Petróleo para todos

Esta columna que se inicia hoy, pretende mostrar una visión crítica y realista de la situación petrolera de nuestro país en el marco de la industria petrolera internacional, para hacer frente a las manipulaciones tanto del Gobierno de Maduro, como de los “meritócratas” que sabotearon las operaciones de PDVSA en 2002.

Por una parte, Maduro ha levantado la consigna: “acabar con el rentismo petrolero”, labor que ha estado haciendo con especial eficiencia desde hace varios años, mediante la destrucción de la industria petrolera que había estoicamente resistido los ataques de los “meritócratas”, que siempre han anhelado tomar revancha de su derrota en el 2002, como de aquellos que sueñan tener el control de los inmensos recursos certificados que tiene Venezuela y que el Comandante Chávez siempre los utilizó con el objetivo de construir un mejor futuro para nuestra Patria.

La realidad es que el “madurismo” resentido e ignorante y la oposición sedienta de venganza, han logrado arrodillar una Industria heroica, orgullo de los venezolanos y pilar fundamental, de los avances logrados en términos de igualdad social durante la presidencia de Hugo Chávez, hasta convertirla en lo que vemos hoy, una empresa débil y postrada que presencia como sus verdugos se debaten en cómo cortarla en trozos, para terminar de acabar con ella.

“Recorte voluntario” de los sauditas aprovechado por algunos...

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en su informe del mes de agosto reportan, a partir de sus fuentes secundarias, una disminución en la producción de la organización de 836 mil barriles para el mes de Julio con respecto a los volúmenes producidos en Junio; al pasar de una producción de 28,15 Millones hasta 27,31 Millones de barriles por día; donde la mayor contribución está en el ofrecimiento de Arabia Saudita de un “recorte voluntario” de su producción que significó una disminución de 968 mil barriles diarios de un mes al otro.

Al revisar las variaciones de producción por país, queda en evidencia que el recorte de producción de Arabia Saudita fue utilizado por países como Irán y Venezuela que no están sujetos a cuotas (por estar sometidos a las sanciones impuestas por los Estados Unidos de Norteamérica y la Unión Europea), y también por Iraq; para en conjunto incrementar 145 mil barriles diario, que en cierta forma compensa el “sacrificio” y permitir mantener los precios por encima de los 80 $/barril, que representa un valor absolutamente necesario para soportar el suntuoso presupuesto presentado por el Primer ministro y heredero de la corona saudita, Mohamed bin Salmán (MBS).

Para los países productores que no pertenecen a la OPEP, la organización espera un crecimiento en su producción de hasta 67,3 Millones de Barriles por día para el año 2023, lo que representa un crecimiento interanual de 1,5 Millones de Barriles por día, siendo los principales contribuyentes a este crecimiento Estados Unidos, Brasil, Noruega, Kazajistán, Guyana y China. Esto evidencia que la oferta mundial de crudo para el 2023, asciende hasta 101 Millones de barriles tomando en cuenta crudos y líquidos del gas natural, asumiendo para el conjunto de los 13 países de la OPEP, una producción de 28,25 millones de barriles por día que representa casi un millón de barriles más de lo que hoy en día están produciendo.

En esa diferencia, se enmarca la “voluntaria” reducción de producción ofrecida por los sauditas, esa brecha de un millón de barriles es la que ha direccionado el aumento de los precios en casi 6 $/barril entre el mes de junio y julio, al llevar el promedio del Brent hasta 81,06 $/barril.

Los sauditas anunciaron; en la última reunión de la OPEP, extender esta contribución hasta el mes de septiembre, con lo cual pretenden incrementar los precios hasta los 90 $/barril, esperando que los rusos también cumplan la propuesta de recortar su producción en aproximadamente 300 mil barriles para el mismo periodo, lo que no resultará una tarea particularmente sencilla. En primer lugar, por haber finalizado el periodo estacional de disminución de su producción. En segundo término y aún más importante; un escenario de precios altos, atenta contra el descuento que se ven obligados a ofrecer para aumentar los potenciales compradores, que no pueden pagar su producto a más de 60 $ por las sanciones impuestas.

El panorama del mercado internacional de petróleo está hoy en día, altamente influenciado por factores externos que impactan de manera sustancial su evolución, alterando los comportamientos estacionales de los precios; así que, con la llegada del verano y su incidencia en el aumento de los precios, hoy se ve supeditado a las acciones unilaterales de los principales productores en búsqueda de sus beneficios individuales por encima de las motivaciones que los impulsaron a unirse en el acuerdo de productores alcanzado en diciembre de 2016 y que dio origen a lo que hoy se conoce como el Acuerdo OPEP+.

El esquema de recortes voluntarios adoptado por la OPEP significa en el fondo, un fracaso para la organización y para sus asociados de la OPEP+, que refleja en el fondo la imposibilidad de poder llegar a un acuerdo por consenso como siempre lo fue en más de 60 años de historia, según las normas de la organización que han representado también su fortaleza.

Este atajo de contribuciones voluntarias implica que, así como recortan pueden en el futuro aumentar “voluntariamente”, desvirtuando completamente la fortaleza de una organización donde Arabia Saudita; ahora sin ningún contrapeso, actúa a su discreción y según su conveniencia, usando solo el nombre de la OPEP para ejecutar su estrategia estrictamente unilateral.

¡Cuánto se extraña el rol de Venezuela, en representación de los productores medianos y pequeños, que ahora, huérfanos de una voz con ascendencia moral e histórica que pueda representarlos y equilibrar las fuerzas extremas de los grandes productores como Arabia Saudita, Rusia y los Estados Unidos, no solo en términos volumétricos, sino también en sus intereses económicos!

Producción en Venezuela: El sueño del millón

Según las fuentes secundarias de la OPEP en el mes de Julio, la producción del país alcanzó los 772 mil barriles por día que representó un aumento de 37 mil barriles por día respecto a los 734 mil barriles por día producidos en el mes de Junio, pero aún muy lejos del millón de barriles por día ofrecidos por el Presidente de PDVSA hace algunos meses; lo que le permitiría llegar al “soñado” millón de barriles por día para el mes de agosto y que ya fue, convenientemente, pospuesto para diciembre con el objetivo de dar tiempo y aire político a la recurrente promesa.

Llegar al millón de barriles en diciembre de este año, representa aumentar alrededor de 250 mil barriles por día en 5 meses; es decir, incrementar 50 mil barriles por día promedio, cada mes, algo que no se ha conseguido desde la tan anunciada incorporación del nuevo mejor aliado “Chevron”; que luego de obtener una licencia de la OFAC solo aumentaron, en el mes de Julio, 37 mil barriles por día.

Pero dejando ese tipo de consideraciones a un lado y hablando de lo que se necesita en el campo; donde se suda verdaderamente la producción, para mantener los 772 mil barriles y agregar cada mes 50 mil barriles por día, al enfocarnos en la Faja Petrolífera del Orinoco para simplificar el análisis por ser la fuente de casi el 70% de la producción nacional, debemos dar a conocer una realidad bien sabida por los trabajadores, que enfrentan hoy una batalla sin las armas requeridas, en una suerte de coliseo romano: Incrementar 50 mil barriles por día, significa conectar mensualmente 100 pozos nuevos que aporten 500 barriles por día cada uno, este es el promedio demostrado en la operación del área en los últimos 20 años.

Establecida la premisa principal y sabiendo que cada taladro en los tiempos de eficiencia, podía perforar y conectar un pozo cada 15 días en la faja, es fácil darse cuenta que se necesitan 50 taladros, operando de forma continua para cumplir con esa meta, pero, cuando vemos el número de taladros activos en Venezuela, reportados por el propio Ministerio de Petróleo a la OPEP, observamos el sorprendente número de 3 taladros para el mes Julio.

Recordando la frase atribuida a Pitágoras: “Dios habla por las matemáticas”, basados en estos números y en las estadísticas, podemos afirmar que es completamente imposible que al menos para agosto y septiembre, se puedan incrementar los barriles anhelados que los lleven a la meta “soñada” del millón de barriles, incluso para diciembre parece descabellada la idea.

construyendoPDVSApatriota@gmx.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1504 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter