Ramírez y sus boletines de intrigas

Siempre tenía que tomar la iniciativa en el momento de hablar con mi suegro, adelantando cualquier tema que no tuviera que ver con lo que siempre me contaba. Sin embargo, en cualquier momento, cuando nos tomábamos una cerveza, comíamos o andábamos en el carro, siempre se imponía y terminaba contando por enésima vez, el momento cuando tuvo que echarse al hombro a un teniente para salvarle la vida, durante la guerra civil española, en la cual estuvo presente como soldado. Esto viene a colación, después de leer los cuatro boletines petroleros que ha publicado Rafael Ramírez en Aporrea. Es decir, leer cualquier boletín da igual porque todos dicen lo mismo, cuando se hace referencia a Venezuela: Maduro y Pdvsa

Dichos boletines, una nueva forma de combate en época de coronavirus, según él, son para "englobar y analizar los eventos de la semana"; pero en los mismos, Ramírez se afana en mostrar su capacidad de intrigar y se muestra activado al mismo paso con que avanza el daño del coronavirus en el mundo. Y puedo asegurar que los que leen los boletines, lo primero que buscan, después de dar una rápida mirada sobre el escrito es lo que pueda decir de Maduro, Pdvsa, Quevedo o cualquier cosa que se relacione al manejo de la industria petrolera. Lo demás es desecho, es decir, los precios del petróleo, la sección corona crash o cualquier comentario general sobre situaciones de otros países. Maduro y Pdvsa son el objetivo a degradar. Y aprovechando la situación que genera el coronavirus, trata de subestimar el accionar de Maduro frente a la pandemia. No le da reposo a su "arma", ni aplica el "Taima" que sugiere Elías Jaua en su reciente artículo publicado en Aporrea.

Sin embargo, mucho pueblo sabe que el presidente, hace un esfuerzo grande por enfrentar la pandemia con todas las limitaciones que se tienen, y que a pesar de eso, según la opinión de organismos internacionales de salud, señalan que se mantiene dentro de los parámetros y protocolos para enfrentarla y ni aun así ha faltado quienes desde otra perspectiva no dan tregua y siguen aguijoneando y recalcando las debilidades que existen, pero que creen que con hacerlo, Maduro cae al día siguiente.

Es así como Ramírez en su nuevo papel de boletinero, cuestión que a lo mejor no cumplió cuando era presidente de PDVSA y que debió hacerlo para informar de cómo iban los negocios de la empresa, (no los de él); el manejo del dinero de los jubilados(Hoy lo reclaman y le echan culpas por su pérdida); el comportamiento honesto y transparente de sus gerentes(Muchos detenidos por hechos reales de corrupción, no por inventos del gobierno); el control de los barcos que hacían negocios en altamar o que los desviaban hacia otros puertos para negociar el combustible; o sobre las comisiones que se recibieron por contratar servicios y alquilar maquinarias o herramientas que no se pudieron construir acá, porque era mejor la comisión que se recibía de las empresas contratadas, y quien sabe cuántas cosas más que pudieron informarse, pero que no se hizo, y a lo mejor forman parte de la decadencia de nuestra industria petrolera que Ramírez trata de aprovecharla echando culpas a otros, como si él no hubiese formado parte de la misma. Sin embargo, fue mucho después, cuando desde los medios de comunicación españoles y gringos se supo sobre las tramas de corrupción alrededor de PDVSA y en las que por cierto también implicaban a Ramírez.

Entonces, ¿Para qué boletines petroleros, en estos momentos?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 621 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: