Busco estación de servicio que venda gasolina subsidiada

La asignación de gasolina llega de manera puntual a través de Patria. Los bonos, igualmente llegan y con eso se hace el fondo para comprar la gasolina. Pero está sucediendo algo muy grave respecto a quienes se encargan de distribuir la misma en las ciudades o pueblos del país; pues, les ha dado por no surtir a las estaciones subsidiadas; mientras que las dolarizadas todos los días la venden. A todas estas, es fácil entender porque ellas venden todos o casi todos los días y las subsidiadas, casi ni lo hacen. Parece operar una componenda que indica que la gandola que trae la gasolina subsidiada, al llegar a la ciudad es desviada hacia las estaciones dolarizadas.

Es por esto que se observan grandes colas todos los días en las diferentes estaciones en busca de la gasolina barata, atendiendo al número final que tiene la placa. Por ejemplo, si un lunes cualquiera le tocara echar gasolina a los vehículos con placas 1 y 2, lo más probable, es que se someta al pueblo a una espera en vano, porque los dueños y encargados de vender la gasolina ya saben que la misma no vendrá. Si por si acaso, llega, eso sería un milagro, pero solo le venden la gasolina a 60 u ochenta carros y los demás que son muchos, lo que les queda a sus propietarios es rumiar y tragarse impotentemente una gran rabia. Esta historia se repite con todas las placas: Mucha gente amanece en las colas y sin embargo, no logran nada y el colmo es que no hay nadie a quien reclamarle.

Mientras tanto siguen llegando las gandolas para las estaciones dolarizadas. Y así continua el martes de 3 y 4; miércoles de 5 y 6, jueves de 7 y 8, viernes de 9 y 0 y nada de subsidiada. A nadie parece preocuparle esta burla que se le hace a cada persona que se arriesga a hacer colas a cualquier hora, muchas veces sabiendo que al final no comprará nada. Esto obliga a parir dólares que no es fácil conseguirlos. Y gracias, a todo lo que sucede, seguirá habiendo colas, más esperas, más mentiras, y por ende mayor inconformidad, aparición de reconcomios políticos, comparación de épocas en relación a la actuación presidencial, mentadas de madre, muchos contra el gobierno, otros calladitos haciéndose los locos y aguantando el vendaval de los que aprovechan todas estas situaciones para dar sus discursos políticos.

Lo cumbre de toda esta situación es que mientras se hace la cola, se oyen muchos testimonios de personas que han estado o pasado por otros estados y ratifican que en ninguno de ellos existe el problema que están viviendo en su estado, en su municipio. Según ellos, eso no sucede en Caracas, ni en Maracay, Valencia, Anaco, Barcelona, Ciudad Bolívar, entre otras ciudades; sin embargo se preguntan ¿Por qué este peo de la gasolina tiene que pasar en ese estado o en ese municipio? Es por esto que parece más fácil buscar una aguja en un pajar que conseguir una estación de gasolina que venda gasolina subsidiada en los sitios mencionados. En efecto, los diferentes grupos de whatsap de esa región, evidencian toda la desorganización que sucede en torno a la distribución de gasolina y se constata el malestar que tiene el pueblo respecto a esa situación.

De qué vale tener gasolina asignada y dinero en el monedero digital, si no se consigue una estación que venda gasolina subsidiada. Eso no tiene gracia. Confiando en lo arrecho que es el presidente, según su propia confesión, ojalá que, como superbigote se percate de esta situación anormal que perjudica al pueblo y a él también, y mande a corregir esta situación, sino todos los choferes que reciben subsidio, tendrán que manejar como los pica piedras.”Con las paticas debajo del carro” ¡ Yabadabadooo!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 728 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: