Una economía política para un socialismo vigente, no del siglo pasado

No se requieren títulos universitarios ni pertenecer a una familia respetable con alta tradición política para gobernar una nación. Si la vida de la sociedad cambia positivamente entonces se está utilizando bien la economía- política o la política-económica, ese el gran dilema, porque, siempre la política busca la hegemonía sobre la economía contradiciendo al socialismo.

El pensamiento económico en las primeras décadas del siglo XX estuvo dominado por el convencimiento de que el proceso en la construcción del socialismo estaba inseparablemente ligado al desarrollo de un sistema de distribución natural, en la cual, todos los elementos del proceso fueron determinados hasta en el más mínimo detalle por la planificación política.

Época en la que un argumento político era prueba decisiva para tomar una decisión a pesar de la gran originalidad en las discusiones por el empleo de argumentos concretos, igual que en las discusiones actuales, en donde la política trata, sin conseguirlo, de imponerse a la lógica matemática de las materias primas, del petróleo especulativo, como pilares de la economía mercantil-monetaria que hace olvidar la relación de mercado entre ciudad y campo, contradicciones que sostienen la inflación y la falta de producción, cálculo político que es una problemática monetaria.

El economista Solkonikov, decía “la moneda posee en el mercado un cierto derecho de elección de las mercancías para todos aquellos que la poseen, esta libertad de elección en el mercado es indispensable para el productor de mercancías”, es lo que está viviendo Cuba, movilizo obligatoriamente mano de obra al campo y a las industrias, prohibió el cambio de trabajo, el Estado se convirtió en el mayor empleador racionando los bienes de consumo hasta que no pudo más con los sistemáticos cambios de la economía que sostienen la política.

Hoy, les toco entrar a la economía de los salarios, precios, gestión económica en la que está inmerso el mundo, en la que lamentablemente se depende de las circunstancias de una nación y de su moneda el dólar, ejemplo: las tasas de desempleo en los Estados Unidos, hace que el euro baje de 1306 a 1293, es lo que el euro valía la noche del viernes, el nivel más bajo en 4 meses, según datos oficiales la economía estadounidense creó 103000 empleos en diciembre, menos de lo proyectado de 150000, y la tasa de desempleo bajo menos de lo previsto a 9.4% logrando una resistencia del dólar con respecto al euro.

En Brasil, el real se aprecio un 0.12% cotizando a 1686 de 1864 unidades por dólar, la bolsa peruana amplio perdidas por un retroceso en el sector minero, debido a una baja internacional de los metales ocasionado por la baja del euro, este a su vez por el empleo en los EEUU, lo que cuestiona el valor de una moneda única para un continente.

Socialismo científico que no termina de desarrollar en más de 200 años a pesar de estar lleno de contradicciones capitalistas ¿por qué? Porque hasta hoy no se sabe que prima en las decisiones para una proyección social ¿la política-económica o la economía-política? Y los posteriores conflictos que ocurren en la práctica por la aplicación de criterios con respecto a la realidad de un sistema globalizado que económicamente nos hace ver como una proyección de sueños utópicos que chocan entre sí por la ingenuidad en su planificación.

Cada época tiene sus condiciones tanto en la práctica como en la orientación particular que se quiera dar a una teoría, hoy todo es más complejo por las relaciones entre el mercado y el desarrollo privado, nos guste o no, no puede ni debe ser suprimido de un plumazo cuando el Estado no está preparado para suplir esa producción capitalista hasta que se adapte a la socialización del mercado.

Aquí se toman las decisiones económicas y se coordina la vida económica del país al socialismo, esto no debería significar que no se pueda aplicar distintos mecanismos de gestión de la economía, distintos métodos de organización sobre la propiedad colectiva, distintos tipos de decisiones centralizadas y descentralizadas, distintas medidas para la participación de los trabajadores con las empresas incautadas para la socialización y distintos métodos para los incentivos económicos en distintas soluciones. Es imprescindible para una economía vigente del nuevo socialismo no apartarse de la realidad.

No se puede envejecer con una economía socialista sin haberla desarrollado o al menos haberla entendido proyectándola a una producción diversificada, necesidad que define el desarrollo social, gran paradoja para nuestro socialismo clásico, científico, bolivariano, chavista, por no tener proyección de trabajo, es decir, la poca participación económica del pueblo capaz de igualar su participación política para que haya correspondencia completa en la participación de la masa en la economía-política.

Ya no se puede evitar los conflictos entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción, eso en algún momento freno a Rusia, China, lo está haciendo en Cuba y Venezuela, hasta que nos demos cuenta que la economía-política requiere cambios necesarios, ya que la política-económica solo produce inercia y no es suficiente para transformar la economía.

La aparición de grupos de intereses particulares en la propiedad social produce notables sacudidas por su relación íntima, podría ser una contradicción socialista que debe ser estudiada como un cambio en la economía socialista practica.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2392 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: