La gran oportunidad: ¡Llevar la producción petrolera a cero!

Con mucho amor, a mi amigo-hermano de infancia: ícono de pulcritud, capacidad técnica y compromiso patriótico. Mi respeto, admiración y reconocimiento. No cedas un milímetro ante la duda: ¡Venceremos!

POR DECIR ESTO Y OTRAS COSITAS ME AISLARON EN PDVSA

Antes de concentrarme en el título de este artículo, quiero compartir esta cita de otro artículo que publiqué hace 13 años, en diciembre de 2004, que generó ronchas, en PDVSA, al punto que el entonces Vicepresidente de Exploración y Producción y luego Presidente de CITGO – con quien trabajé creando la Gerencia de Desarrollo Social en PDVSA Occidente –excelente colega y amigo, Félix Rodríguez, me dijera: "Te van a joder, por ese artículo que salió publicado: ¡Cuidate!" y… me jodieron.

A Félix Rodríguez, el "gallito" – como se le conoce también­ – la historia verdadera le reconocerá los méritos por la valentía, el compromiso y la humildad con la que asumió el rescate – junto Alí Rodríguez Araque – de PDVSA. Veamos qué fue lo que no les gustó a quienes les envié un mensaje directo al alertar al Presidente Chávez. La primera parte de ese artículo, me la reservo para otra oportunidad. Yo sé porque lo digo:

"¿Sabe usted, Señor Presidente (Chávez), que numerosos ministerios e instituciones financieras del Estado tienen una elevada viscosidad burocrática? Y aunque usted no lo crea, tenemos que decirle que esa cruda realidad ¡también se verifica en la Nueva PDVSA!

En el gobierno, en el Estado, todo está regido por una pasmosa lentitud. Es el burocratismo corrupto e ineficiente haciendo desastres. Es la flojera y el desconocimiento haciendo de las suyas. Señor Presidente, tal parece que estamos en presencia de una macerada confabulación para contravenir sus órdenes y hacerse los locos para incumplir sus instrucciones. El caos y la anarquía reinan entre nosotros. Cada quien hace lo que le viene en ganas. Da dolor decirlo, pero esta es la verdad: funcionarios de distintos rangos y niveles, que dicen estar con usted y con el proceso y, de mil maneras, hacen lo indecible para impedir los cambios y las transformaciones necesarias. Sencillamente no cumplen con su responsabilidad. Lo que debería tardar horas, días o semanas, se tarda meses y hasta años, ¡si es que se hace!

El coeficiente de fricción burocrático, o mejor aún, la viscosidad burocrática, es quizás la herencia más perversa que nos ha dejado la cuarta república y el Capitalismo de Estado…"

Párrafo extraído del artículo: "Viscosidad burocrática", publicado el 16/12/2004, mientras trabajaba con Rafael Ramírez Carreño, quien era mi supervisor directo, cuando Coordinábamos los Núcleos de Desarrollo Endógeno del Ministerio de Energía y Minas, de la época. Lo escribí, molesto al ver como la lentitud en los procesos administrativos existían, incluso, en la que yo pensaba era la empresa más eficiente del Estado ¡Mentiras! La "Nueva PDVSA", heredó y luego incrementó esta falla.

TENGO MÁS DE 40 AÑOS ESTUDIANDO EL TEMA PETROLERO

Desde hace un poco más de 40 años, un amigo y yo mantenemos una permanente conversación sobre "la cuestión petrolera". Me voy a reservar su nombre porque aún sigue activo en PDVSA. Nos conocemos, desde hace cerca de 60 años. Él trabajaba en Maraven y yo era profesor de la Facultad de Ingeniería en LUZ. Nos la pasábamos comparando los beneficios socioeconómicos de una empresa como Maraven y una institución como LUZ. Y yo siempre le demostraba que los profesores universitarios estábamos en desventaja con los trabajadores petroleros.

En esa sana competencia por tratar de descifrar la "cuestión petrolera", él tenía la vivencia práctica y concreta y yo las teorías de la dependencia y el subdesarrollo de los teóricos de la época y unas cuantas lecturas de textos marxistas, probablemente, mal digeridos como muchos de los que hablan sobre el tema. Yo era, para entonces, estudiante de la Maestría en Macroeconomía y Planificación del Desarrollo. Con el título de Ingeniero Químico y nuestra militancia, en la Organización de Revolucionarios (OR) y la Liga Socialista (LS), en el mayor anonimato, me dispuse a develar los secretos de la Economía Petrolera. Uno de mis profesores, Francisco Mieres, me ayudó mucho a lograrlo. Me sentía como cucaracha en baile de gallinas en medio de sesudos y bien estudiados economistas. Aprendí mucho: lo reconozco. Me gradué con la máxima calificación.

Sólo mi amigo sabía de mis compromisos políticos. Siempre he intentado influir sobre él, en lo ideológico y lo político y él siempre ha tratado de educarme y actualizarme en lo técnico y gerencial. Hoy, él es, verdaderamente, un experto petrolero en lo técnico e incluso en lo gerencial. Una hermosa relación tecno-política siempre ha existido entre nosotros. A la que le hemos venido agregando, ambos, el componente espiritual, ético y moral. Por eso: nos enardece la corrupción en PDVSA.

SALVADOR DE LA PLAZA, MOMMER Y ASDRÚBAL BAPTISTA

Para poder argumentar y salir airosos de los debates que manteníamos, me dedique a buscar y comprar cuanto libro existiera sobre el tema petrolero. Mis obras favoritas eran las de Salvador de la Plaza, Domingo Alberto Rangel y Pérez Alfonso. Y luego las obras de Ruptura que según nos decían, para la época, fueron redactadas por un tal Bernard Mommer, a quien conocí, personalmente, años más tarde en PDVSA, dando unas charlas sobre el tema jurídico, relacionado con los royalty, impuestos y la renta petrolera. Ahora me entero de lo de Viena y siento pena. Si fuera verdad, se cumple aquello que nos asegurara Marx: "Es el ser social quien determina su conciencia…" Demasiados lujos, facilidades, privilegios, comodidades…intoxican la mente, el alma y el espíritu. Pienso en silencio: ¿Será eso lo que le ha ocurrido a tantos en PDVSA últimamente? ¿Será que no están siendo bien remunerados o existen debilidades en la formación política-ideológica o lo ético y moral? En fin:

También escuche decir que esos libros los había co-redactado, o alimentado conceptualmente, un prestigioso economista de la ULA, quien luego tuve el honor y la suerte de tener como profesor, en la Maestría en Macroeconomía y Planificación del Desarrollo – en una de las tantas Economías Políticas que vimos con destacados profesores de América Latina – se trata del magistral investigador, el Dr. Asdrúbal Baptista. De todos ellos, aprendí mucho sobre la "cuestión petrolera".

NO SERÁ FÁCIL LOGRAR INCREMENTAR LA PRODUCCIÓN

Mi amigo – convertido, hoy en día, en unos de los expertos petroleros en materia de perforación y otros menesteres técnicos – para la época me insistía que en la industria petrolera se hablaba – y él lo compartía– de un plan para llevar la producción a cinco millones de barriles diarios y él pensaba que podrían ser mucho más. Ojo: Hace como 30 a 40 años.

Por cierto, mi amigo fue quien me advirtió en los primeros años de Chávez, el peligrosos incremento del alto costo por barril en PDVSA y luego, con insistencia, desde el 2007, con los "pelos en la mano", me aseguró que la industria petrolera iba "palo abajo" en la producción petrolera y era muy cuesta arriba lograr incrementar la producción, porque estábamos cometiendo una serie de errores técnicos y gerenciales y lo más grave, una parte importante de la nómina, ejecutiva y mayor, se había dedicado – según sus propias palabras y testimonios – a lograr los mayores ingresos personales, por vía de comisiones y demás artificios, a través de sobre precios y de compras innecesarias, maquillajes de cifras e irregularidades. Incrementar en un millón de barriles la producción petrolera, para él, no será tarea fácil, salvo que mejoremos rápidamente la eficiencia y vengan inversiones y apoyos técnicos externos.

¿LA CORRUPCIÓN EN PDVSA COMENZÓ O SE AGUDIZÓ CON RAFAEL RAMÍREZ CARREÑO?

La corrupción y la ineficiencia, en PDVSA y en el país, viene andando desde hace muchos años: Escuchen bien, Rafael Ramírez Carreño y demás descalificadores profesionales, quienes hacen proyección sobre los demás de lo que, tal vez, ellos son. Este no es un problema sólo de Nicolás Maduro. Chávez, incluso, reconoció su responsabilidad. Yo sólo me pregunto, cuando leo los artículos y sobre todo el último de Rafael Ramírez o las declaraciones que hace contra Maduro: ¿Cuándo va reconocer los errores que cometió como Ministro y Presidente de PDVSA?

NICOLÁS MADURO CONSIGUIÓ UN PAÍS EN BANCARROTA

Maduro heredó – para bien o para mal – el "legado de Chávez". Es decir: lo bueno, lo regular y lo malo que dejó, luego de su partida el eterno comandante. Y vamos a estar claros: Chávez sabía que venían tiempos difíciles para Nicolás Maduro o quien viniera. Lo dijo, incluso, Ramos Allup. Cuando le confirmó al Presidente Maduro, en su juramentación como Presidente de la Asamblea Nacional: "A usted Presidente, vamos a estar claros, le dejaron la botija vacía" O como diría, Luis Herrera Campis, cuando en su proverbial manera de hablar dijo que estaba recibiendo un país en la "carraplana" o, como sentenció, Jaime Lusinchi: "Me han dejado un país hipotecado": Esa es la verdad.

Maduro consiguió un país en bancarrota. Y, por si fuera poco, nos bajaron estrepitosamente – ¿como parte de una guerra económica? –, los precios del petróleo y, tal vez, sin que él estuviera informado, bajaba la producción petrolera ¿Le ocultaron esta información? ¿Por qué?

PRIMER COMBUSTIBLE: DECIR LA VERDAD Y SER LEAL

La mayoría del pueblo chavista está consciente y así lo reconoce: Maduro ha hecho maravillas, manteniendo un alto porcentaje en inversión social (72% según su mensaje de fin de año) a pesar de las grandes limitaciones y todavía much@s no terminan de comprender ¿Por qué lo atacan desde adentro? ¿Envidia? ¿Temores? ¿Confusiones? ¿Traición? ¿Deslealtades?

Lo más fácil es echarle la culpa a Maduro, como antes se la echaban a Chávez. Y muchos de quienes lo hacen como: Giordani, Héctor Navarro, Rafael Ramírez, Luisa Ortega Díaz o Miguel Rodríguez Torres y otr@s más, son, al menos, co-responsables de lo que ocurre hoy. No sólo la oposición y el imperio nos han dificultado salir adelante. Por eso, quien ha seguido de cerca mis reflexiones públicas sabe que, desde hace años, vengo alertando sobre el pensamiento de Olafo: "Al fin descubrí al enemigo: somos nosotros mismos". La traición y la deslealtad campean.

DESDE MUCHO ANTES DEL 2007 EN PDVSA OLÍA MAL

Justo, desde el año en que salí de PDVSA, 2007, ya la situación estaba enrarecida. Aunque yo la olí, desde el 2004, cuando hubo ese toma y dame por los sesenta millardos de bolívares, aprobados por el Presidente Chávez, para los 11 núcleos de desarrollo endógeno de PDVSA, que me correspondió coordinar y de los que nunca supimos donde fueron a parar. La Fundación Oro Negro y quienes la dirigían – recuerdo que alguien que parecía muy honesto y comprometido – supongo debieron rendir cuentas de qué pasó con esos inmensos recursos que estaban destinados a financiar proyectos socio productivos y socio culturales que, hasta donde tengo entendido, no se realizaron nunca o quedaron a medio camino. Así lo denuncié, en su debida oportunidad y hoy lo ratifico.

LA INEFICIENCIA EN PDVSA CAMPEA DESDE HACE AÑOS

Lo que ocurrió con los 11 Núcleos de Desarrollo Endógeno de PDVSA, es un vivo ejemplo de ineficiencia e incapacidad directiva. Asumo la cuota parte de responsabilidad que me correspondió. Y si tengo que responder por esto y dar testimonio de lo que pasó en ese lapso, con gusto lo haría. Tengo soportes escritos, videos, artículos y ejemplares del periódico "Desde Adentro". Y no es para escudarme pero, en esa época, ocupando ese importante cargo me atreví a denunciarlo, públicamente, a través de cerca de 15 medios comunicacionales, en los que publicaba un artículo semanal, entre ellos: "Panorama" en Maracaibo, "La Nación" en Táchira, "Fronteras" en Mérida, "De Frente" en Barinas, "El diario de las Andes" en Trujillo, el "Sol de Margarita" en Nueva Esparta, entre otros.

ALERTÉ Y ASUMÍ CON RESPONSABILIDAD MI COMPROMISO

Ejemplos de ellos fueron los artículos que titulé: "No nos hagamos los sordos" (29/10/2003), "Burocracia y más burocracia" (26/09/2004), "El látigo de la Revolución" (25/10/2004), "Viscosidad Burocrática" (16/12/2004) , "Breve historia de un Fideicomiso" (18/03/2005), "Paciencia, paciencia y más paciencia" (27/05/2005), "Los revolucionarios también se apelmazan" (07/09/2005), entre otros. Publicados, luego en el libro: "Los 5 combustibles de la Revolución" en el capítulo relacionado con el segundo combustible intitulado: "Pulverizar la burocracia y la corrupción". Mismos que fueron publicados mientras ejercía la importante responsabilidad en PDVSA como Asesor Mayor y como Coordinador Nacional de los Núcleos de Desarrollo Endógeno del Ministerio de Energía y Petróleo. Hice críticas y alertas tempranas.

No los escribí después que me sacaron, por órdenes de Rafael Ramírez Carreño, según me informaron. No, señor, no señora: lo hice ocupando cargos de relevancia y asumiendo mi responsabilidad ante Chávez, la historia y, sobre todo, ante mi consciencia. Mi familia y amig@s lo saben. Y quienes no lo saben que lo sepan. Por eso, me arrecha. Sí, me arrecha, que gente como Rafael Ramírez, Luisa Ortega Díaz o Miguel Rodríguez Torres – con todo el respeto y la admiración que les he tenido – que me vengan a decir ahora, lo que no se atrevieron, al menos públicamente, a decirle a Chávez y al país ¿Tuvieron miedo? ¿Por qué sacan los "trapitos sucios" ahora? ¿Cuidaban acaso sus cargos? O es que vieron la oportunidad de poder ser Presidentes, aprovechando la crisis coyuntural que vive el país. Pues, les va a quedar grande su aspiración.

¿AUMENTAMOS O REDUCIMOS LA PRODUCCIÓN PETROLERA?

Volviendo sobre el tema inicial. Mi estimado amigo – y tengo much@s en la industria petrolera y petroquímica – me insistía hace más de 30 años: "Hugo, tenemos que llevar la producción petrolera a más de cinco millones de barriles: lo podemos hacer. Tenemos los recursos técnicos y financieros para lograrlo". Eran los años 80. No recuerdo ahora, la fecha exacta. En un gesto de rebeldía, incomodidad, molestia y de consciencia ecológica y ambiental le respondí: "Porque coño la industria petrolera no se propone un plan para llevar la producción a cero. Eso es más arrecho que llevarla a más de 5 millones ¿No te parece?" –lo increpaba­– Y le preguntaba y aún, todavía, me sigo preguntando: "¿Hasta cuándo vamos a seguir viviendo de la renta petrolera y no terminamos de desarrollar nuestras fuerzas productivas?" e insistía en preguntarle, tratando de arrimarlo hacia las cuerdas del cuadrilátero, abusando de su confianza y sus afectos: "¿Hasta cuándo vamos a seguir destruyendo el ambiente y vamos a seguir explotando de manera irracional nuestros recursos naturales no renovables?" y le terminaba sentenciando: "A este pueblo lo hemos mal acostumbrado con dádivas, subsidios, regalos electoreros, facilidades malsanas…a cuenta de que somos un país rico…No joda chico: ya está bueno" y él coincidía conmigo en eso. Entonces, culminaba proponiéndole como si él fuera, en ese momento, quien pudiera decidir poder hacerlo, cuando apenas era unj recién llegado a la industria petrolera: "¿Por qué no hacemos más bien un Plan para llevar la producción a cero y dejamos de sacar petróleo para ver si algún día vivimos del trabajo, que es el que genera riqueza, y le dejamos a las generaciones futuras esos hidrocarburos para que, tal vez, le sirva para alimentarse y vivir con dignidad?" Él me ripostaba y lo sigue haciendo.

Nos amamos y eso ha permitido que mi amigo acepte con paciencia mis contra ataques. Estos años nos ha servido, a ambos, para acumular información relevante que, estoy seguro, da para escribir un libro a cuatro manos. Ojalá, algún día, podamos hacerlo. Lo he retado y guarda silencio. Él sabe muchísimo más que yo. No pierdo la esperanza. Para que se sepa la verdad o, al menos, nuestra verdad. Las generaciones futuras necesitarán saber qué pasó y, si nos descuidamos, otros pueden contarles otro cuento distinto y falsearles la realidad. No lo podemos permitir.

¿QUÉ PASARÁ CUANDO SE ACABE EL PETRÓLEO?

Eran preguntas y reflexiones de jóvenes que mirábamos, con esperanza y, a la vez, con preocupación el futuro. Hoy ese futuro es realidad y está presente. Hoy, una circunstancia imprevista, producto de factores internos y externos, nos ha llevado a una disyuntiva: Incrementamos la producción petrolera, como proyectaba mi amigo influido por los planes de la industria petrolera de la época, o mantenerla y más bien, proponemos disminuirla, hasta ¿quién sabe? si llevarla, algún día, a cero de manera consciente y planificada. Porque:

¿Qué hará la humanidad cuando se acabe el petróleo?

UNA PROPUESTA RADICAL PARA EL PLAN DE LA PATRIA

Son interrogantes e ideas para reflexionar. Si la instrucción es incrementar en un millón de barriles para llevarla de nuevo a su nivel de producción cercana a los tres millones, ayudaremos a lograrlo disciplinadamente. A la vez, hacemos la alerta temprana y llamamos a la reflexión. Seríamos ejemplo mundial de preservación de un recurso energético, hasta ahora, no renovable. Propongámonos, en lugar de incrementar la producción petrolera, disminuirla al máximo posible, para algún día, de manera consciente, llevarla a cero. La naturaleza lo está exigiendo, desde hace rato. Recomendamos visitar: www.escolaglatinoamericana.blogspot.com, donde encontrará varios videos en relación al tema:

¿Qué pasará a la humanidad cuando se acabe el petróleo?

FINALMENTE:

Disculpen lo extenso: ¡Como me cuesta ser breve! Lo seguiré intentando

Otro día, con la ayuda de mi amigo y de otr@s, que me han pasado información relevante, de primera mano, continuaremos este tema.

Reconozco que la propuesta de llevar a cero la producción petrolera es un tremendismo creativo de mi parte. Lo hago con la intención de que reflexionemos, con suficiente antelación, sobre los problemas potenciales que vendrán en el futuro. Cuestión de tasa psicológica de descuento, como veremos en nuestro próximo artículo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2082 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugo Moyer Agostini

Hugo Moyer Agostini

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /energia/a257321.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO