Yo si soy comunista

“Un fantasma recorre Europa….el fantasma del comunismo” Comienza anunciando el Manifiesto Comunista, redactado por Carlos Marx y Federico Engels, en cumplimiento del encargo de la Liga de los Comunistas de Europa. El anuncio de la buena nueva contenía así mismo la convocatoria a los trabajadores del mundo a ejercer activamente su deber y su derecho como protagonistas en la construcción de la nueva sociedad, justa, humana y solidaria: la sociedad socialista, bajo la certeza de no tener nada que perder sino las cadenas y un mundo nuevo por ganar.

Muchas fueron las concepciones y variantes del pensamiento socialista y sus derivaciones organizativas, que han existido antes y después del histórico documento. Pero fueron las comunistas: marxistas primero y marxista - leninistas después, las que aportaron las herramientas científicas fundamentales para la interpretación de la sociedad y su consecuente transformación. Eso es el comunismo; dialéctico, por ende dinámico, flexible, renovador. Cuando transitamos de verdad el camino del socialismo, estaremos transitando inequívoca e irremediablemente hacia la sociedad comunista.

Se puede ser socialista y no ser comunista, pero no se puede ser socialista y ser anticomunista.

Se comprende que ese fantasma enunciado por los clásicos aterrara a las oligarquías y sus sirvientes e infundiera alegría y optimismo a los obreros y campesinos, intelectuales y artistas, a las masas trabajadoras del planeta tierra. Se comprende en consecuencia que todavía hoy en día, aterre también a los sirvientes de toda laya de los más poderosos terroristas, entre ellos al vicario guardián de las fortunas mal habidas, Cardenal Urosa Sabino y compañía. Y en consecuencia que lo emplee como una forma de ataque, de ofensa, de insulto.

Independientemente de que lo sea o no, de que tan solo cuente con los comunistas entre sus más entusiastas participantes, el calificativo de comunista honra y da garantías sociales, políticas y humanas a cualquier proceso democrático emancipador. Como toda empresa humana, mucho deberá ser criticado a procesos encabezados por Partidos Comunistas, pero sería una mezquindad anti histórica negarles el papel de avanzada en las luchas de la humanidad por la verdadera democracia desde la existencia misma de la sociedad industrial.

Lo que más hace un troglodita al Cardenal Urosa Sabino es el creer que llamándonos comunistas no está ofendiendo. Ya que se está refiriendo a un proceso que cuenta con los comunistas como parte importante que lo cualifica y lo honra.

Y sería hacerle el juego a la reacción y sus campañas anti comunistas, no declarar a los cuatro vientos que no somos comunistas pero somos amigos de los comunistas y contamos con ellos hasta la victoria final.

mundoiribarren@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2402 veces.



Mundo Iribarren


Visite el perfil de Edmundo Iribarren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Edmundo Iribarren

Edmundo Iribarren

Más artículos de este autor