Respuesta a su artículo "Sobre la entrevista a Roland Denis"

Sí claro, el problema del Poder claro es algo muy serio y al Pueblo hay que respetarlo...unas líneas para Néstor Francia

Antes que todo saludos al compañero para no perder el respeto. Segundo quería decir que una respuesta al amigo (me refiero a la soberana crítica que hace Néstor Francia a la entrevista que me hacen Ernesto Navarro e Indira Carpio sobre el GPP, ver http://www.aporrea.org/actualidad/a132291.html) no me llamaba mucho la atención. ¿Que podía responder ante juicios de divulgador de "barbaridades" y desviante "ultraizquierdista" que no sea ¡no yo no soy eso pero tu sí eres un reformista-burócrata¡..., ta ta, ta,?. Que fastidio, eso se parece a las peleas con los muchachos del MAS cuando era estudiante. En todo caso que me disculpe que más puedo hacer, todos sus años de experiencia le deben dar unas claridades de juicio considerables y por tanto lo que me queda es pasar la pena y añadir a los epítetos acostumbrados de los tribunales ideológicos del chavismo dos nuevas versiones, para estar mejor advertido en la próxima. Pero releyendo su artículo hay dos cosas básicas que si me obligan a responder ya que no tienen nada que ver con los juicios personalizados del amigo y los juicios que yo eventualmente le haría a él, sino con cuestiones que están a mi parecer en el fondo de la polémica actual y que develan perfectamente cosas que yo mismo no había entendido en la formación de lo que hemos llamado la "república corporativa-burocrática". En ese sentido le agradezco mucho las críticas a Néstor Francia porque son esclarecedoras.

En primer lugar esta aquella afirmación recalcada en su artículo respecto a que el poder es algo muy serio. El argumento es sencillo de su parte, en pocas palabras: ¿a quien se le ocurre que temas como la política internacional o el petróleo puedan ser tratados, debatidos y convenidos directamente con el presidente en desdibujadas asambleas -controladas "por la gente de Denis" según parece-, en un mundo tan difícil, duro, complejo, etc. Eso sería una típica desviación de barbarismo propositivo y ultraizquierdismo, ¿por qué?, porque el poder es algo muy serio y ya, y esas son decisiones que las toma Chávez y ya. Claro todo el poder es serísimo estamos de acuerdo y mucho menos está para acordar nada con aquellos payasos –mundo no serio- y loquitos que no son poder sobretodo en temas ¨tan serios¨. Esto me recuerda, tratándose de la crítica de alguien que trabaja en PDVSA, una propuesta que algunos compañeros llevaron a esa instancia y en la cual yo trabajé para ver si era posible acordar entre PDVSA y una gran empresa social nacional, donde participarían gentes de todo el país y hasta profesionales que han hecho parte de la solidaridad internacional con Venezuela, un contrato de producción en la faja petrolífera bajo un modelo de territorialización y socialización de la riqueza. El contrato era el mismo que lo convenido con tantas transnacionales en la faja pero tratándose de gentes sin capital PDVSA daría un crédito inicial para empezar el trabajo…a la final les probamos que eso le saldría mucho mas barato a PDVSA que cualquiera de los acuerdos con transnacionales además cambiando a fondo relaciones y modelos de producción y distribución de riqueza, siguiendo el ideario socialista que los señores de PDVSA supuestamente defienden. ¡Vaya pecado¡, ¡que cuerda de pendejos e ingenuos de verdad que fuimos¡. Efectivamente a los compañeros los vieron como gallina mirando sal. Y el argumento, sólido y conciso en definitiva: esta es una corporación muy seria que no hace locuras, trata por tanto con gente muy seria que posee cosas muy serias como los miles de millones de dólares que ponen delante las transnacionales a la hora de acordar contratos y no con limpios que creen que van a cambiar el mundo, "por favor se me salen de aquí", fue en definitiva la conclusión de la reunión. Lástima era y es un proyecto no sé si muy serio para los gustos del amigo Nestor pero bellísimo incluida su propuesta tecnológica hecha con cabeza propia. El mismo Guisti brincaba en una pata ante la respuesta de sus metamorfoseados discípulos, nuevamente vencía la lógica serísima -claro que sí- de los serios argumentos de quienes deben estar en estos momentos –seriamente hablando- en una fiesta sin final después que la serísima OTAN acabó con Libia y se la tomaron por completo.

El protocolo del poder y su faz de seriedad y majestuosidad moderna nace precisamente el momento en que los serios burgueses logran configurar unos estados y una burocracia a imagen y semejanza de su figura y personalidad. ¿es que las corbatas como protocolo obligado de vestimenta de dónde viene?. Súmese guardias, alfombras, protocolos de reunión, etc, todos iguales a las oficinas del grandioso Henry Ford. Pero esa seriedad no es solo ceremonial constituye una alianza civilizatoria entre estado y capital, ser poder y ser empresario. Como centros de dominio del mundo ellos mismos inventan e imponen la "seriedad" de su hacer y sus formas de hacer, frente a un resto bárbaro o al menos muy ignorante, cómico y bruto. De esta manera todos nos achicamos apenas entramos en cualquier palacio u oficina del poder. Además el poder es el lugar donde se deciden los destinos del todos, mas serio aún. ¿Como puede ser entonces que unos "sarrapastrosos" lo estén convidando en asambleas a acuerdos programáticos sobre temas tan serios "disque" para concretar la obediencia del mando?, que tanto repite el propio comandante Chávez por cierto.

En definitiva ¿quién puede decir que lo que se hace y decide desde la presidencia de la república no es muy serio?, nadie, pero precisamente por ello ¿porqué eso se utiliza como argumento para convertir en una barbaridad ultraizquierdista el que halla una correspondencia directa entre lo que se hace y decide desde un lugar de poder como ese y el mandato acordado dado por el pueblo en asamblea?. Sin lugar a dudas que se trata de un perfecto reflejo de conciencia de esa ¨burocracia cortesana¨ que en la medida en que ha autonomizado su poder y condición social al mismo tiempo exige que los ¨grandes temas¨ queden en manos del ¨gran líder¨ (del gran partido cuando eran adecos) y a la final en manos de ellos mismos, además diciendo que aquí todo lo decide Chávez. Es terrible como utilizan el liderazgo de Hugo Chávez como argumento para desprenderle el poder al movimiento colectivo que los llevó precisamente al lugar donde están. Para no rendir cuenta a nadie, dada la seriedad de sus asuntos, y convertir la confianza cierta en un líder en razón por la cual la participación popular esta buena para discutir preámbulos de leyes y asuntos de alcantarillas pero jamás la política de un país, ¨que ya es un asunto demasiado serio¨, es decir, asunto de los únicos serios que son ellos mismos. Rodolfo Sanz cuando era ministro del MIBAN resumió esta forma de conciencia de manera perfecta. Le preguntaron algo sobre el problema de los mineros y este respondió tal cual "el gobierno no discute con limpios". Hubiese sido mejor que el amigo Néstor Francia recurra a estos argumentos mucho más sinceros, que nos diga por ejemplo: "el presidente no tiene porque sentirse emplazado por una cuerda de limpios, zarrapastrosos y loquitos para tomar sus decisiones. El poder es algo muy serio y sus decisiones se discuten con gente seria"... y ya sabemos quienes son los "serios" en este mundo de sueños socialistas pero aplastado por la división social, clasista y tecnocrática del poder. Así si estamos claros.

El otro punto igualmente esclarecedor de lo que es esta modalidad de conciencia y que yo tampoco terminaba de entender bien, es el bendito "irrrespeto al pueblo". El argumento también es muy sencillo, en algún momento de la entrevista dije –no hay problema asumo la responsabilidad- que el acuerdo de apoyo a Hugo Chávez no podía ser solo de sentimiento, de respeto, cariño, negación a la derecha, etc. Que no podía ser por razones "primitivas" sino un acuerdo programático (de allí la propuesta nuestra de las diez asambleas o mutiasambleas territoriales que produzcan una carta programática común en cada una de ellas y esto sea discutido y acordado con firma de compromiso por el presidente). ¡Terrible irrespeto al pueblo¡ decirle primitivo –y claro al presidente, porque el es el pueblo-. Primero nadie está calificando pueblos de primitivos, se esta caracterizando las razones de un respaldo político popular, si este se da por razones primitivas o como quiera decirse o por razones de compromiso y conciencia. Resulta que el pueblo como no da para eso porque no le dan sus niveles de conciencia, sino para ¨querer y amar al líder¨ entonces lo que estamos haciendo es faltándole el respeto al amante -y al amado por supuesto- y queriendo imponer el ultraizquierdismo de los que nos creemos los esclarecidos del mundo.

Yo no se si este pendejo que ahora escribe tiene razón o no en lo que propone asumiendo la línea de todo un colectivo que algo tiene que ver con "pueblo" y bastante lejos de creerse la luz de nadie. Lo que si es cierto, y por favor no me digan lo contrario, es que es el amigo Nestor Francia quien es un tremendo irrespetuoso (pueblo es sentimiento e interes primario, dirigente es conciencia) paradigma de toda una historia de izquierda desmoronada de donde viene precisamente Nestor Francia y hasta yo mismo. Una "mentada de madre" viejísima a todos los pueblos del planeta que se retrotrae desgraciadamente al genio de Lenin. Y no solamente eso,  ya que esta cuestión que me llevaría a introducirme en la miseria de los calificativos en que no quiero caer aunque a veces sean inevitables. Lo cierto es que esta afirmación devela nuevamente lo que es ya no solo la modalidad del pensamiento propio de una burocracia cortesana, sino su estrategia esencial.

Convertir "al pueblo" en un niño, en un ser que es bello y revolucionario por el cariño que le tiene a su líder (que no tiene la conciencia de los esclarecidos y por lo cual "tenemos que formarlo"), hacer de eso toda una línea de construcción mediática y propagadística que desde hace años inunda a todo el país, no es solo una falta de respeto a tod@s nosotros-pueblo sino la estrategia esencial de una clase dominante emergente. Se trata de un espacio social todavía débil y temeroso de su futuro que de manera desesperada necesita de ese pueblo-niño para no ser cuestionada como casta privilegiada y puesta contra la pared y… –no digo más- como se merece y donde "demasiado pueblo" ya esta desesperado por hacerlo. El pueblo infantilizado es la estrategia central de esta casta incuestionable que aspira convertirse en clase y por los billetes acumulados esta a punto de conseguirlo (y no es precisamente Néstor Francia su mejor beneficiario material, todo lo contrario, es uno de muchos que piensa para ella, saquen sus conclusiones de quien es). Necesita por un lado desplazar su competidor inmediato, la vieja oligarquía mientras no haya arreglo, pero sobretodo invisibilizar o si la cosa se pone fea, reprimir a quien la sacaría a palos de los palacios donde habita: el pueblo conciente y en lucha.

El mismo Hugo Chávez sin quererlo fue quien me dio una de las luces mas sólidas respecto a este problema que ya se vuelve un verdadero asunto estratégico. Justo después de haber salido de la cárcel, un mes dos meses después, se dispuso un mitin del "militar alzado" en Coche-Caracas dentro del mercado que es el principal de la ciudad. Ayudamos para ello, en mi caso teniendo un bonito trabajo acumulado en la zona. A la final todo salió muy bien, pero hubo un detalle que me sorprendió y del cual tuve que aprender. Resulta que en el mitin apasionado de Chávez el hombre jamás se refirió a los asuntos que tocaban el interés inmediato de nadie y menos de aquellos trabajadores que lo oían –caleteros, vecinos, asalariados del mercado- muchos de ellos para ese entonces analfabetas. Yo mismo me decía: "pero coño de que esta hablando este loco que solo se refiere a Bolívar, Zamora y Simón Rodríguez, y no se refiere a los problemas de la gente –ignorantes-, nadie le va a entender nada". Pues no, yo mismo no podía creerlo, en la medida en que se hacía más "histórico", mas lejano a quienes somos en nuestro "primitivismo" y egoísmo inmediato más se apasionaba la gente hasta llegar a unos gritos delirantes. "Me caí de culo" como dicen las buenas lenguas. Entendí una vez más después del 27 de febrero que aquí hay "un pueblo", una clase trabajadora sin duda, que es mucho más que una suma de sentimientos e intereses particulares y que constituye en sí mismo una conciencia inmensa que se devela en la rebelión. El discurso de Chávez tocaba esa fibra por el lado de la identidad básica que nos constituye no como "nación" solamente sino como pueblo que se rebela. Juntó y le dio correspondencia a "nuestra historia rebelde" y nuestra condición concreta. Y es allí donde Chávez comienza a hacerse no el padre sino el hijo predilecto del pueblo "en lucha", quien lo interpretó perfectamente en ese entonces y al mismo tiempo mucho aprendió de él y ayudó con genio a generar una direccionalidad liberadora dentro de él y bajo los códigos de él.

En todo caso, desde ese entonces entendí que no somos ningunos niños, tampoco unos esclarecidos (que cosa tan patética que el confundir libros revolucionarios leídos con conciencia). Apelo simplemente a esa obra que es a mi parecer una de las más bellas escritas por la literatura marxista: "El socialismo y el hombre en Cuba", obra del Che. Allí precisamente lo que parecía convertirse en un culto a Fidel, se convierte en todo lo contrario. Fidel es una síntesis moral, un ejemplo y sobretodo una idea, jamás un sentimiento. Una moral y una idea emancipadora que solo se hace verdad en la encarnación colectiva, que se refuerza por supuesto todas las formas de nobleza sentimental. Fidel nunca es el pueblo es simplemente una herramienta moralizante y directiva para él. Pero para estos amigos esto jamás puede ser tratado de esta manera. Chávez –que no es Fidel obviamente- es un sentimiento y quien piense y actúe en consecuencia a lo que supone pensar será acusado con todos los epítetos (anarquista, saboteador, infiltrado, ahora ultraizquierdista, etc) que ya van organizando en su listado. Es decir es una herramienta de sus intereses.

Un Chávez-padre y un pueblo-niño-sentimental-inconciente, es su estrategia simbólica y mediática fundamental y a la final el centro de su estrategia política para acusar toda forma de rebelión y confrontación al orden constituido que ellos manejan en un movimiento colaboracionista o infiltrado por la derecha, el imperialismo lo más detestable del mundo. Pobre Evo Morales –siempre con reconocimiento a su liderazgo revolucionario- que quiso seguir las mismas pautas de esta burocracia cortesana -al servicio en este caso de las transnacionales brasileñas- con el último alzamiento indígena por el asunto del Tipnis o algo así,. Después de acusarlos con todos los calificativos disponibles donde Venezuela es ya escuela y casi masacrarlos –desastre interno para él-, tuvo que recibirlos en su palacio con "todo el respeto hermanos míos" y asumir todas sus peticiones. Claro, a nuestros maestros les faltó decirle que para hacer eso con éxito, es decir aplastarlos antes de su llegada, se necesitaba más que de armas y epítetos de una chequera como la de PDVSA a sus órdenes y disposición de compra, además de unos acusadores de talla respaldados por una buena parte de los movimientos comprados, cosa que por ahora no tiene. Busque hermano su propia línea.

Terminando no quería tocar este punto pero es inevitable.  Lo que nos esclarece Nestor Fracia respecto al pueblo-niño, me disculpa el amigo pero demasiado se parece a la teoría muy bien elaborada de Karl Smith (ideólogo nazi) respecto a la inevitable irracionalidad del poder. El poder siempre será voluntad-mito-sentimiento sintetizado en su ícono personal o jefe único, jamás una asamblea deliberante y racional, sino la relación entre un pueblo irracional adulador y sometido al mito del jefe que es a su vez el mito de la grandeza nacional. Pura basura fascista que ya sabemos para que sirvió y sirve si examinamos el neofascismo y sus estrategias complementarias de guerra y consumismo, Pues bien, yo sé que Néstor Francia ni tantos de sus semejantes no son ningunos fascistas ni mucho menos, por favor. Pero hay algo que no me explico y es porqué a la hora de asumir esa conciencia y estrategia cortesana terminan en algo que en sustancia se parece tanto.

¿No será será que es ella la que es absolutamente infantil, irracional y cómica a la hora de defender los intereses suyos y de los muy superiores y beneficiarios a ella?.  ¿Es que no se dan cuenta que así están cavando hasta su propia tumba?.

Camaradas una sola cosa más, tengan por seguro –no importa si lo que estamos proponiendo nosotros sea una loquetera ultraizquierdista o fantasiosa, seguro que hay mejores- pero que si no hay en este asunto del Polo Patriótico y lo que supone como movimientismo popular, algo que reviente esta estrategia tan bien consolidada hasta en nuestra baja conciencia de lo muy serio que es el poder y muy sentimental y primario que es el pueblo. Es decir que reviente esta estrategia y de alguna manera comience a reventar a los que se sirven de ella, la victoria electoral cuéntelo pero desde ya está en "pico e zamuro".

Volvemos por todos los caminos

jansamcargmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3052 veces.



Roland Denis

Luchador popular revolucionario de larga trayectoria en la izquierda venezolana. Graduado en Filosofía en la UCV. Fue viceministro de Planificación y Desarrollo entre 2002 y 2003. En lo 80s militó en el movimiento La Desobediencia y luego en el Proyecto Nuestramerica / Movimiento 13 de Abril. Es autor de los libros Los Fabricantes de la Rebelión (2001) y Las Tres Repúblicas (2012).

 jansamcar@gmail.com

Visite el perfil de Roland Denis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roland Denis

Roland Denis

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /ideologia/a132477.htmlCd0NV CAC = Y co = US