces, los nativos pensaban que las mismas se comían a sus crías, y esa información fue la que se difundió en el mundo, y de esta forma los zoólogos y otros investigadores, interesados en darle respuesta a este fenómeno, realizaron toda clase estudios para al final, dar con la respuesta a semejante evento, y resultó de estos estudios que, ciertamente la madre cocodrilo introducía en sus fauces a sus crías, pero más que por un canibalismo animal, se trataba de una súper protección maternal, ya que las crías de la cocodrila, luego de esta acción por parte de sus madres, eran trasladas con las más absoluta parafernalia y normas de seguridad de la madre naturaleza, para ser llevadas a lo que será para el resto de sus días su ambiente natural, como lo es el agua, es decir, las madres cocodrilas no poseen coches para trasportar a sus hijos con seguridad a las ciénagas donde pasarán el resto de su vida.

Ahora bien, cualquiera de los lectores se podría preguntar:

¿Qué carajo tiene que ver el párrafo anterior con lo de la cooptación? y

¿Qué coño es la relación de este relato con el título de este escrito?

Luego entonces yo le respondería de la manera y forma siguiente (meramente especulativo, pero que pudiera formar parte de una realidad evidentemente cierta).

Resulta, pasa y sucede que hay una persona de nombre Eduardo Samán, a la que en alguna parte del bloque económico socialista, o dentro de las tendencias financieras revolucionarias, no les conviene la presencia de este camarada en la palestra política del país y por tal motivo, es necesario crear y desarrollar todo un sistema de exclusión mediante el parapeto del reglamento de selección y postulación del PSUV, presumiendo que el camarada Eduardo Samán, no contaban con que, a pesar del tiempo que tiene Eduardo Samán, fuera del tren ejecutivo ministerial, tiene o no contaba con un arraigo y apoyo popular de las bases PESUVISTAS, es decir, con buena parte del apoyo de los militantes del PSUV aparte de varios muchos simpatizantes del proceso revolucionario de cambios profundos.

Pues bien; tomando en cuenta el cuento que les relaté al principio y considerando, que la mayoría de las figuras que han pasado por este proceso, no han dejado ninguna huella relevante, a no ser que sea la figura de corrupto; venir a estas alturas con un tal cuento de cooptación, a mi me van a tener que explicar dos cosas: Primero ¿Qué Güebonadas son esas de cooptación? Y Segundo ¿Por qué coño, en lugar de aplicar el término de decir cooptación, mejor dicen que yo mismo soy? De esta forma y manera se ve más sincero el hecho del BLOQUEO y EXCLUIR al camarada Eduardo Samán… ¡Coño! no me paren bolas estoy arrecho.

En tal sentido, debo decir que la jalea de mango y el arroz con leche al cual hemos sido incorporados y sometidos en el Partido Socialista Unido de Venezuela, solo ha traído como consecuencia UNA REACCIÓN, mucho más favorable a la POSTULACIÓN del camarada EDUARDO SAMÁN, para sacar al vampiro Antonio Ledezma de la alcaldía Metropolitana, y así de esta manera poder tener un área metropolitana Libre de Corruptos y arrejuntados oportunistas, en este arroz con mango político de ¡ULTIMA HORA!

Si nuestros dirigentes del PSUV aun no saben cómo resolver el lío que han formado, con el peo de la cooptación ¿Me van a exigir a mí que explique mi escrito? Me arrecho boto tierrita y no juego más.

¡Volvió! CHAVEZ y se reaviva la Revolución


jesuschua59@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2234 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: