El regaño presidencial y el marco ideológico de las acciones gerenciales del Estado venezolano

En la  juramentación de la Comisión Central de Planificación ( 22 de junio 2007), en el discurso del Comandante Chávez,  quedaron claras las fases para transitar hacia el socialismo, las cuales tenían marcadas sus puntos en la ruta: capitalismo dependiente, estado comunal y luego el estado socialista. En el 2008, se crea la Ley Orgánica de la Comisión Central de Planificación, y en la rama legislativa, dos años después, en 2010 se abre un abanico legal altamente profuso en su construcción, pero con una gran deficiencia en su aplicación, es así como, se aprueban las siguientes leyes orgánicas: Consejo Federal de Gobierno, Poder Popular, Comunas, Sistema de Economía Comunal, Contraloría Social, Poder Público y Popular y se reforman entonces las leyes de Consejos Estadales de Planificación y Coordinación, Ley de Consejos Locales de Planificación Pública y la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, nunca antes en tampoco tiempo existió un andamiaje legal tan poderoso para que el poder popular tomara el centro de la batalla en la construcción de un estado comunal.

Aquel 22 de junio del 2007, quizás muy pocos lo recuerden, en lo particular me sentí emocionado cuando el Comandante Chávez expresó: Aquí tiene que acabarse la anarquía en la planificación. Es tiempo ya, se trata de un mal heredado de la IV República, el cual no se ha logrado erradicar hasta ahora. Exijo a todos los funcionarios que se encuentran al frente de los entes estatales, acoplarse de inmediato a la ley y a las directrices de la Comisión( ); ... la Comisión tiene facultad para llamar la atención de cualquier alto funcionarios de empresas del Estado, ministros o vice- ministros ( ); ninguna autoridad, exceptuando la propia figura del Presidente de la República, está por encima de la Comisión Central de Planificación

¿Qué ha pasado desde entonces? ¿Por qué el Presidente tiene que regañar públicamente, como lo hizo este sábado en Consejo de Ministros, a todos sus ministros y demás funcionarios, y autoregñarse él por una situación que se advirtió hace cuatro años y que generó un conjuntos de Leyes Orgánicos y ordinarias para su intervención donde deberíamos tener una gran cantidad de comunas consolidadas?

Camarada Presidente, toda acción o decisión ejecutiva o legislativa, en un proceso revolucionario que se toma sin establecer una vigilancia férrea del cumplimiento estricto y riguroso del marco ideológico, es una pelea perdida. Siento un gran aprecio por el esfuerzo de la mayoría de sus ministros y el gran trabajo de la Asamblea Nacional, pero a su vez una gran preocupación por la forma como las cabezas del Ejecutivo Nacional, Regional y Local pretenden impulsar la construcción de un Estado Comunal; en primer lugar, con el mismo aparato del estado burgués  a nivel nacional, Regional y Local, el cual no ha sufrido transformaciones profundas que se orienten hacia la construcción de un Estado Comunal, asi no será posible su concreción, no es suficiente solo  que los ministerios ahora se les llamen del poder popular para; en segundo lugar, la concepción de la planificación la cual sigue entrampada en los modelos de planificación neoliberal, debe recibir un fuerte sacudón;  en esta materia a pesar de los progresos en planificación, deberíamos preguntarnos ¿Cuán ideológicos resultan los diagnósticos?  Tantas alusiones que usted ha realizado de lo situacional planteado por el Dr. Carlos Matus, vale la pena revisar los aspectos teóricos, metodológicos y conceptuales de este maestro de la Planificación en América Latina.

Si los Alcaldes, Gobernadores  Bolivarianos y el restos de los funcionarios públicos entendiéramos que ningún gobierno es más importante que la selección de los problemas a enfrentar es sus espacios, tal como lo planteó Matus, otro sería el cantar en la Gestión de estos funcionarios públicos, al menos esto los obligaría a sumergirse en sus comunidades para procesar los problemas de la gente, sin esperar que se los tengan que plantear a Usted cuando deba detener la caravana presidencial sopena de ponerse en riesgo su integridad física, muchos de estos funcionarios no hacen uso de las Ciencias y Técnicas para gobernar, no saben procesar problemas, en fin no saben gobernar; lo más grave decía el Dr. Matus, es cuando no saben, que no saben y en tercer lugar, la poca coherencia lógica de las concepciones, razones y justificaciones que cuentan, en la forma de vida dentro del cual opera la ideología, tal como lo plantea Espinoza, citando a Mullins; por esta tercera razón, entre otras,  resulta pertinente la interrogante planteada por Usted, a sus Ministros: ¿Cuál de Ustedes  se ha planteado convivir unos tres días en algún barrio o pueblo del país?

Así es que se gobierna en revolución, aun estamos a tiempo camarada Presidente, a decir de Matus, Sin método no se puede gobernar

 *Ing.

lazaroroger@gmail.com

Sub Director Administrativo IUT Maracaibo



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2621 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: