A las trasnacionales petroleras se les terminó lo fácil o las enviamos a producir…

Históricamente las trasnacionales petroleras invertían en países subdesarrollados y ponían sus condiciones políticas-económicas, incluso, determinaban gobiernos al servicio de EEUU y Europa. Los primeros países en sacudirse a medias esas imposiciones fueron las naciones del Medio Oriente cuando “dejaron” de ser colonias al menos en teoría; América Latina tardo mucho más tiempo en nacionalizar su petróleo, hoy estos países tienen empresas estatales que requieren inyección económica, pero, la mayoría de las acciones se queda en el país dueño del petróleo con gobiernos revolucionarios cuyos procesos persiguen la soberanía y la autonomía no gustan a las trasnacionales que prefieren invertir en países desarrollados.

También es cierto que el petróleo de fácil extracción se termino, la extracción de crudo exige hoy otra tecnología encareciendo los costos por producir el gas de esquisto o los yacimientos en aguas profundas o las arenas bituminicas de Alberta en Canadá así como en el Polo Norte. Se requieren técnicas de producción como la fracturación hidráulica, la perforación horizontal para extraer todo el gas que está en las rocas de esquisto, nuevas instalaciones y plataformas para acceder a ese crudo lejos de la costa y en condiciones climáticas nada normales son de alto riesgo para el medio ambiente por la contaminación de los recursos de agua; producir las arenas petroleras involucra alto consumo de energía que genera enormes desperdicios y, la perforación en aguas profundas es de alto riesgo nos dice el desastre del Golfo de México.

Por otro lado, es innegable que Vladimir Putin, Hugo Chávez, Rafael Correa, Mahmud Ahmadinejad, frenaron la política de las trasnacionales de hacer lo que les da la gana en sus países, estas naciones tienen sus empresas estatales OAO Rosneft, OAO Gazprom, PDVSA, Petrobras, Petroecuador, son una espina clavada en los intereses de las trasnacionales privadas como Exxon, Shell, Chevron, BP, Royal Douth, PLC, se enriquecieron en el Norte de África, América Latina, Asia, antiguos bastiones, hoy, fuera de su alcance para sus políticas explotadoras. 

Tras perder ese poder político las trasnacionales incursionaron desde hace varios años en nuevas áreas tanto geográficas como tecnológicas para producir gas natural licuado invirtiendo en nuevas tecnologías para producir petróleo pesado y extra pesado, involucran otras consideraciones económicas a la que no estaban acostumbrados ya que por décadas explotaron el petróleo de fácil extracción en los continentes lo que les permitió convertirse en punta de lanza de la expansiva política exterior de EEUU y Europa a un costo por barril bajísimo.

Ahora, el interés de los países desarrollados por energía no convencional sitúa a  los EEUU a la vanguardia de esa producción, estima que para el 2020 las fuentes de esquisto equivaldrían al 35% de la producción total de gas y petróleo dice PFC Energy, “en menos de 10 años EEUU será nuevamente el principal productor de crudo y gas superando a Rusia y Arabia Saudita” dice la consultora en Washington.

El énfasis por los combustibles no tradicionales y alternativos ata las fortunas de las trasnacionales con los países desarrollados que son parte de la OCDE (organización para la cooperación y el desarrollo económico) Woods Makenzie proyecta que 1.7 billones de dólares es el valor futuro de todas las trasnacionales petroleras del mundo, 52% de ese total esta y será invertido en América del Norte, Europa y Australia, este último país requiere un articulo aparte por el anuncio de Obama, de la instalación de bases aéreas y navales en su territorio para “dar seguridad a sus aliados asiáticos” es lo que manifestó, o será por los ingentes recursos que se están invirtiendo en Australia para petróleo, gas y otros minerales especialmente plutonio.

La consultora Makenzie, ha identificado un viraje de las petroleras hacia los países ricos en inversión petrolera desde el norte de África,  Asia y América del Sur, hacia las aguas profundas de Brasil, Golfo de México, áfrica Occidental y por petróleo y gas no convencional en Canadá, Australia y EEUU.

Hace años Shell, invirtió dinero en los países desarrollados, la compañía solía distribuir  sus gastos en exploración y producción de crudo y gas en partes iguales entre los países dentro y fuera de la OCDE, ahora, solo lo hace en Canadá y Australia, países que acarrean el 70% del “gasto”. Los riesgos del OCDE son técnicos más fáciles de manejar que el riesgo político de Putin, Chávez, Ahmadinejad, Correa” lo manifestó Simón Henry director de finanzas de Shell.

Igual hace Exxon Móvil fortaleciendo su posición en Canadá, EEUU Y Australia, en donde tiene la mitad de sus bases en recursos; sus fuentes no convencionales crecieron un 90% durante los últimos 5 años a 35000 millones de barriles equivalentes de petróleo, en parte gracias a su adquisición en el 2010 de XTO Energy, un importante actor en el sector de esquisto.

Exxon, Shell, BP, Total, Royal, esperan duplicar la producción no convencional en Europa, EEUU y Australia; en estos años, sin embargo, los países desarrollados también ponen sus reglas, Reino Unido subió abruptamente los impuestos a quienes producen en el mar del norte; Francia prohibió la fracturación hidráulica; EEUU no levanta la moratoria para la perforación en aguas profundas en el Golfo de México como en sus costas este y oeste.

“De todas maneras el riesgo es mayor fuera de los países occidentales, las principales compañías fueron a Venezuela y sus propiedades confiscadas yo apostaría por empresas que tienen 70% de su gasto en la OCDE” dijo Myers Jaffe, analista del instituto Baker. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8290 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad