Boletín Petrolero

El precio de la cesta de la OPEP de trece crudos se situó al cierre del jueves 19 de marzo en 27,31 dólares por barril, 3 dólares menor a la cotización del día de ayer. Este precio significa una caída de 25 dólares por barril respecto al precio cotizado en fecha de la ultima reunión de la OPEP de 51,75 dólares el barril según el reporte de la Secretaría de la OPEP.

El Brent ha perdido la mitad de su valor en los últimos quince días, sin embargo, el jueves 19 aumento en 9,88% ubicándose en 28,46 dólares por barril. Igualmente la referencia de WTI aumenta en 10,80% ubicándose en 25,75 dólares por barril. Según los reportes, este aumento se logra por las medidas de estimulo aplicadas por los Bancos Centrales en el Mundo, sin embargo, se estima que sea temporal ya que los efectos de la crisis generada por el coronavirus aun no se revierten, en todo caso pueden empeorar.

Sin embargo, al dia de hoy 20 de marzo, se nota alguna recuperación, modesta aun, del precio de todos los marcadores del mercado petrolero, sobre todo por la acción de compra de petróleo barato para las reservas estratégicas de las grandes economías industrializadas, así como la expectativa de masivas ayudas económicas en las grandes economías de la zona euro y los EEUU, y los anuncios de que China, la segunda economía del planeta, comienza a retomar la normalidad al salir del pico de la crisis del CODVID-19.

La EIA, en su reporte mensual presenta que la demanda mundial de petróleo 2020 se redujo en 1,1 millones barriles día por primera vez desde 2009. El aumento de la oferta de los países no pertenecientes a la OPEP, es de 2,1 millones de barriles diarios en 2020, y la contracción de la demanda redujeron la demanda de crudo de la OPEP a 27,3 millones de barriles diarios.

Luego de la reunión de la OPEP+ mantiene una tendencia a la baja del precio del petróleo tanto por la guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia, así como la caída de economía mundial, las restricciones a los viajes y la menor actividad industrial por el Covid-19, lo cual ha generado la caída del precio y un colapso de los mercados del combustible de aviación y gasolinas.

"Coronacrash"

Los reportes de Bruce Kasman, jefe de investigación económica global de JP Morgan estiman que el primer semestre 2020 enfrenta un quiebre de los mercados globales, la crisis financiera debido a la pandemia de Covid-19 y su efecto sobre la economía, sigue en desarrollo, solo contenidas en alguna medida por medidas de tipo fiscal y la inyección de grandes cantidades de dinero tanto por parte del Banco Central Europeo, como por el Departamento del Tesoro Norteamericano. Los especialistas consideran que la caída del valor de las acciones de la bolsa son inéditas, por lo que aun no se tiene claro cuales serán las medidas para contener esta situación.

Sin embargo, la caída de la economía real, debito a la suspensión de la actividad económica, las restricciones de movimientos e intercambio comercial han afectado las cadenas de suministro para el parque industrial, así como el cierre de grandes empresas y fabricas a nivel mundial, tal como los anuncios de las grandes productoras de automóviles Ford y Chrysler, de cerrar su producción en norte américa. Por otra parte se espera un fuerte impacto en el empleo, algunos analistas estiman una caída de hasta el 20% en los EEUU y una perdida a nivel global de, al menos 25 millones de empleos.

El ahora denominado "Coronacrash" ha tenido como respuesta económica la inyección de recursos de Estado para solventar la crisis, medidas fiscales en las economías industriales, zona euro y los Estados Unidos, así como ayudas directas a la población y empresas, defensa del empleo, apoyo a los pequeños productores y medidas de apoyo y adquisiciones de grandes empresas por parte del Estado, como el anuncio hecho en Italia de adquirir AlItalia para evitar su quiebra.

El liderazgo de China.

Aunque China fue el epicentro y origen de la pandemia del CODVID-19, las efectivas decisiones y drásticas medidas de cuarentena, así como la movilización de masivos recursos científicos y tecnológicos para atender los casos que se presentaron en el país, han logrado salir del pico de la crisis y han informado de no tener mas casos de virus originados en el país. Lo cual indica que China comienza a recuperar al país y la economía de la virtual paralización de su aparato industrial, como se vio reflejada en una caída, sin precedentes, del 17% de su actividad industrial desde el inicio de la crisis.

La respuesta de China y su ofrecimiento de masiva ayuda científica y de suministros médicos a otros países que ahora confrontan la crisis de la pandemia, como es el caso de Italia, le esta otorgando a China un prestigio importante y liderazgo indiscutible a nivel mundial. Igualmente para Venezuela, el día de ayer se recibió el primer cargamento de un canal de suministro que será continuo, para la entrega de material medico con el que no se cuenta en el servicio de salud de Venezuela.

El liderazgo Chino, luce coherente y efectivo ante el manejo de una crisis de estas dimensiones, sobre todo a la luz de los que han sido las respuestas incoherentes y descoordinados de la Unión Europea, Reino Unido y los Estados Unidos. De allí la arremetida del presidente Trump al llamar al CODVID-19 como el "virus chino", en una clara demostración de las preocupaciones de la administración norteamericana de cara a su confrontación estratégica con China.

Venezuela.

La industria petrolera venezolana, sigue prácticamente paralizada. La ultima Comisión Interventora del gobierno, aun no muestra un plan para relanzar la producción petrolera y algún resultado de su trabajo mas allá de la detención y desplazamiento de gerentes colocados en puestos claves por la gestión del general Quevedo, quien aun se mantiene en su puesto de presidente a pesar del estruendoso fracaso de su gestión al frente de PDVSA con una caída dramática de la producción de petróleo.

El mercado interno de combustibles se encuentra con un alto nivel de desabastecimiento, originado fundamentalmente, por la paralización y la perdida de capacidad operacional del sistema refinador venezolano, el cual, a pesar de tener una capacidad de producción, al cierre del 2013, de procesamiento de 1,3 millones de barriles día, no esta produciendo combustibles para abastecer el mercado interno. No solo las refinerías han perdido su capacidad gerencial y de dirección (la mayoría de los gerentes del sistema de refinación venezolano están presos o desplazados por militares y acólitos del gobierno), sino porque las refinerías no reciben petróleo para procesar.

El mercado de gasolina de Venezuela se ha vuelto cada vez mas escaso, según datos de Refinitiv Eikon, se han descargado en puertos venezolanos 71.250 barriles día, lo que corresponde menos del 50% de lo recibido en enero y febrero en las mismas fechas. Reuters reporta que otros 50 mil barriles día esperan por descargar, sin embargo, este volumen se encuentra muy por debajo de la demanda interna de combustible que es aproximadamente de 300 mil barriles día. En las gasolineras se prohíben las colas y solo los "vehículos autorizados" tienen acceso.

En cuanto a la venta de petróleo, no esta claro el precio de venta del crudo venezolano. Una de las primeras medidas de Maduro en una de sus intervenciones de PDVSA, fue cerrar la oficina de fiscalización de venta de petróleo en Viena, a raíz de lo cual no se puede conocer el precio de venta del crudo y se derogaron las ventas de petróleo utilizando formulas de precios. Lo que se conoce en el mercado petrolero y de "traiders" es que se están dando masivos descuentos, entre 15 y 25 dólares por barril al petróleo venezolano, lo cual, a la luz del precio actual del mercado resulta en descuentos entre el 50% y 80% del precio, lo cual resulta inviable desde el punto de vista económico.

Por otra parte, la actividad de comercialización esta en manos de operadores privados sin experiencia en la actividad y en manos de transnacionales que están utilizando las excepciones en las sanciones norteamericanas para aprovechar de recibir crudo venezolano como pago de deudas o importaciones.

Codvid-19

Los casos detectados del Covid-19 en Venezuela aumentan a 42, aunque se teme que existan muchos mas casos en el país, solo que no existen estadísticas en los organismos de salud y tampoco se han hecho los respectivos test que arrojen indicaciones sobre la realidad del codvid-19 en el país. La gobernadora del Edo. Delta Amacuro, Lizeta Hernández, quien además es medico, reporta 21 casos solo en su Estado, ubicado al sur-oriente del país, fronterizo y uno de los mas apartados y desatendidos. Igual reporta por su lado la gobernadora del Estado Táchira, al oeste del país, fronterizo con Colombia.

El gobierno ha implementado un bloqueo a las fronteras terrestres se cierran, además de la cuarentena ya establecida no se ve muy claro cuales serán las acciones en caso de un aumento de casos como se ha visto en el resto de los países. Las calles están militarizadas pero aun maduro no explica cual será la estrategia para abordar esta crisis en el sistema de salud venezolano.

Naciones Unidas publica el 19 de marzo el primer reporte de Covid-19 en Venezuela, entre las acciones de respuesta trabajan con el Ministerio de Salud el cual ha designado 47 hospitales para la atención de los pacientes en los 24 estados, requieren apoyo para asegurar el funcionamiento de los servicios críticos, incluyendo insumos médicos e infraestructura como agua, saneamiento e higiene. La OPS/OMS ha entregado 2.000 kits de diagnostico, 150.000 mascarillas médicas y 200 kits de protección personal.

En términos económicos, además de la solicitud hecha al FMI y rechazada por el organismo. El gobierno ha decidido, en medio de la crisis del Codvid-19 aumentar los impuestos, al incrementar en 30 unidades, la unidad tributaria del país, así como un incremento importante en algunos servicios públicos como aseo y telecomunicaciones. El gobierno va en dirección contraria a lo que es la postura de la mayoría de los países del mundo, de apoyar su aparato productivo y ciudadanos en medio de esta crisis de la pandemia que además, ha provocado una caída drástica de los precios del petróleo y de la economía mundial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3144 veces.



Rafael Ramírez Carreño

Ingeniero y político venezolano. Ex-embajador de la República Bolivariana de Venezuela ante la ONU. Ex-ministro de Energía y Minas y expresidente de empresa pública Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) hasta el año 2014. Militante Revolucionario, Chavista y Bolivariano.

 @RRamirezVE

Visite el perfil de Rafael Ramírez Carreño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: