Saludos hombres del mundo. Ojalá nos podamos reunir y se imponga nuestra sapìencia.

Respuesta a Brunilde Palacios/ Isabel Rivas y otros seudónimos

Los colombianos con la piel negra, con el pelo encrespado y otros marcadores biotípicos, no nos creemos africanos, lo que sí aceptamos es que somos descendientes de los africanos y las africanas que fueron vendidos por otros reyes africanos que sojuzgaron a otros africanos como sucedió en todos los continentes, a compradores y traficantes de Europa, que era lo que se hacía en sitios como Goré y San Jorge el Mina.

Lo que sí creemos es que la herencia africana es tan válida como la herencia europea e indígena. Comprendemos la historia, como una dinámica multiversal de regularidades, donde las mentalidades y esa lucha sanguinaria alrededor del poder y la posesión representados en el oro, la tierra y otros recursos con valor de cambio, desatan aún luchas entre continentes, países, poblados y hasta barrios, expresándose por ejemplo, en la antigüedad en un hecho tan grave como la servidumbre, que Europa denominó con el tiempo, esclavitud o régimen del eslavo, habitante de Eslavonia, la tierra de los pueblos eslavos (Balcanes, Mar Negro, Tracia etc), que fue sometido por griegos y romanos.

Desde China hasta Alaska, desde Tierra del Fuego a Hawaii, todas las culturas continentales y biotipos humaos, han presentado una tendencia: invadir, saquear y convertir a los vencidos en mercancía. Así por ejemplo: en China, los Han contra los Manchúes, los mongoles contra ellos y contra Europa; En América, los Aztecas contra los Mixtecos y Chuchumecos; los Incas contra los Aymara, los Caribes contra los muiscas; en África los Zulúes contra los Shonas; o los Igbó contra los Yoruba; en Europa, los suevos (y otros "bárbaros como los rubios celtas) contra los romanos, los romanos contra los galos (estos dos últimos casos todos rubios): en todos esos eventos, el que vencía tomaba al vencido como semoviente, como siervo, lo podía emplear como una herramienta y venderlo.

Cuando Aristóteles, Platón y un gran número de filósofos homosexuales en su mayoría- lo cual no los descalifica sino que los precisa en su condición integral- hablaban del esclavo como herramienta que habla, no hablaban de los africanos, hablaban de los eslavos o habitantes de Eslavonia, es decir, de unos rubios iguales a ellos, con los ojos verdes y azules, iguales a ellos, que eran convertidos en siervos de las guerras y vasallajes, norma a la que llegaron las grandes ciudades estado o ligas de ciudades estados, que luego mutaron en imperios propiamente dichos, como por ejemplo el romano. No quiere decir, que los egipcios los babilonios, no lo hicieran, precisamente los judíos fueron siervos o esclavizados de ambos, lo que pasa es que la traducción que leemos es hecha con la mentalidad Europea; y allí paso a corregir una gran equivocación tuya, cuando dices que los africanos: "nos impusieron el término de negro por encima de nuestra voluntad".

Los que impusieron ese término fuero los europeos, desde los tiempos en que los árabes de todos los colores comenzaron a comercializar a sus vencidos y llevaron durante la época mora a los mercados de España y Europa mediterránea, entonces se les llamaba "siervos" no esclavos, ese paso se dio después del rollo de Cristóbal Colón. Allí pasó un hecho poco estudiado: los Europeos, comenzaron a darse cuenta que eran un biotipo continental: ellos de piel blanca, con el pelo negro lacio o rubio, con los ojos de colores, a diferencia del biotipo africano. Una lectura por ejemplo, del Lazarillo de Tormes, toca el tema como contexto literario.

Dicen, Bernard, Cheik Anta Diopp, Nkogo, Basil Davison, e incluso Desmond Morris, que en ese momento después del mal llamado "descubrimiento de América"- de ese continente que llamo Abiayala- en Europa, entre el renacimiento y el enciclopedismo, se dio la manipulación/usurpación de saberes más grande de la historia y se comenzó a crear un mito que hoy con la costumbre todavía se menciona como ciencia: la superioridad europea y blanca, por encima de africanos, indígenas y asiáticos, como eje de creación de la cultura colonial como herramienta sistemática de alienación, complementada por las iglesias cristianas, proceso en el cual la autoría de la Filosofía, la matemática y todo eso que se llamaría ciencia, se le endosó a Grecia y Roma y se desconoció la autoría sistemática del Egipto de la negritud, como lo menciona el venerable profesor y doctor en Filosofía Eugenio Nkogo Ondó.

Nuestros trabajos de investigación hechos con seriedad académica y diversidad de fuentes, nos permiten decir por ejemplo, que así como Europa y los indígenas dejaron una herencia que persiste de muchas formas, como el nombre de los pueblos o toponimias, ciertos tipos de frutas, así también esa herencia africana, se siente en muchas palabras, nombres de frutas, de pueblos, creencias, formas de tocar el tambor, formas de hacer el tambor, acordes de guitarra, medicinas tradicionales y un montón de cosas, de las cuales la Antropología seria, ha dado cuenta. La antropología ha logrado demostrar por ejemplo, que el plátano, banana o guineas, fue traído por los africanos a América, así como el ñame, originario de Indonesia, el cual también fue aclimatado en el continente de mis ancestros.

Recientemente en Colombia y en Venezuela respectivamente, Ricardo Saldarriaga Gaviria - después de 45 años de investigación arqueológica y documental- publica la la obra "El Paisa y sus orígenes. Lo que no se ha dicho sobre el descubrimiento de Ámerica" y en Venezuela, Luís Ninamango - con la mitad del tiempo empleado por el antropólogo paisa en archivos de historia- con su obra "Encubrimiento y Usurpación de América", confirman con evidencias, el uno arqueológicas y documentales; y el otro, con base en archivos antiguos, que antes de la llegada de Colón a Abiayla/América, no sólo hubo presencia de culturas africanas en América, sino de otros pueblos, como Vikingos, Birmanos, indostanos, Chinos e hindúes entre otros. De eso antes habían hablado, Cheik Anta Diopp, Ivan Van Sertima, Leo Frobenius, Basil Davidson y Leo Wiener entre otros.

Recientemente en una tesis de maestría, de una estudiante de la Universidad Nacional (el profesor Jaime Arocha me ayuda a recordar el nombre), confirmó con pruebas arqueológicas y lingüísticas que incluso, los bastones de mando y ciertos rituales de pueblos indígenas en el Chocó, tenían influencia africana, así como lo había documentado Iván Van Sertima: la importancia de esta tesis de maestría con honores, fue haberlo demostrado con individuos vivos y decodificaciones lingüísticas pervivientes y artefactos concretos, mediante comparaciones defendidas ante un jurado bastante exigente y experto en la materia. Por eso nosotros los que somos producto de la investigación y no de la fiebre por un activismo político propiamente dicho, decimos lo que decimos, aunque en mi caso, yo no renuncio al activismo político, total los europeos y los gringos también lo hacen, sólo que de manera solapada.

Por eso, está usted muy lejos de la verdad cuando afirma sin conocernos que: "Creemos que no se puede tapar con un dedo tal realidad y es una lástima que estén empecinados en seguir asumiendo una postura que está muy lejana de la realidad". Nosotros antes que tapar con un dedo tal realidad o afirmar tesis alejadas de la realidad, por el contrario, la investigamos, buscamos las evidencias y las sustentamos con estudios académicos más rigurosos, porque en nuestros países tienen la costumbre colonialista de creerle más a un europeo o a un gringo, lo que dice luego de cinco años de investigación, que a un nativo con más de veinte años de investigación, que es mi caso con la champeta, en el cual pude demostrar la persistencia de marcadores africanos o de descendientes de africanos históricos; y esa ponencia la he hecho en varios encuentros internacionales y nacionales de investigadores, incluso con presencia de africanos:

Hasta ahora no me han podido refutar nada con éxito en mi tema de investigación;y quien lo intentó terminó diciendo un disparate tan grande, que sin yo estar presente, le fue refutado por seguidores míos, porque precisamente, no hizo un trabajo a fondo y desapasionado de la realidad sino que se casó de una con una persona como fuente única, que le pareció que sabía y despreció muchas fuentes válidas. Ahora hago una aclaración: nosotros sabemos que lo africano, o lo europeo, o lo indígena, o lo árabe, incluso lo hindú y lo malayo, jamás pasaron totalmente puros en la mayoría de los casos, lo que hemos hecho es identificar persistencia de patrones, imbricados con otros.

En este sentido, cuando nos nombramos como afrodescendientes o africano descendientes, lo hacemos reconociendo precisamente esa herencia, trabajada por cierto por un venezolano llamada Juan Pablo Sojo, el sabio de Curiepe que logró impresionar a el sabio Fernando Ortiz de Cuba, con sus estudios sobre Curiepe y Barlovento, entre otros sitios que en Venezuela, han guardado con más fuerza esos marcadores biológicos y culturales. Aunque en Colombia, también tenemos a Manuel Zapata Olivella, Rogerio Velásquez Murillo; y otra larga constelación de personas que asumieron mucho antes que nosotros el combate al racismo y al racismo académico, que alimenta el coloniaje en todas sus formas, incluyendo el académico o escolar.

Otra aclaración necesaria: yo no soy nativo de Venezuela, ni vivo en Venezuela, pero sí soy un luchador desde lo académico de la validez histórica del proceso y el proyecto independentista de nación y región Abiayala/América patria grande y soberana, que lidera en Venezuela Hugo Rafael Chávez Frías, pero eso sí, sin renunciar a la criticidad o autocriticidad como persona independentista por herencia: en mi familia se logró conservar el relato oral, de los cimarrones descendientes de africanos que en el Canal del Dique, región Caribe de Colombia, conocieron la independencia primero que Francisco de Miranda, Simón Bolívar o Santander, en cuyas fuerzas pelearon, incluso en la guerra de los Mil Días, suceso después del cual, les fue arrebatada la tierra que con tanto esfuerzo habían conservado cuando los demás eran colonias y vasallos del monarca europeo. Ese fue el resultado de una república dizque independiente, que aquí se llamó bipartidismo del Frente Nacional y allá en Venezuela, Pacto de Punto Fijo.

Ahora respeto mucho la decisión de todos los venezolanos que no se reconocieron afrodescendientes ni negros, incluso respeto las faltas de respeto de insinuar que defiendo o defendemos posiciones académicas que jamás he tenido; o por puro capricho, que hablo por hablar o escribo por escribir. Eso lo entiendo y respeto, total: la verdad es una y es el tiempo quien absuelve o señala como errado un punto de vista. Lo que sí entiendo, es que el racismo al interior y al exterior a los grupos que están en este tipo de procesos, cuando los grupos no tienen disciplina; cuando como investigadores, no somos autocríticos, arroja resultados como esos. Sin embargo, en quienes se nota la herencia africana y quienes la tienen más oculta porque andan buscando como "mejorar la raza", la biología se encargará de refutarlos, no yo, porque las identidades, el cómo las personas se asuman, eso se respeta, la realidad se encarga de tumbar prejuicios cuando las personas salen del suelo nacional; o se enrede en el círculo racista del majunchismo que es altamente contagioso.

Nosotros jamás hemos dicho que somos africanos, lo que sí decimos es que descendemos de ellos y tenemos su herencia biológica y cultural en muchas de nuestras costumbres, técnicas e imaginarios; y así como muchos se hacen llamar "latinos", o "latinoamericanos", sin saber qué es y qué ha sido históricamente eso, sin siquiera saber qué es el Latio, ni qué señores racistas se parieron semejante etnónimo en el siglo XVIII, nosotros que estudiamos, lo que sí hacemos es refutar tales denominaciones,porque esas denominaciones me niegan históricamente como persona, porque de esa doctrina salieron las leyes escritas y consuetudinarias que permiten la persistencia de desequilibrios coloniales socioeconómicos incluso en Cuba y Venezuela. Eso de pelear por llevar el nombre impuesto por el coloniaje le quedará bien a otros, pero no a mi, y no a nosotros quienes por herencia y esfuerzo hemos combatido a todas las formas de colonialismo y alienación toda la vida.

Es difícil que en Venezuela o Colombia, o cualquier país, la gente se asuma afrodescendiente o descendiente de africanos, porque para eso además de los curas, los pastores, los profesores y otros focos guardianes - consciente e inconscientes en favor del pensamiento colonial- allí está la televisión, el cine, el periódico, el cine, los reinados de belleza racista/machista y las revistas, promocionando a reyes y monarquías caducas, a través de transmisiones en directo por TV y con cobertura global de matrimonios y revistas del corazón..."Racista" por cierto. Contra esas formas de colonialismo que invade países en África, Asia, amenaza a Venezuela, Argentina y toda la zona Alba, es que entiendo yo debe ser la lucha, no contra quienes insistan en llamarse "negros", como los llamaron los hacendados mantuanos compradores de "piezas de indias" desde el siglo XVII.

Lo importante no es que tú te llames negra o yo me llame afrodescendiente, eso es baladí, eso es de poca monta: hay peleas de mucho más fondo en este momento, para desgastarnos en estas minucias. En ese sentido, ni yo aspiro a convencerla de que piense diferente, ni usted gaste su tiempo en enviarme correos de este tipo. Escríbame sobre temas de más fondo, como por ejemplo: ¿Cómo hacer para superar el colonialismo en la forma de concebir la ciencia y la escuela? Me interesa compartir alternativas contra los problemas de corrupción que hoy amenazan a la revolución bolivariana y que brillan amenazadoramente en el caso Yukpa, el maltrato a los Mapuches que fueron invitados por la cancillería; o la designación de algunas gobernaciones como por ejemplo en el estado Bolívar?

Escríbame por ejemplo sobre: ¿qué estrategias tomar para convertir en realidad los concejos comunales y las juntas de padres de familia con enfoque comunitario y socialista en las escuelas? ; ¿cómo dar el salto cualitativo para que el socialismo descienda en Venezuela antes que lo ahogue el burocratismo y peligrosos nepotismos, como en Corpoelec? ¿Cómo hacer para qué Aporrea se convierta en un canal de televisión, con enfoque inteligente de clase y pueda dar cuenta de la diversidad de enfoques que escriben hoy en tan importante medio? ¿Cómo hacer para que las emisoras comunitarias puedan articularse en una eficiente red capaz de superar a nivel interno el cerco mediático privado? ¿Cómo hacer para crear cuadros que puedan remplazar a Hugo Chávez cuando el tiempo y la vida decidan el ya está bueno?

Con todo el respeto, que exijo de usted, me suscribo y espero que esta vez no acuda al insulto como en otras ocasiones cuando la refutan. En ese sentido, le ruego que se haga el cargo que este correo no existió o que yo no existo. Para intercambiar insultos y descalificaciones estoy muy ocupado.

Nicolás Ramón Contreras Hernández. CC.92.226.628 de Tolú- Sucre. Ciudadano Afroabiayalense de la Región Caribe en la República de Colombia. RED INDEPENDENTISTA DEL CARIBE. Observatorio de Medios Independiente.

A continaución el mensaje original de Palacios:

El 16 de noviembre de 2012 18:18, brunilde Palacios brunildeplcs@gmail.com escribió:

Creemos que ustedes siguen equivocados y es triste que no se quieran desprende de áfrica y no asuman la Colombiana como debe ser, porque desde el primer momento que empezaron cazar, depositar vender a sus coterráneo a los barcos europeos y nos transformaron en piezas de ébano (Mercancía), dejamos de ser africano y nos impusieron el término de negro por encima de nuestra voluntad. Esto quiere decir que de África no salieron africanos, sino negros, porque estos se quedaron usufrutuando las ganancias obtenidas de las ventas de su propia gente, lo cual indica que eran cultura donde predominaba la barbarie y la vida no había consciencia acerca de la importancia que tiene la vida.

Creemos que no se puede tapar con un dedo tal realidad y es una lástima que estén empecinados en seguir asumiendo una postura que está muy lejana de la realidad: la cual tenemos muy presente ante nuestros propios ojos y no aceptarla es caer en tamaño error. No hemos convertido en originarios de las muevas Republicas que se crearon, los estado Imperialista nos reconocieron como parte de ello y además hay una gran polémica a nivel internacional por el aporte hecho por los negros al mundo, al problema del conocimiento, ya que nos convertimos en sujetos creadores de una cultura diferente a la africana que niegan en todo momento nuestro vínculo con esa cultura xenofobia, discriminadora, no incluyente y además racista que posee una fuerte carga clasista.

Creo que tenemos que sentarnos en un gran evento para tocar algunos puntos de coincidencia y en el que tengamos la oportunidad de conversar en sana paz, haciendo aportes constructivos en función de la venezolanidad, colombiabilidad, etc. Y no hacer como hacen en Venezuela los que se reconocen como afro descendiente, los cuales el racismo, la xenofobia en contra de los que pensamos distintos a ellos en un país donde más del 53 por ciento de su población total se reconoció como morenos y negros y el 0.7 por ciento como afro descendientes. Saludos y esperamos que podamos establecer un diálogo constructivo en pro del desarrollo, inclusión y mejoramiento de la calidad de vida de nuestras poblaciones negras.

makromokamboniko@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3124 veces.



Nicolás Ramón Contreras Hernández

Ciudadano Afrodescendiente Independentista de la Región Caribe en la República de Colombia. RED INDEPENDENTISTA DEL CARIBE. Observatorio Independiente de Medios y estudios académicos desde perspectiva de género y etnia.

 makromokamboniko@gmail.com

Visite el perfil de Nicolás Ramón Contreras H para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a154410.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO