Expansionismo Petrolero: ¿Resiliencia competitiva o "viveza criolla"?

PREÁMBULO INDISPENSABLE

Concluida la redacción de este trabajo, percibo la aparente incongruencia de hablar de "expansionismo petrolero" en momentos de desmoronamiento de nuestra industria petrolera y caída perpendicular de sus niveles de producción, pero mantengo el título porque me refiero a una tendencia histórica profundamente arraigada en el alma venezolana, fundada en la mitología neoliberal y privatista que, con ropajes de modernidad, se postula como la única salida de la crisis actual. CMP

El próximo mes de septiembre se cumplen 59 años de la fundación de la OPEP. Excusa a partir de la cual pienso desenrollar un ovillo problemático, reiterando viejos enfoques críticos y tratando de aportar nuevos:

Desde esa fecha, y partiendo de los debates protagonizados en varias oportunidades por el proponente de esa controversial Organización, Juan Pablo Alfonzo, y su principal detractor, Arturo Uslar Pietri, los venezolanos estamos inmersos en un dilema irresoluble en términos de mercado ¿cómo producir más y a mayores precios?

"La OPEP no nos ha beneficiado mucho. Esa Organización nunca ha tomado en cuenta a Venezuela ni sus intereses para nada. El sistema de cuotas es contrario a los intereses de Venezuela."

"Yo no sé quién tiene la responsabilidad, pero alguien la tiene, de que Venezuela haya aceptado que la OPEP establezca cuotas de producción petrolera. Eso va contra el interés de Venezuela."

Con esta afirmación, el Dr. Uslar pretendió olímpicamente desconocer –cosa ésta impensable en él- que los objetivos declarados de la Organización en su acta fundacional fueron, precisamente, defensa de los precios y prorrateo de la producción, vale decir, establecimiento de cuotas.

Que eso no se hubiera cumplido durante sus primeros 16 años de existencia, para amargura de su principal promotor, no significaba que fuera un invento de 1986.

Por cierto que, el afirmar irónicamente que desconocía quién había sido el responsable de esta política, es también un despectivo estilo mayestático, clásico y propio de los que se sienten con derecho y poder para decidir quién es digno de mención y quiénes no.

En distintas épocas desde entonces, el debate original ha adquirido connotaciones existenciales y de enfrentamiento agónico entre el expansionismo a todo trapo, que pugna por quitarse las gríngolas de la OPEP, promoviendo su abandono y quienes abogan públicamente por la defensa de los precios pero que, íntimamente, también sueñan con el aumento millonario de la producción.

Ambas posiciones impregnan los actuales enfrentamientos de los liberales, competitivos, modernos defensores de la iniciativa privada, profetas de los nuevos tiempos de globalización y apertura post guerra fría y muro de Berlín, con los "estatistas", extremistas socialistas, defensores del carácter de propiedad pública que asignan a los recursos petroleros, cicateros promotores de un nacionalismo desfasado y premoderno, anclados en la preservación de una soberanía inútil, de origen absolutista y feudal, que obstaculiza el desarrollo de las fuerzas productivas, el emprendimiento y la generación de riqueza por y para los más eficientes ciudadanos de este país.

En distintas oportunidades y tonos me he referido a estas circunstancias, pero mi motivación actual proviene de recientes intercambios de ideas con otros colegas, entre los cuales salta la liebre competitiva cuando, a la manera de Uslar Pietri, colocan a los demás miembros de la OPEP, dentro de "nuestros competidores", quienes se han apropiado de las cuotas que hemos dejado vacantes por la caída de nuestra producción, razón por la cual debemos considerarlos también como interesados en el mantenimiento de las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela, al lado de los demás países latinoamericanos productores de petróleo, los cuales disputan también por el cada vez más estrecho mercado norteamericano.

Y se trata de colegas que concuerdan en la necesidad ineludible de un nivel de precios que permita el sostenimiento de nuestra crecientemente costosa producción, tanto por agotamiento y necesidad de recuperación secundaria ampliada en nuestros yacimientos convencionales, como por las elevadas cotas de ese parámetro -80 a 130 dólares el barril- que debe remontar una cada día más inviable expansión de la producción y mejoramiento de los crudos extrapesados de la Faja del Orinoco, en donde paradójicamente reposa más del 20% del petróleo de este planeta.

De hecho, el carácter contradictorio de ese discurso "competitivo" que simultáneamente clama por mayores precios, me llevó recientemente a comentar, en un evento público, que el único consenso que existe en la aguda confrontación política actual es el de que todas las facciones enfrentadas "planifican" para alcanzar en el corto plazo una producción de 5 o 7 millones de barriles diarios… si los dejan aplicar sus respectivas fórmulas milagrosas, que eludirán el estancamiento de la demanda, la vertiginosa emergencia de las lutitas norteamericanas, los nuevos hallazgos de crudos livianos en Guyana, Brasil, Uganda y el Mar del Norte, la expansión de campos gigantes en Arabia Saudita y las crecientes limitaciones al consumo petrolero que impondrá, en el mediano plazo, la inevitable transición energética.

Pese a todo, esa disputa, doméstica y autista, se centra en tratar de demostrar cuál de las opciones políticas actuales está mejor preparada para alcanzar las elusivas metas, legítimas herederas del "megadisparate de PDVSA" de 1982 , y de las planteadas posteriormente en 1992 para ser alcanzadas en el 2002, de 5 millones de barriles diarios, con las "políticas volumétricas" ("compensaremos la caída de los precios con el aumento de la producción") de las Guías Corporativas de PDVSA, elaboradas por los entonces Planificadores Mayores Ramón Espinasa y Bernard Mommer .

Estas "Guías" nos permiten calibrar la magnitud de los sueños que se formularon en ese año y que se replican hasta nuestros días:

En primer lugar, Espinasa y Mommer estimaron que Venezuela tenía reservas probadas de petróleo, gas y carbón, que sumaban 88 mil millones de barriles de petróleo equivalente "…y si se incluyen las especulativas, los recursos recuperables pudieran alcanzar los 504 MMM BPE"

"Si se deseara explotar por lo menos 160 MMMBPE en vez de los 504 MMMBPE totales, a fin de aprovechar el ciclo de vida de estos recursos, se tendría que alcanzar rápidamente una producción de 9 MMBPED, donde los crudos pesados llegarían a los 5 MMBPED"

Esa "política volumétrica", que estimaba alcanzar los 5 millones de barriles diarios en el 2002, feneció anticipadamente con el hundimiento de los precios de la mezcla de crudos venezolanos, por debajo de los 14 dólares esperados, a menos de 7 dólares el barril en 1998:

Pero fue resucitada en 2005, "coincidencialmente" por vía de uno de sus progenitores en tiempos de "apertura", el entonces Asesor Mayor Bernard Mommer, y ahora Viceministro de Energía y Minas de la nueva era, luego de que los precios alcanzaron los 40 dólares y siguieran rumbo a los 100, dado el estricto cumplimiento, a partir 1999, de las cuotas pactadas por todos los integrantes de la OPEP, paradójicamente espoleados, en esa oportunidad, por los intereses petroleros independientes… norteamericanos, los cuales no soportaban precios debajo de 10 dólares el barril.

Un renovado respeto a las cuotas que, finalmente, fue refrendado por la II Cumbre de Jefes de Estado de la Organización, convocada por el Presidente Chávez y realizada en Caracas en el 2000.

De tal suerte que, comenzando en el referido año 2005, se volvieron a desatar los sueños expansivos, registrados en el Plan de la Patria de PDVSA inicial, y en todos los sucesivos, reincidiendo en la fijación de metas inalcanzables de 5, 7 y 8 millones de barriles diarios, en 20010, 2012, 2015 y... septiembre de 2018, cuando se estableció, por enésima vez, que el país produciría 5 millones de barriles diarios en 2025.

Lo peor de todo es la ceguera y la contumacia: tras doce años de fracasos y en pleno hundimiento de los antiguos proyectos, se sigue insistiendo en la "política volumétrica" fundada en las "mayores reservas petroleras del mundo", centradas en los 270 mil millones de barriles de la Faja del Orinoco: 5 millones de barriles diarios, otra vez, y dentro de 6 años.

Contradictoriamente, todos estos planes fueron –y todavía son- coetáneos con el sostenimiento, dentro de la OPEP y en el discurso público, de la sedicente posición de "halcones", al lado de Irán, como los principales aupadores del mantenimiento y profundización de las cuotas para defender los precios.

¡El propio comportamiento esquizoide!

En descargo de nuestros planificadores petroleros, sin embargo, debo decir que esas tendencias centrífugas se han manifestado a través del tiempo en todos sus miembros. A este respecto, en otras oportunidades he citado el trabajo del Profesor iraní Abbas Alnasrawi, titulado "OPEC: The Cartel that it is not", en el cual describe el comportamiento muchas veces tramposo de sus miembros, en el seno de cada uno de los cuales sectores influyentes alimentan complejos de culpa, por lo que consideran como una dejación de soberanía: la fijación, por consenso internacional, de los niveles de producción de sus respectivos países:

"Es importante destacar, sin en embargo, que el carácter conflictivo de la pertenencia a esta Organización es generalizado: en cada uno de los países miembros actúan fuerzas opuestas a prorrateos de producción y fijación concertada de precios.

En nuestro trabajo de ascenso anterior citábamos el artículo del Profesor iraní Abbas Alnasrawi, en el cual analiza la resistencia de los miembros de la OPEP a la acción colectiva. Resistencia que, durante los primeros años de su existencia, dificultó la defensa de los precios y convirtió a la OPEP en una organización marginal. En Venezuela pervive esa resistencia y en las opiniones de destacados dirigentes del país subyace todavía la idea de que la OPEP es una Organización de árabes donde nuestro país está arrimado. De factura más reciente y vinculada a la idea de que el subdesarrollo y el tercermundismo son condiciones ideológicas, mas bien psicológicas, y no materiales, es la percepción que tienen algunos "modernos" analistas sobre la OPEP como instrumento de un pasado de confrontación, no cónsona con las nuevas realidades internacionales: el subdesarrollo estriba justamente en permanecer en ella."

Haciendo énfasis en las diferencias, políticas, religiosas, culturales e históricas entre todos y cada uno de sus miembros, se resaltan los potenciales antagonismos.

Pero a la postre, siempre se ha impuesto el interés común a todos los propietarios del recurso, naciones o particulares, de maximizar el ingreso petrolero unitario. Interés que en muchas oportunidades fue compartido por productores nativos de países no miembros de la OPEP, como Noruega, México, Canadá, Kazajastán y… los Estados Unidos.

Ese interés ha superado situaciones de guerra entre algunos de sus miembros, como sucedió durante casi una década entre Irán, Irak y Kuwait. Confrontaciones político-religiosas entre los sunitas del Golfo Pérsico y los shiitas iraníes. Diversidad política extrema entre países socialistas y musulmanes, árabes y latinoamericanos occidentales, cristianos y anticomunistas, reinos feudales, democracias y dictaduras.

Creo pertinente, entonces, rememorar mi propia visión, asentada en la obra citada en la nota anterior, sobre el origen y significado de esta "resiliencia competitiva venezolana", que en los últimos años ha adquirido connotaciones de "viveza criolla", al pretender estar al mismo tiempo con Dios y con el diablo.

"Es oportuno mencionar el hecho de que, un punto focal, de convergencia de los intereses privados nacionales y foráneos, con los defensores dentro del sector público del inversionismo petrolero a ultranza, es precisamente la oposición a la pertenencia de Venezuela al único organismo desde el cual, independientemente de sus contradicciones internas y de nuestros gustos históricos, políticos, raciales o culturales, estamos en posibilidad de ejercer el poder al que hacemos referencia: la OPEP.

Siglas de pesadilla para algunos de estos sectores, en tanto que representan limitación y techos de producción, con la consecuente reducción de desembolsos, de negocios y de ejercicio del poder. Son antológicas y grotescas las manifestaciones de alegría que se generan en el entorno gerencial y comercial de la empresa petrolera estatal venezolana durante los momentos de mayores dificultades para la organización. Momentos durante los cuales han ejercido todas sus facultades de presión para lograr la defección de Venezuela."

¡Nos vamos y san se acabó!, Quiros Corradi dixit.

Reseñaba entonces,que las corporaciones petroleras internacionales se ocuparon siempre de desalentar cualquier iniciativa integradora de los países exportadores netos, propalando la urgencia de incrementar la competitividad, vale decir, de bajar la participación nacional en el negocio para enfrentar el creciente "poder de captura de mercados" de los demás:

"Se postula, por el contrario, la necesidad de ser competitivos y de lanzarse a una política agresiva, a una escalada de inversiones "down stream" y acuerdos tipo "netback" que, aunque comporten en definitiva un incremento en el costo de ventas, garanticen el "acceso preferente" a los mercados que permita compensar con mayor producción los disminuidos rendimientos unitarios que tal política determina".

"Por esto, en Venezuela, las proposiciones de Pérez Alfonzo chocaron con el escepticismo mayoritario de la opinión pública y la hostilidad manifiesta de las concesionarias extranjeras. La lucha no ha cesado desde entonces. Cada cierto tiempo resurgen los partidos contra y pro OPEP. Unos decididos y con claridad de metas e intereses y otros vergonzantes, consumidos por la duda de estar defendiendo a una organización de perdedores frente a los dueños del éxito, al atraso frente a la modernidad."

Cabe aquí destacar que un instrumento de este camino competitivo, promotor de la salida de la OPEP y de la garantía de acceso preferente a los mercados lo constituye, precisamente, la citada escalada de inversiones down stream y acuerdos tipo "netback", iniciada en 1983 por el Ministro de Minas de entonces, Humberto Calderón Berti, con la anuencia expresa del entonces ex-Pesidente Rafael Caldera, quien alegó, con meridiana claridad, que la "internacionalización" sería la alternativa venezolana a la OPEP.

"En las investigaciones promovidas en el Congreso ha quedado de manifiesto el hecho de que los consultores jurídicos de PDVSA y el Ministerio de Energía y Minas, de consuno con el Procurador General de la República, constituyeron un "jurado complaciente" para escudriñar en los vericuetos de la Constitución Nacional y las leyes específicas del sector petrolero a fin de encontrar una fórmula que permitiera a la industria eludir la obligatoriedad de someter un contrato de evidente interés nacional a la consideración y aprobación por parte del Poder Legislativo."

A partir de entonces se adquirieron 17 refinerías chatarra en las cuales invertimos montos gigantescos para su modernización y de las cuales nos queda el residuo pírrico de las 4 refinerías de Citgo.

Posteriormente, en 2005, y siguiendo el mismo comportamiento utópico ya referido, de simultaneidad entre el reconocimiento de la necesidad de defender los precios y la multiplicación de las metas expansivas de la producción, en materia de refinación, PDVSA se planteó la adquisición de nuevas refinerías, que se sumarían a las 17 mencionadas antes, para colocar en ellas nuestras "crecientes exportaciones", tal como lo muestran las siguientes láminas:

En 2010, todavía se registraba triunfalmente el resultado expansivo:

Y simultáneamente, se anunciaban los planes de elevar el número de refinerías poseídas por PDVSA en todo el mundo a 37 para 2030.

Estos planes se basaron, desde 2005, en un "Análisis de Entorno" lleno de consideraciones ilógicas, tales como la de constatar que no existían en el mercado nuevos proyectos para la construcción de refinerías, e inferir de ello, por imperio absurdo, que esa era una señal para "actuar ya":

Los descuidados capitales petroleros internacionales estaban dejando el campo libre a los perspicaces conquistadores internacionales de PDVSA.

Desde luego que estos planificadores no son idiotas ni inocentes, por el contrario, se pasan de avispados, porque están seguros de que estos mensajes serán comprados, como "paquete chileno", por la ignara dirigencia política y económica venezolana, la cual también se come el cuento de que en Venezuela están las mayores reservas probadas del globo y, en consecuencia, soñando con el chorro de dólares que administrará, está dispuesta a liberar ingentes cantidades de recursos que, como ya el país entero ha constatado, arderán en las hogueras de los negocios, inviables para la Nación, pero ampliamente favorables para sus gestores particulares.

Estas 37 refinerías, con 4 millones 485 mil barriles de capacidad conjunta, se sumarían a los 10 "mejoradores" con capacidad de procesar 1 millón 630 mil barriles diarios de crudos extrapesados que estarán instalados para la época.

La sola visión de la infraestructura requerida para el funcionamiento de este complejo mejorador, que se presenta en el siguiente gráfico, es la prueba más palpable de su carácter funambulesco, de pirotecnia para el público de galería:

Seis mejoradores nuevos, una refinería, 282 taladros, 2 nuevos terminales marítimos y la ampliación de Jose, 25 tanques de almacenamiento con una capacidad total de 15,5 millones de barriles, 3.739 kilómetros de oleoductos.

Pues bien, 59 años después de la fundación de la OPEP, tales siguen siendo las posiciones sostenidas ahora, abiertamente por algunos y solapadamente por otros, en momentos en los cuales las expectativas del mercado petrolero internacional son menos que moderadas en el mediano plazo y con seguridad declinantes en el largo plazo, etapas en las cuales sólo los países del Medio Oriente pertenecientes a la OPEP podrán elevar, aunque a ritmos decrecientes, sus niveles de producción, según se muestra en el cuadro y gráfico siguientes:

Las expectativas de crecimiento de la producción venezolana son evaluadas como muy limitadas por todos los analistas y organismos internacionales especializados, fundándolas todas en los recursos de la Faja del Orinoco y precios requeridos entre 80 y 130 dólares el barril, como ya referí, y con una ventana volumétrica mínima, como lo reflejan cuadros y gráficos de distintas fuentes , dos de los cuales presento aquí:

Pese a todo lo anterior, el germen expansionista, la resiliencia competitiva y la viveza criolla, atacan desde el fondo de una industria hundida por una pésima gestión gerencial y técnica, la corrupción y la planificación de pajaritos preñados, la cual ha consumido una parte sustancial de los ingresos netos de la Nación, desde 1978 hasta nuestros días. Todo ello potenciado a la enésima potencia por las sanciones norteamericanas que pesan sobre el país.

Y para muestra conclusiva de las consecuencias del expansionismo petrolero "nacionalizado", que ya pasa de 40 años, tres botones finales:

En primer lugar, los resultados de la Internacionalización 1998-2001 y los de CITGO en los últimos cuatro años registrados:

PDVSA: Negocios Internacionales 1998-2001 (Millones de Dólares)

           
   

1998

1999

2000

2001

Ingreso por Ventas

 

12.161

13.989

22.766

26.927

Ganancia en Operaciones

461

174

515

638

Descuento (Suminsitro Vzla)

-617

-642

-764

-936

Inversiones

     

-277

-517

           

Ingreso Neto Nación

 

-156

-468

-526

-298

           

Suministro Vzla. MBD

768

800

837

1.026

           

Saldo Neto $/barril "Negocio"

-0,20

-0,59

-1,59

-0,29

         

En 1916, el suministro a CITGO constituyó el 22,7 % de las exportaciones totales de Venezuela a Estados Unidos, según datos del Departamento de Energía de ese país.

De seguidas el gráfico que registra el incremento de los costos netos y la consecuente caída de la suma de la participación fiscal y los aportes al desarrollo social, que se traducen en la desaparición de la renta petrolera, en cumplimiento de la profecía de Pérez Alfonzo en cuando a la inevitable caída de la capacidad generadora de excedentes de la industria petrolera venezolana.

Y finalmente, el gráfico que registra el principal y más indignante resultado de la "internacionalización" y el "posicionamiento en los mercados internacionales":

El porcentaje representado por el costo de adquisición de crudo y productos no venezolanos requeridos para alimentar el parque refinador internacional, dentro de los costos totales de la industria.

En resumen, considero que este terrible panorama de caída libre sólo puede ser abordado con un enfoque político nacional de amplio espectro, autocrítico, múltidisciplinario, transversal e integrador de las diferencias, con la supeditación de los intereses particulares legítimos al interés general, con un diagnóstico descarnado y sin contemplaciones, que supere la ignorancia generalizada, que castigue, cauterice y prevenga las corruptelas, que abra las puertas al escrutinio público de esa caja negra donde se han perpetrado y se sigue perpetrando negocios turbios y, por ende, lesivos del patrimonio público e intergeneracional.

Tareas para las cuales, según mi opinión y muy lamentablemente, no estamos todavía preparados ni dispuestos a afrontar. Perdóneseme el optimismo.

cmp, agosto de 2019



Esta nota ha sido leída aproximadamente 705 veces.



Carlos Mendoza Potellá

Economista. Investigador Petrolero. Docente. Blog: http://petroleovenezolano.blogspot.com

 cmendop@gmail.com      @cmendop

Visite el perfil de Carlos Mendoza Potellá para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /energia/a282044.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO