Camarada Maduro, Carabobo es un estado difícil, esté mosca

Ojala que el camarada Nicolás Maduro, recién nombrado por el Comandante Chávez, para que se encargue de la dirección estadal del PSUV., en este estado, asimismo, anunciado por mismo Chávez, que es bastante decir, como potencial candidato a la gobernación, esté en conocimiento de las dificultades políticas por la que viene atravesando la revolución en esta tierra, empezando por la misma falta de un liderazgo natural, individual o colectivo, que de haber existido nos hubiera facilitado las cosas en la escogencia candidatural.

De igual forma, como muestra de las situaciones adversas con las que le tocará confrontar al potencial candidato, es que en Carabobo, particularmente en Valencia, se mueve con el mismo ímpetu y capacidad económica, la oligarquía godarrea; la misma que se encargó de envainar a los gobernantes pre y pos independentistas que se posesionaron de estos territorios antes y después de la muerte de El Libertador, conocidos estos desde José Antonio Páez, Miguel Peña y otros, hasta Luis Felipe Acosta Carles. Estos y sus intermedios, sucumbieron, para nadie es un secreto,  ante las alfombras de lujo tendidas, el buen vino servido, la música, mujeres o perfumes a su merced, pero sobre todo, persuadidos de engañoso poder, económico o político, eso si, siempre aparentado porque, caídos ellos en la desgracia que les reserva la historia, la ideología mantuana devenida de Europa, se mantiene intacta.

Camarada Nicolás, es bueno que sepa, si lo tiene ya, le refuerzo, que durante la cuarta república, la burguesía carabobeña, se supo mover con los adecos y copeyanos intercambiados, a quienes utilizó en el mismo nivel de benefactores para sus intereses de casta, hasta que, ya no siéndoles útiles, sin ton ni son, los reemplazó por Salas Romer con un discurso de cambio, por supuesto gatopardeano, ante la perspectiva que se abría en los sectores populares que comenzaban a retomar las protestas callejeras y antisistema.

Sala Romer, padre, sumido en la idílica subordinación ante la cuadratura burguesa sin adecos y copeyanos en el gobierno, se esmera en mostrarse a los pies de la oligarquía, a tal fin, el mismo 4 de febrero 92, se erige como el mejor defensor de la democracia representativa, cuando a sangre y plomo, con los esbirros de la policía política de entonces a su orden, arremete contra los ya rendidos rebeldes estudiantes y soldados en el Módulo Canaima de Valencia. Igual conducta represiva y combinada con la mediática gestión, mantuvo en el desespero de cortar el liderazgo que se erigía en las calles desde la aparición del Comandante Chávez, quien una vez en libertad, significaba el comienzo de la desfiguración del rostro burgués de S. Romer y en consecuencia, la pérdida del espacio que frágilmente ocupaba en la gobernación.

La oligarquía, en su misma sagacidad, viendo ya que los Salas Romer (Feo) no les son suficientemente útiles, como les pasó ante el avance del chavismo en Carabobo durante la aparición de Acosta Carles y su infiltración posterior, empieza a mover sus cuadres en función de salvaguardarse; extiende las redes que atrapan incautos, cómo y con qué lo hace, igual y de la misma forma que desde un principio, con las mismas alfombras de lujo tendidas, el buen y añejado vino servido, mujeres o perfumes a merced para hacerlos creer que tienen el poder; dónde están, camarada, Nicolás Maduro, instálese aquí desde ya y pregúnteles a los descontentos militantes llanos del PSUV. y de la revolución, que se encuentran por miles diseminados por todo el estado Carabobo, porque en ellos, como siempre, sigue estando la respuesta.

gusclaret@hotmail.com

Abg.

 Militante PSUV - Valencia



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2770 veces.



Gustavo Vásquez (*)


Visite el perfil de Gustavo C Vásquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a136268.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO