La alienación de Maduro

Vayamos en orden. La idea común que comparten los diversos conceptos de “alienación” –y puede Ud- revisarlo en “Wilkipedia”, por ejemplo- es que el término significa: “Algo extraño a sí mismo”. Bueno, yo percibo que este amigo, Maduro, no es el que era, de manera que está sufriendo de alienación. Aclaro: NO LO DIGO PARA OFENDERLO O DESCALIFICARLO porque el vocablo en sí no es peyorativo.

Revisemos el asunto: los seres humanos guían su comportamiento con la ayuda de estereotipos y guiones. El estereotipo es “el modelo que adoptamos”.

Un ejemplo de estereotipo es el de los sexos, aunque ahora desdibujados. El estereotipo masculino es distinto al femenino y por eso el comportamiento de la hembra es diferente al del varón. La una ha adoptado un modelo y el varón otro. Todo esto ocurre a nivel cognitivo y se expresa en conductas. Otro recurso cognitivo importante es el “guión”. En el “se apuntan”, ordenadamente, algunas ideas o cosas que sirven para lograr determinado fin. Ambos mecanismos nos evitan tomar decisiones a cada rato, nos ahorran esfuerzo y nos preservan energía. Interactuamos con el mundo con la inestimable ayuda de estereotipos y guiones.

Volvamos ahora al Vicepresidente. Nicolás es un hombre que desde joven es un luchador social. Ese es su estereotipo, para nada fingido y por el contrario genuino. Dentro de ese estereotipo ha desarrollado una personalidad y una conducta. Lo he sentido ponderado, reflexivo, serio y me ha agradado. Pero ahora resulta que al amigo le escribieron un guión distinto a aquel conforme al cual venía actuando. El fin es que se parezca a Chávez y se transfiera a él lo que el Presidente capitaliza: fervor de una masa votante que le ha concedido respaldo y victorias. No es fácil lo que tiene Maduro por delante. Actuar un guión nuevo de personalidad es titánico y requiere ajustes, y por eso algunas veces parece descolocado y sobreactuando. Su comportamiento el pasado 23 de Enero es un ejemplo. Pero el asunto es que debe seguir haciéndolo porque Chávez no regresará a gobernar y el Vicepresidente fue el escogido para sucederlo. Dentro de su estereotipo, entonces, debe desarrollar nuevo guión y por eso está extraño. Sus compañeros deben ayudarlo, sus enemigos deben combatirlo, y mientras tanto los demás presenciamos una alienación que ilustra cómo funciona la política y cómo la ayuda la Psicología. Buen guión, Raúl. A ti y a Fidel podrán negarle otras virtudes, pero no la inteligencia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4520 veces.



César O. Guevara R.


Visite el perfil de César O. Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: