Cuando los burócratas recurren a los lugares comunes

El señor periodista Castor Díaz y el problema eléctrico que “requiere del concurso de todos para su solución”

Estoy leyendo con interés los escritos que han salido últimamente en Aporrea sobre el “problema eléctrico” porque precisamente, en el municipio donde vivo es un tema de diario comento; y no porque seamos especialistas ni nos interese el asunto de los transformadores, las represas, los megavatios, las plantas de distribución o los generadores; el interés salta a la vista porque en todos los cristianos días ocurre el apagón; se va la luz, falla la energía, se interrumpe el servicio, o como se le quiera decir.

Hablo de Guacara, estado Carabobo, un municipio donde los cortes de electricidad ocurren a diario desde el año pasado en barrios, urbanizaciones y zonas comerciales. (Si exagero la nota que alguien me corrija por favor).

En el sector donde vivo, (zona norte de Guacara), se va la electricidad en cualquier momento no respetando si es de mañana, tarde o noche. El apagón te puede sorprender en el baño mañanero, a la hora del trabajo particular o en el momento cuando comienzan las actividades, generalmente interrumpidas, de la Misión Sucre por ejemplo.

La pregunta recurrente es ¿por qué ocurren tantos apagones a diario en una zona considerada como industrial y densamente poblada como es el eje oriental del estado Carabobo? Ciertamente las especulaciones del porqué ocurren los cortes eléctricos apuntan a posibles sabotajes de técnicos opositores dentro de Corpoelec, insuficiencia en la capacidad de distribución de las subestaciones o transformadores dañados.

Los diarios oposicionistas se dan banquete cuando se trata de reseñar noticias sobre los diarios apagones de Guacara y de otros municipios del estado Carabobo. Si exagero por favor que alguien me corrija, pero el jefe de Corpoelec en la zona nunca aparece ni siquiera con un aviso pagado dando alguna explicación sobre las fallas del servicio. Ahora, lo que si vemos y escuchamos es mucha gente molesta dispuesta a quemar cauchos, a trancar vías y a echarle la culpa al gobierno central.

Supongo que para las situaciones extraordinarias que ocurren en una empresa pública los jefes deben dar explicaciones. En el caso de los diarios apagones que ocurren en este municipio, el jefe de Corpoelec debe salir a explicar qué ocurre. Si es que debemos ver menos televisión (sería bueno regresar a los años cuarenta); si es que debemos estar menos horas en la computadora (sería bueno regresar a los años setenta); si debemos ahorrar luz porque es necesario y saludable para la nación (hay que ahorrar pues, sería bueno que los jóvenes de hoy vean cómo vivieron sus bisabuelos por allá entre 1890 y 1910) o si debemos apagar el aire acondicionado o los ventiladores (en realidad esto no sería bueno en una ciudad donde la temperatura oscila entre 34º y 35º; para los que dormimos con ventilador es imposible conciliar el sueño con calor y zancudos).

Eso sí, podemos respirar tranquilos porque en el problema, los oposicionistas no tienen las manos metidas. Debemos darle gracias a Dios porque no se trata de un sabotaje escuálido según la respuesta que da el señor periodista Castor Díaz en un contradictorio y completo informe sobre el asunto eléctrico.

Según él, el problema tiene su origen en que “somos como país el más derrochador de energía en el continente suramericano, con una rata de 4.126, por encima de Brasil y Argentina, con más población y más industrializados que nosotros”. Donde además sugiere “tomar conciencia sobre el uso racional de la energía, para preservar nuestra economía, cuidar el ambiente y sobre todo salvar el planeta que lo estamos matando, con el despilfarro de un recurso tan vital como el energético”. Interpreto que, como derrochadores de energía, hay problemas, por lo tanto hay que aplaudir el esfuerzo que hacen los ejecutivos de esta empresa aplicando la política de cortes de energía en todo el país.

No logro entender, eso sí, lo que me sugiere el señor Castor Díaz para ahorrar electricidad cuando más adelante pregunta “¿Porque tenemos que virar la mirada cuando tenemos al frente los desarrollos habitacionales, los centros comerciales y las nuevas pequeñas y medianas industrias que han florecido en los últimos años, cuyos promotores han recibido el beneficio de la democratización del acceso al financiamiento, sin la horca de los agiotistas amenazando el cuello de los nuevos emprendedores? Interpreto que está hablando de desarrollo. De progreso. De consumo, es decir de derroche. O sea, el esfuerzo que hacen los ejecutivos de esta empresa para ahorrar energía a través de los cortes diarios de electricidad, el periodista Díaz lo contradice con este panegírico a los centros comerciales, o sea, centros de derroche y despilfarro de energía eléctrica.

Que alguien me corrija si exagero mi exégesis; pero qué nos está obligando que contestemos el señor Castor cuando pregunta: “¿Qué decir de Ciudad Bolívar, por ejemplo, que por primera vez en su historia vemos como crecen los urbanismos, los cetros comerciales y otras señales que nos indican, que se enrumba por el sendero de la justicia que merece como capital de uno de los estados con mayores recursos del país”? Es decir, como dice el periodista Díaz, no debemos virar para los lados; no hay que quejarse tanto por el asunto de los apagones, pues hay circunstancias extraordinarias que lo justifican: El crecimiento de las ciudades, los centros comerciales, nuevos urbanismos, nuevas industrias (por aquí en Guacara se incluye a los invasores)



-Preguntas en segunda persona al señor Castor Díaz: ¿Todas estas explicaciones usted lo afirma como periodista solamente? ¿O sólo tuvo que cumplir con su trabajo? ¿Es funcionario de Corpoelec?; la pregunta viene al caso porque la respuesta ofrecida en un artículo publicado en Aporrea el sábado 3 de octubre –así lo veo yo- (si exagero que alguien me corrija por favor) la hace fundamentalmente en defensa del tren ejecutivo de Corpoelec.

¿Dónde están los jefes de Corpoelec para que respondan con argumentos a los camaradas de los andes y de oriente quienes hicieron serias denuncias sobre el problema eléctrico en el sitio web Aporrea? ¿Por qué en esa respuesta forzada recurre a ofrecer datos sobre los planes de inversión realizadas por el gobierno del presidente Chávez para potenciar al sistema eléctrico, si nadie a puesto en duda tales iniciativas?

¿Por qué los ejecutivos de la empresa no responden ante las razonables consideraciones de Miguel Jaimes en el artículo ¿Qué pasa en Corpoelec? Creo que estas respuestas están hechas a la manera como se le debe de responder a los oposicionistas que van al programa del matacuras en Globovisión. De estrategias para quebrar las empresas públicas por parte de ejecutivos neoliberales uno conoce algo; de manera que no es ese el asunto a discutir en este momento.

El problema es por qué los ejecutivos de Corpoelec no dan respuesta sobre los diarios y recurrentes apagones que ocurren en varias regiones del país, generando protestas, paralizaciones en centros de salud, de enseñanza; pérdidas económicas en hogares, comercios y situaciones de zozobra en pueblos y ciudades.

Voy a redondear este largo comentario sobre su artículo diciéndole que los burócratas cuando tienen muchas cosas que ocultar escurren el bulto con respuestas llenas de lugares comunes, sacando a relucir la invalorable figura del presidente Chávez o una cita del Che Guevara. (Me hizo recordar un libro llamado La simulación en la lucha por la vida de José Ingenieros).

Señor Díaz, los apagones que ocurren a diario en muchas zonas del país se deben a la absoluta competencia y responsabilidad de la empresa Corpoelec; a toda la gente que trabaja en esa corporación, incluyendo al tren ejecutivo que usted defiende como periodista.

Que los burócratas respondan con respuestas claras, no con salidas a lo Eladio Lárez cuando en un patético editorial de su canal RCTV por allá en marzo de 1989 intentó tapar y justificar el genocidio del Caracazo con aquel ya famoso “pueblo, gobierno y empresa privada resolveremos este mal momento con el concurso de todos”.

al-fredone61@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3007 veces.



Freddy Martínez


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Gil

Freddy Gil

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N Y ab = '0' /energia/a87688.htmlCd0NV CAC = Y co = US